UTILIZA ESTO PARA MEJORAR TUS RESULTADOS COMO TRADER


Es así de sencillo: Busca un cómplice, una persona que pueda auditar lo que haces, que pueda decirte si estás o no desviándote de tus planes, y lograrás disparar tus resultados inmediatamente.

No es solamente que los traders institucionales tengan muchísimo dinero, que manejan tecnología punta, y que puedan mover el precio, lo que marca una diferencia fundamental entre ellos y tú es que ellos tienen estructura: forman parte de un sistema que audita lo que hacen y deben rendir cuentas de sus acciones.

La mayoría de traders minoristas, por el contrario, trabajan en solitario, y son sus propios jefes. La función del analista, del gestor de riesgo, y del ejecutor coinciden en la misma persona.

Si toman una decisión fuera de su trading plan, si improvisan o se salta sus reglas quien sufre es su cuenta de resultados, pero no hay nadie que les de un tirón de orejas.

Si formas parte de un Hedge Fund y te saltas las reglas te irás a la calle. Punto.

Tú ya sabes que seguir las reglas de tu sistema te da la ventaja que necesitas para explotar el mercado, pero también sabes que hay momentos en los que no puedes fiarte de tu buena voluntad.

Te has dicho que harás dieta para perder esa tripita, y tus buenas intenciones han durado hasta que has abierto la nevera y te has enfrentado a la visión de esa deliciosa tentación.

Te has dicho que no tomarás beneficios antes de que el precio llegue a su primer objetivo, y tus buenas intenciones han durado hasta que el precio ha comenzado a moverse a tu favor, y ha frenado.

Comerte esa deliciosa comida no juega a favor de perder esa tripita, y salir ante el primer retroceso tampoco te permitirá explotar la ventaja de tu sistema.

En ambos casos tienes buenos propositos, que no son suficientes.

¿Cómo solucionan esto los traders institucionales? Crean estructura: confinan a sus operadores dentro de equipos de trabajo con funciones especializadas. Por un lado, están los analistas que se encargan de identificar los escenarios que presentan un potencial más interesante, por otro lado, los gestores de riesgo que se encargan de establecer la correcta gestión del capital, y por otro los operadores que tienen por objetivo ejecutar el sistema. Si alguno de ellos se salta las reglas quedará advertido. Tres advertencias y estará en la calle.

Es una forma de asegurarse un equipo de personas capaces de hacer lo que debe ser hecho.

Los operadores minoristas harán muy bien de aplicarse el cuento. Mi recomendación es que como mínimo te asegures un cómplice. Una persona que formará parte de tu equipo y al que rendirás cuentas.

No una persona que te aplaudirá si ganan y te salvará si pierdes, ni una persona que te dirá a todo que sí, una persona que jugará a favor de tu mejor interés: escuchará tus compromisos y validará o invalidará lo que haces.

Pon el marcador a la vista especificando a qué te comprometes y luego muestra qué tal has hecho eso con lo que te has comprometido.

Si decides que tomarás 20 operaciones con determinada gestión de la posición, esa persona verificará que efectivamente ha sido así, o te dirá que estás siendo contradictorio.

Si decides que operarás solamente entre tal y tal hora, esa persona validará que es así, o te confrontará diciéndote que estás yendo en contra de tu mejor interés.

Esa persona no hace falta que sea un experto, ni es necesario que sepa de trading… puede ser tu madre, tu hermano o tu mejor amigo. Lo único que debe hacer es entender tu compromiso y verificar que has cumplido con él.

¿Que además es un trader como tú que entiende tu mismo lenguaje y que puede identificar áreas de mejora? Estupendo, pero no es el punto que estás buscando. Lo único relevante es asegurarte estructura: una persona externa ante la que establecer compromisos y a quién mostrarle tu mercado.

Por lo demás, es importante comprender que esos compromisos los eliges tú. No los hagas en vano. No te pongas en situaciones en las que te hagas perder. Nadie te obliga a compromerte.

Yo me ducho todo el año con agua fría. El otro día estábamos hablando de los beneficios de esta práctica en el gimnasio y un compañero se lanzó a comprometerse: “Voy a hacer lo mismo, voy a ducharme con agua fría cada día a partir de ahora”.

¿Pero para qué? Fue todo humo. No se duchó ni dos días seguidos. Se había comprometido a hacer algo sin pensar en las consecuencias y se había hecho perder. Nadie le pedía ese compromiso como nadie te lo pedirá a ti, así que debes comprender que es acertado no comprometerse hasta que no lo tengas claro. Recuerda que quieres que tu mente experimente el éxito siempre.

Elige compromisos que tengan sentido para ti y que puedas ganar, y luego, una vez comprometido, sal y gana. ¿Me explico? No abras la boca para lanzar amenazas que no vas a cumplir, si abres la boca que sea para morder.

Con un cómplice en tu equipo, habrás generado estructura y eso mostrará qué estás haciendo con tu trading. Unos pocos días bastarán para que sea evidente para ti donde debes poner tu foco de atención y qué debes hacer para disparar tus resultados.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *