Ya estás ganando | Trading de Futuros


Comienza por el principio: lo que obtienes es lo que le pides. Si estás perdiendo, eso es lo que estás pidiendo ¿pero cómo podría ser? ¿Quién en su sano juicio pediría perder?

Tú estás en esto para ganar dinero, para cambiar tu vida, para darle a los tuyos el acceso a unos recursos privilegiados, y yo te digo en la cara que el mercado te está dando exactamente lo que le pides.

Pero en realidad me estoy equivocando, no sé de qué hablo, digo esto pero no es cierto. Tú le pides ganar, no perder. Estás perdiendo y lo que tienes claro es que no es eso lo que pides así que lo que digo es falso, un despropósito, una idiotez más. Tal vez. O tal vez no. Puede que este mensaje sea para ti y que esta resistencia que sientas se deba a que, en el fondo, el responsable de tus resultados eres tú y nadie más.

Deja que sea un poco más amable y que amplíe mi punto de vista. En vez de decir que las cosas son así te diré que “podrían ser así”, en vez de decir que logras lo que pides te diré que “imagines que logras lo que pides” y ese caso, si fuese así, ¿qué es lo que estarías pidiendo?

¿Qué logras? ¿Qué te está dando el trading hasta ahora? No te da la consistencia que quieres, no te da el tipo de beneficio que deseas, no te permite el acceso a ese cambio de vida, esa parte ya la sabemos, eso es lo que no te da, pero ¿qué es lo que sí te da? ¿Qué es lo que estás logrando más allá de tus resultados?

Pierdes, pero ¿qué logras? Amplía tu mirada. Fracasas pero ¿qué consigues?

Mi amiga establece relaciones sentimentales con hombres que la maltratan. No es lo que ella cree que quiere pero lo hace una y otra vez. Y cuando sus relaciones terminan en un fracaso recibe el apoyo de todo su entorno que la riega con caricias y comprensión. Pobrecilla, una vez más, qué mala suerte, hay que ver cómo son los hombres de hoy en día, ¿Qué crees que está pidiendo de verdad mi amiga?

Tú tomas los ahorros de tu abuela y los arriesgas en una compra impulsiva de criptomonedas. Doblas ese dinero en un momento, para perderlo todo al momento siguiente. Ahora te sientes a la altura de tu auto imagen. Eres un imbécil y te comportas como tal. Te lo decían tus padres de pequeño y tú te demuestras una vez más que en el fondo tenían razón.

Tus amigos siempre han pensado que no lograrás nada. Eres una persona anónima y mediocre que pasa por la vida como el color gris, pero de repente descubres el trading y su potencial y decides que tienes la oportunidad de cambiar la imagen que tiene de ti tu entorno. Puedes pasar de ser un don nadie a un trader, un tiburón, un experto en mercados financieros, un mago de las finanzas. Eso cerrará muchas bocas. Tus cuñados tendrán que respetarte, y eso es lo que estás logrando. Dices que eres trader, que te dedicas a operar los mercados financieros, y vacilas a tus familiares y amigos con esas pantallas tan coloridas que tienes en casa. No ganas porque no estás en esto para ganar, sino para poder decir que haces trading, y el mercado te da exactamente lo que le pides.

No es tu sistema, eres tú.

Revisa tus verdaderos motivos, analiza qué pedidos haces porque eso es lo que el mercado te entregará. 

No es que pidas directamente perder, es que pides una actividad emocionante con la que dar un poco de sabor a esa crisis de la mediana edad, y eso es lo que tienes.

No quieres dilapidar tus ahorros, sino sentir que estás vivo y emocionado de nuevo, que albergas la esperanza de un cambio de vida. Y esa llama, la idea de un futuro brillante está ahí, empujándome, manteniéndote ilusionado. Dices que no ganas, pero ¿no ves que el mercado te da eso también? ¿No ves que eso es más importante para ti en este momento?

Miras hacia tu futuro y eres incapaz de ver cómo reinventarte, despidos masivos, incertidumbre, crisis. Necesitas esperanza, confianza, seguridad. Te lanzas a estudiar trading, aprendes set ups, indicadores y sistemas, y en el proceso recuperas esa ilusión de que la vida no va a arrollar, de que no terminarás en la cuneta. El trading ya te está dando lo que quieres ¿lo ves?

Lo que digo es que, si fuese así, si esta premisa fuese cierta, si ya estuvieras logrando del mercado exactamente lo que le pides, tendrías la clave del éxito ¿verdad? Yo no lo sé, ¿cómo podría saberlo alguien que no te conoce personalmente? ¿Quién soy yo para vacilarte con mis estupideces? pero si fuese verdad, tendrías un camino directo a otro tipo de resultados. En vez de seguir en el mundo de los sueños, podrías pasar al otro lado del espejo.

Claro que no verás eso si no quieres. Puedes seguir durmiendo hasta que sea demasiado tarde. Es una opción perfectamente lícita.

Pero si te dieras la oportunidad de abrir los ojos y mirar tus resultados desde este punto de vista, si fueras lo suficientemente perspicaz para reconsiderar los verdaderos motivos detrás de tu proyecto como trader, tal vez vieras lo mismo con ojos renovados, eso lo cambiaría todo para ti.

¿Por qué el trading te iba a dar resultados profesionales si lo que le pides es un entretenimiento divertido? ¿Por qué iba a permitir que multiplicaste tu capital si lo que es importante es el sentimiento de libertad para hacer lo que quieres? ¿Cómo ibas a ser consistente si lo que pides es una actividad en la que expresar tu creatividad?

Ojalá caigas de la cama y veas lo que has estado haciendo, porque eso te permitirá comenzar de nuevo y moverte en otra dirección.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *