Tratamientos para las arrugas del código de barras


En este artículo encontrarás:

Preocuparte por tu piel es algo esencial cuando deseas mantener un buen aspecto, y sobre todo, intentas evitar que comiencen a formarse líneas finas de expresión, arrugas y manchas asociadas con la edad (y con la exposición al sol). Aunque el envejecimiento, es cierto, es imposible de evitar, sí se pueden prevenir algunas de sus señales más insidiosas, en especial sobre la piel. Incluso, es posible evitar que surja de manera prematura.

¿Sabías que, a partir de los 25 años de edad, la producción de colágeno naturalmente por nuestro cuerpo se ralentiza en torno a un 1% cada año? Aunque en un comienzo esto no tendría la más mínima importancia, en especial si tenemos en cuenta que, al menos en un principio, no es un porcentaje como para preocuparse, dado que esta disminución en la capacidad de producción sí tiende a ser acumulativa, el problema viene a partir de los 40-45 años de edad, cuando la piel comienza a su vez a perder su capacidad de estirarse tanto como lo hacía antes, como consecuencia igualmente de la disminución de la elastina.

Tratamientos para las arrugas del código de barras

La llegada de la menopausia en la mujer suele afectar aún más si cabe, por lo que a la formación típica de arrugas debido al paso de los años, se le unen los cambios hormonales y la disminución de ciertas hormonas que, al final, tienen como resultado la aparición de sequedad en la piel y otros problemas directamente relacionados. Si, además, a todo eso le añadimos la exposición solar constante y mantenida en el tiempo, sobre todo sin la debida protección, tenemos la combinación “perfecta” para la formación de arrugas, manchas y, lo que es aún peor, un riesgo mucho mayor de sufrir un cáncer de piel (recuerda que la queratosis actínica es una lesión precancerosa, que se forma a partir de la mediana edad como consecuencia de la exposición solar, y que solo en unos pocos casos sin tratar acaba progresando a cáncer).

En lo que a las arrugas se refiere, debemos diferenciar entre aquellas comunes, profundas y evidentes que surgen en la piel del rostro a medida que vamos cumpliendo años, y aquellas que tienen una relación más directa con las expresiones faciales y determinados hábitos que tienden a incidir casi de forma directa en que surjan. Son las conocidas como líneas de expresión, y consisten en unas pequeñas arrugas que aparecen en algunas partes del rostro, debido a movimientos faciales repetitivos (como sonreír, silvar, fruncir el ceño), y también por algunos hábitos como fumar (por el mero acto de calar un cigarrillo, sin contar evidentemente las consecuencias negativas tanto del humo como del tabaco en sí, de la nicotina y las otras sustancias químicas nocivas que contiene).

Y la zona superior por encima del labio es una de las áreas del rostro donde habitualmente se forman. Consisten en unas pequeñas líneas verticales, conocidas bajo el nombre de arrugas del código de barras (por su similitud con un código de barras), aunque su denominación médica más correcta sea el de arrugas periorales.

No te pierdas: Mejores cremas para el contorno del labio o codigo de barras

¿Sabes exactamente por qué se forman las arrugas del código de barras?

Lo cierto es que existen una combinación de factores que contribuyen a la formación de estas arrugas del código de barras. Como ocurre con el resto de síntomas propios del envejecimiento (como por ejemplo podría ser el caso de las arrugas, y también de las canas en el cabello, dicho sea de paso), la genética tiene mucho que ver, al igual que determinados factores tanto internos como externos. 

Entre los factores internos podemos mencionar especialmente la dieta que se siga, de forma que si es un tipo de alimentación desequilibrada, rica en grasas saturadas y azúcares refinados, no solo se resentirá nuestra salud en general, sino también nuestra propia piel. De hecho, es posible que el riesgo de sufrir algún deficit nutricional sea muy elevado, y la cosa es muchísimo peor si, además, lo combinamos con el consumo de alcohol. 

Pero entre los factores externos uno de los más importantes es la exposición al sol. ¿Sabías que una exposición al sol prolongada en el tiempo, especialmente si se hace sin la debida protección solar (por ejemplo, si utilizamos un protector no adecuado a nuestro tipo de piel, que no sea de amplio espectro y / o que tenga un factor de protección solar bajo) favorece el fotoenvejecimiento? No es más que un envejecimiento prematuro de la piel, como consecuencia directa de la acción negativa tanto de los rayos UVA como UVB.

Es más, se sabe que un 80 por ciento del envejecimiento facial está relacionado directamente con la exposición a los rayos UV. Aunque es cierto que el espectro solar se encuentra compuestos por distintos tipos de radiación, que se miden y clasifican en función de sus frecuencias electromagnéticas, los más notorios son la radiación ultravioleta A (UVA) y la radiación ultravioleta B (UVB), dado que tienden a afectar de manera más o menos significativa a la piel. Independientemente del clima que haya, y de que incluso el cielo esté o no despejado, siempre estamos expuestos a la radiación ultravioleta, incluso en días nublados.

Aún cuando el sol forma una parte esencial de nuestra vida, porque juega un papel clave en la síntesis de la vitamina D, y favorece tanto el estado de ánimo como de bienestar, como ocurre con cualquier cosa en la vida, la moderación es simplemente fundamental. Los rayos ultravioleta producen radiación UV, que, a su vez, provoca radicales libres, que consisten en moléculas inestables que causan daño a las células y al ADN, y además descomponen las proteínas presentes naturalmente en la piel. Por tanto, combatir el envejecimiento es esencial a la hora de prevenir la formación de arrugas, flacidez e imperfecciones, entre las que también se encuentran las arrugas del código de barras.

Este tipo de arrugas se forman tanto en los labios en sí como en la piel situada justo encima del labio superior, y aparecen como un conjunto de líneas finas verticales, que también pueden llegar a extenderse de un lado de la boca al otro. Muchas mujeres las consideran tremendamente antiestéticas, dado que cuando se aplican lápiz labial, en ocasiones tiende a asentarse sobre ellas, haciéndolas parecer aún más oscuras y profundas de lo que en realidad son.

La causa principal es la disminución de la producción de colágeno, que hace que la piel, con el paso de los años, acabe volviéndose más delgada y, a su vez, mucho menos elástica. Por otro lado, también influye casi de forma directa el envejecimiento de la piel, dado que produce una menor cantidad de grasa, lo que tiene relación con la aparición de sequedad crónica. En definitiva, los labios acaban volviéndose más propensos a la sequedad como consecuencia a la exposición constante a determinados elementos, como podría ser el caso del clima frío y seco propio del invierno.

Fumar también suele ser considerada como otra causa evidente, puesto que el tabaco produce radicales libres en el organismo, que contribuyen al envejecimiento prematuro. Y no debemos olvidarnos de otro elemento esencial en este sentido: el acto repetido de calar el cigarrillo, dado que cada vez que inhalamos el cigarrillo, este movimiento repetitivo puede terminar contribuyendo a la formación de arrugas en los labios.

No obstante, es lo que ocurre también con otros movimientos repetitivos igualmente comunes, regulares y completamente normales, como algunas expresiones faciales (como sonreír), o beber líquido a través de una pajita.

Sobre la edad de aparición, aún cuando como hemos visto no es hasta los 23-25 años cuando la producción de colágeno comienza a ralentizarse, esto no significa evidentemente que las arrugas y las líneas finas de expresión surjan de un día para el otro. Aparecen con el paso del tiempo, a medida que la cantidad de colágeno presente en la piel disminuye, al igual que ocurre con la elastina.

Sí se sabe, por ejemplo, que suelen ser peor -más pronunciadas y evidentes- cuando la persona ha fumado, lo que dependerá directamente de cuánto tiempo fumó, y también la frecuencia con que lo hizo. No obstante, por lo general suelen ser muchísimo peores después de cumplidos los 40, 50 o 60 años de edad

¿Cómo se tratan las arrugas del código de barras?

1. Rellenos

Sobre los parches y almohadillas de silicona ya te hemos hablado en alguna que otra ocasión. Consisten en parches que únicamente contienen silicona y oxígeno, y que se aplican en el perímetro de la zona superior del labio (el área en definitiva a tratar), dejándose actuar durante toda la noche. Tienen la capacidad de retener la humedad dejándola en el interior de la piel, y a la vez, actúan rellenando las arrugas del código de barras.

Aunque los parches y almohadillas son opciones domésticas que podemos aprender a utilizar casi prácticamente todos los días en casa, lo cierto es que muchos profesionales de la salud también utilizan rellenos inyectables con el fin de rellenar las líneas finas de expresión (como las del código de barras) y las arrugas, brindando al labio un aspecto sin duda alguna muchísimo más completo.

Algunos de estos rellenos, por ejemplo, contienen ácido hialurónico, una sustancia natural que encontramos en el cuerpo, y que ayuda a aumentar el volumen de los labios. Básicamente el proyecto es inyectado directamente tanto en los labios como en el área circundante. ¿El objetivo? Rellenar y, por tanto, reducir las arrugas que se forman en esta zona.

También podemos mencionar el aumento de labios, que consiste en un procedimiento estético en el que el profesional de la salud utiliza rellenos para conseguir que los labios tiendan a verse un poco más grandes. Aún cuando, en realidad, los cambios tienden a ser ligeramente sutiles, suelen ser bastante efectivos.

De hecho, como su propio nombre indica, las inyecciones de relleno labial utilizan soluciones que contienen un relleno temporal aprobado. Esto significa que el resultado es temporal, pero las inyecciones de aumento de labios pueden proporcionar a los labios un impulso muy interesante, ayudando a reducir especialmente las líneas situadas en el labio superior. 

Una vez inyectados en la línea del labio superior, el objetivo del tratamiento es ayudar a restaurar los labios a su volumen o forma original. O, bien, proporcionar un volumen ligeramente mejorado. Lo que se busca con el tratamiento básicamente es el de dejar los labios con un aspecto muchísimo más equilibrado, y sobre todo, natural. De esta forma, lo que se pretende conseguir es eliminar temporalmente tanto las líneas como las arrugas.

Durante el tratamiento, el médico evaluará la idoneidad del paciente para el procedimiento. También le ofrecerá una visión general acerca de la armonía de su anatomía y de las diferentes características del rostro. El objetivo es mantener las características equilibradas -y mejoradas- justo después de aumentar el área de los labios con la ayuda de estos rellenos temporales.

Una vez terminado el tratamiento, las líneas del labio superior se reducirán hasta casi haber desaparecido. El resultado es más que evidente: lucirás más joven, y mucho mejor que antes.

¿Se puede repetir el tratamiento? Los dermatólogos aconsejan volver a repetirse el tratamiento entre cuatro a seis meses después. No obstante, para algunos pacientes el relleno labial durará un poco más. Todo dependerá de cada persona individualmente.

Por otro lado, ¿sabías que también proporcionan otros beneficios interesantes? Además de reducir las líneas suaves de los labios, o las líneas de código de barras, ayudan a suavizar las líneas de la rosa entre la nariz y la boca, borra las líneas situadas debajo de las comisuras de la boca, restaura la humedad natural y la propia plenitud de los labios, levanta las comisuras de la boca y, por último, define el borde natural de los labios.

No hay duda que una de sus ventajas más interesantes es su facilidad de aplicación, además de su precio (un rellenador de labios con ingredientes activos útiles para reducir y disimular las arrugas del código de barras suele costar entre 20 a 30 euros aproximadamente). Por ejemplo, para aplicarlo únicamente tienes que girar el dispositivo para saturar el aplicador, y aplicarlo en las zonas de la boca donde desees que actúe.

2. Rejuvenecimiento con láser

Los tratamientos con láser son especialmente útiles a la hora de aliviar y reducir las arrugas que se han producido alrededor de los labios, sobre todo aquellas que tienden a ser ligeramente más finas (como, por ejemplo, ocurre con las arrugas del código de barras). ¿Y por qué funcionan? Básicamente lo que hacen es infligir lesiones de pequeñísimo tamaño en la piel, para desencadenar con ello una respuesta curativa por parte de la piel. Efectivamente, esto ocasiona una mayor producción de colágeno.

Se convierte, como opinan muchos especialistas, en una solución altamente interesante -y ciertamente efectiva- para las arrugas del código de barras, hayan sido producidas o no por el hábito de fumar.

Este tipo de tratamientos se encuentran disponibles en los consultorios de muchos dermatólogos tanto en distintas formas como en diferentes intensidades. Además, no suelen ser demasiado dolorosos, sobre todo cuando con anterioridad a su aplicación el médico ha puesto sobre la piel una crema con cualidades anestésicas.

Pero, ¿cómo saber si soy un buen candidato/a para someterme a este tratamiento? Si tienes arrugas típicas del código de barras, así como líneas finas o arrugas alrededor no solo de la boca, sino de los ojos y de la frente, este tratamiento es para ti. También es útil, por ejemplo, si tienes cicatrices superficiales en la piel, ya sea por acné o por cualquier otra herida o lesión. 

¿Y cómo funciona el tratamiento con láser? Fundamentalmente existen dos tipos de láseres que se caracterizan por ser los más utilizados por parte de los dermatólogos: el dióxido de carbono (CO2) y el erbio. Cada láser es capaz de vaporizar las diferentes células de la piel dañadas a nivel de la superficie.

En el caso de rejuvenecimiento con láser de CO2, es un método que se ha venido utilizado durante años con el fin de tratar distintos problemas de la piel, como por ejemplo es el caso de las arrugas, además de verrugas, cicatrices o incluso glándulas sebáceas agrandadas en la nariz. No obstante, hoy en día se utiliza una versión más innovadora del revestimiento con láser de CO2 (conocida como CO2 fraccionado), y en la que se usa energía de luz pulsada muy corta -ultrapulso-, o distintos haces de luz continuos que se entregan mediante un patrón de escaneo para eliminar las capas más delgadas de la piel, ejerciendo para ello un daño mínimo por calor. La recuperación suele tardar alrededor de dos semanas aproximadamente.

Mientras que, el rejuvenecimiento con láser de erbio, ha sido especialmente diseñado con el fin de eliminar las líneas de expresión y las arrugas que se encuentran a nivel de la superficie, e incluso las que se encuentran moderadamente profundas en la piel de la cara, el pecho, el cuello e incluso las manos. Uno de sus principales beneficios es que apenas quema el tejido circundante, lo que se traduce a fin de cuentas en que origina una menor cantidad de efectos secundarios, como enrojecimiento, hematomas e hinchazón. Gracias a ello, el tiempo necesario para la recuperación suele ser algo más rápido, en comparación con el rejuvenecimiento con láser de CO2 (en la mayoría de las ocasiones suele tomar alrededor de una semana aproximadamente).

A la hora de aplicarlo, es fundamental en un comienzo preguntarle al dermatólogo si verdaderamente somos unos buenos candidatos/as para el tratamiento. Eso sí, siempre es imprescindible asegurarnos de haber escogido un médico con la debida capacitación y experiencia en el rejuvenecimiento cutáneo con este tipo de tratamiento con láser. Así, el médico determinará qué opción de tratamiento es la mejor, en función del estado actual de la piel, los resultados que se desean conseguir, y finalmente nuestro propio historial médico. Esto último es de vital importancia, puesto que en caso de haber sufrido con anterioridad condiciones o afecciones como las ampollas febriles o herpes labial, el rejuvenecimiento cutáneo con láser podría aumentar el riesgo de que se acabe desarrollando algún brote.

Antes de someterse al tratamiento, en torno a 10 días antes, el médico aconsejará evitar tomar determinados suplementos o medicamentos que puedan afectar la coagulación normal del cuerpo, tales como ibuprofeno, vitamina E o aspirina. Si se fuma, también es fundamental dejarlo por completo al menos dos semanas antes, puesto que fumar puede acabar prolongado el período necesario e imprescindible de curación. Por otro lado, con el fin de prevenir infecciones bacterianas, el médico podría prescribir la toma de un antibiótico de antemano. Y si se tiene riesgo de sufrir un brote de herpes labial, o ampollas de fiebre, también un medicamento antiviral.

Básicamente consiste en un procedimiento ambulatorio, lo que significa que no es necesario quedarse en la clínica, consulta u hospital una vez acabado el tratamiento. Para áreas pequeñas, el médico adormecerá la zona con la ayuda de un anestésico local. Cuando únicamente se tratará una parte de la cara, como por ejemplo podría ser el caso de las arrugas del labio superior, el procedimiento tomará alrededor de entre 30 a 45 minutos como máximo.

Luego de aplicado el procedimiento, el médico vendará el área que ha sido tratada. Después de pasadas 24 horas, es imprescindible limpiar el área entre cuatro a cinco veces al día, para evitar posibles infecciones. Luego, es necesario aplicar una pomada, como vaselina, para evitar que se formen costras. Por lo general, el área tratada sanará en torno a 10 a 20 días, dependiendo de la condición que originalmente fue tratada.

Es común tener cierta hinchazón después del rejuvenecimiento cutáneo con láser. El médico podría recetar la toma de esteroides con el fin de controlar la hinchazón. Por otra parte, también es común sentir cierto escozor o picazón, inmediatamente después del procedimiento, y hasta 72 horas después. Alrededor de una semana más tarde, lo común es que la piel se vuelve seca y se pele (no te preocupes, es parte del proceso de renovación de la piel). Dado que la piel se volverá más clara, es imprescindible el uso de un protector solar de amplio espectro, dado que protege de los rayos UVA y UVB, de al menos 30 o más. También se debe limitar el tiempo que pasamos al sol, en especial entre las 10 de la mañana y las 2 de la tarde.

Igualmente, es de vital importancia el uso de una buena crema hidratante. En el caso de retinoides, o ácido glicólico, es posible empezar a utilizarlos de nuevo alrededor de entre seis a siete semanas después del procedimiento (pero cuidado, es el médico quien debe recomendarlo y autorizarlo).

¿Qué efectos secundarios se podrían producir con este tratamiento? Existen algunas complicaciones que se pueden producir, aumentando el riesgo de sufrir algunos problemas, como: una infección bacteriana, la reactivación del herpes labial (si ya lo habías sufrido con anterioridad), cambios en la pigmentación de la piel, cicatrices y quemaduras u otras lesiones relacionadas directamente con el calor del láser aplicado sobre la piel.

También podría surgir una condición conocida bajo el nombre de milia, consistente en pequeñas protuberancias de color blanquecino, que pueden formarse en las áreas tratadas con láser, durante el proceso de curación. No obstante, si surgen no te preocupes, ya que el médico puede tratarlos sin problemas.

Se trata, como vemos, de un tratamiento relativamente sencillo y fácil de aplicar, que puede convertirse en una solución tremendamente útil a la hora de aliviar y disminuir la máximo las arrugas típicas del código de barras (así como otras arrugas más profundas, e igualmente otros problemas cutáneos).

3. Exfoliación química

Si con anterioridad has acudido a la consulta de un dermatólogo es bastante posible que ya te hayas hecho alguna exfoliación química. Básicamente consiste en un procedimiento mediante el cual se elimina la capa superior de la piel con el fin de dejar que una nueva capa de piel, completa y totalmente renovada (y por tanto de aspecto muchísimo más juvenil) ocupe su lugar.

Entre otros interesantes beneficios, una exfoliación química puede ayudar a disfrutar de una exfoliación mucho más profunda, desobstruye los poros, reduce el acné, proporciona un tono de piel más brillante, rejuvenece la piel del rostro y, además, mejora la absorción de otros productos habitualmente utilizados para el cuidado de la piel.

Pero ¿sabías que también puede reducir la profundidad de las arrugas? Concretamente, ayuda a mejorar la apariencia de las arrugas finas, por lo que es particularmente adecuada para las líneas finas de expresión y las arrugas del código de barras que surgen en el labio superior. 

Para que la exfoliación sea verdaderamente efectiva se utilizan agentes exfoliantes, como los ácidos alfa-hidroxi (como podría ser el caso del ácido láctico) o los ácidos beta-hidroxi (como el ácido salicílico), además de determinadas enzimas provenientes de ingredientes completamente naturales, como podría ser el caso de la calabaza, la piña, la papaya o el arroz, gracias a que reducen la aparición del envejecimiento prematuro, como por ejemplo la textura de la piel más áspera, las manchas de la edad e incluso el acné.

¿Y cómo actúan estos ingredientes? Básicamente lo que hacen es disolver el “pegamento” intercelular que mantiene unidas las células de la piel, actuando especialmente sobre la acumulación de células muertas sobre la piel. Por tanto, esto ofrece la posibilidad de conseguir que se desprenden con muchísima más facilidad, a la vez que las enzimas actúan también sobre las células de la piel, y digieren las proteínas que ayudan a conectarlas.

¿Y cómo se realiza el procedimiento? Antes de llevar a cabo la exfoliación química real, el médico (o profesional de belleza) limpia la piel con la intención de retirar y eliminar cualquier tipo de maquillaje, aceite y protector solar. La eliminación del aceite (sebo) es fundamental, dado que si se queda en la piel, acabará actuando como una “barrera”, evitando que el ácido se acumule en lo más profundo.

También se aplica una especie de pomada en la piel situada en determinadas partes del rostro que se caracterizan por ser bastante delicadas, como por ejemplo la boca, la nariz y el área de los ojos. Igualmente se usa una pomada labial para mantener la boca protegida. Y, finalmente, se aplica la sustancia ácida.

El tiempo en el que el producto permanece en la cara depende directamente tanto de la fuerza como del tipo de piel. En caso de ser leve, se neutralizará en un período de tiempo, y posteriormente el paciente podrá lavarse el rostro. Si es más fuerte, se necesitará un agente neutralizante para evitar que el ácido pueda hacer algún daño. Durante el proceso, los químicos originan una reacción con la piel, disolviendo las capas externas de la piel muerta para conseguir así igualar tanto el tono como la textura, y promover la formación de un nuevo colágeno.

La clave del tratamiento está en que la exfoliación origina una pequeña lesión en la piel, que es lo que ofrece la posibilidad no solo de construir nuevo colágeno, sino también de regenerarse y generar una piel tan nueva como fresca.

Llegados a este punto es posible que te hagas una pregunta: ¿y qué ocurre con las exfoliaciones domésticas? La mayoría de dermatólogos coinciden en señalar prácticamente lo mismo: aún cuando pueden ser también efectivas, los resultados tienden a ser mínimos. Esto se debe principalmente a que la resistencia ofrecida por una exfoliación casera siempre va a ser menor que la que administra un médico en la consulta. Podríamos decir, de hecho, que el efecto que se obtiene con una exfoliación casera es similar al uso de un exfoliante facial, o un exfoliante físico.

También puedes aprender a preparar exfoliantes caseros en casa, lo que recuerda que no tendrán evidentemente el mismo efecto, aunque siempre son de utilidad, ya que la exfoliación regular (una o dos veces por semana) es cuanto menos fundamental a la hora de reducir la acumulación de células muertas, exceso de sebo, contaminantes y suciedad o mugre en la parte superior de la piel. Lo que proporciona también otros beneficios interesantes adicionales. Y es que la exfoliación regular ayuda a que otros productos comúnmente utilizados para el cuidado de la piel penetren y se absorban mejor, con las interesantísimas cualidades que ello supone.

A continuación te proponemos 3 recetas de exfoliantes caseros sencillas, especialmente pensadas para su uso no solo en el resto del rostro, sino particularmente en la delicada zona de los labios. Toma nota, te explicamos ingredientes y pasos necesarios. ¿Lo mejor de todo? Para su elaboración únicamente utilizaremos ingredientes cien por cien naturales, que además de exfoliar la piel en profundidad, actúan nutriéndola, suavizándola e hidratándola:

  • Exfoliante labial de pomelo. Podríamos decir que se trata de un exfoliante labial que lo tiene prácticamente todo: propiedades hidratantes gracias a su contenido en aceite de coco, una buena cantidad de antioxidantes naturales y enzimas útiles para nutrir y limpiar, y además, un agradable aroma cítrico. Para elaborarlo necesitas 1 cucharada de aceite de coco, 1 cucharadita de miel de naranja, 8 gotas de aceite esencial de pomelo, 4 cucharadas de azúcar glas y 8 gotas de aceite esencial de limón. En un cuenco o tazón pequeño combina todos los ingredientes, y luego mezcla bien hasta que la mezcla quede lo más suave posible. Reserva en frascos de cristal limpios (se conservará a la perfección durante un máximo de 6 meses). Para aplicártelo solo tienes que hacerlo después de haberte limpiado la piel de los labios.
  • Exfoliante labial de frambuesa. Con solo cuatro frambuesas frescas puedes elaborar un maravilloso exfoliante labial, lleno de antioxidantes naturales útiles para reducir la acción, sobre la piel, de los radicales libres. Para elaborarlo necesitas ⅛ taza + 2 cucharadas de azúcar moreno, 1 cucharada de aceite de coco y 4 frambuesas hechas puré. Pon todos los ingredientes en un cuenco o tazón pequeño, y remueve conjuntamente hasta que alcancen la consistencia deseada. Reserva en un frasco pequeño de cristal, y conserva en la nevera durante un máximo de una semana. Para usarlo, únicamente debes humedecerte los labios con la ayuda de un paño húmedo y tibio, y frótate con suavidad una pequeña cantidad de este maravilloso exfoliante labial. Para terminar, retírate con un poco de agua tibia, y sécate con una toalla suave (ojo, sin frotar, solo con unas pocas palmaditas).
  • Exfoliante labial de coco y miel. ¿Hay algo más maravilloso que el aceite de coco para proteger, cuidar y nutrir la piel de forma total y absolutamente natural? Sí, combinarlo con miel, convirtiéndose así en dos ingredientes únicos para hacer un maravilloso exfoliante labial cien por cien natural. Para elaborarlo únicamente necesitas 1 cucharada de aceite de coco, 1 cucharada de miel, 2 cucharadas de azúcar moreno, 5 gotas de aceite esencial de coco y ½ cucharada de agua tibia. En un cuenco pequeño mezcla en priemr lugar el aceite de coco y la miel. Luego añade el azúcar, el aceite esencial y el agua tibia, y vuelve a mezclar de nuevo un poco, hasta que adquiera la consistencia deseada. Para aplicarlo únicamente debes frotarte los labios con movimientos circulares durante un máximo de 3 minutos. Y, para terminar, retíratelo con la ayuda de agua tibia.

4. Bótox

Probablemente ya hayas leído muchas cosas acerca del bótox. En esta ocasión, efectivamente, el bótox podría ayudar a reducir las líneas de arrugas del labio superior. Inyectarlo en los músculos tiene el efecto de debilitarlos de manera temporal, o incluso llegar a paralizarlos. Esto se traduce en que, cuando es inyectado en los músculos situados alrededor de la boca, puede ayudar a relajarnos un poco, ayudando a reducir las líneas de los labios producidas directamente por los músculos.

Pero sus cualidades interesantes no solo quedan aquí. ¿Sabías que también puede ayudar a evitar que, con el paso del tiempo una vez se ha aplicado el tratamiento, las líneas de arrugas acaben volviéndose más profundas?

Consiste en un relajante muscular con beneficios antiarrugas, en el que se utiliza toxina botulínica tipo A, concretamente OnabotulinumtoxinA, el cual actúa paralizando de forma temporal el músculo, lo que ayudará a reducir la aparición de arrugas faciales. Se trata de un tratamiento que destaca principalmente por ser mínimamente invasivo (dado que no implica ni anestesia general ni la realización de incisiones), aunque si al paciente le preocupa el dolor o las molestias que se puedan sentir durante el procedimiento, es posible la administración de un anestésico tópico, o bien algo de hielo, con el fin de adormecer la zona que va a ser tratada.

Además, es considerado como una opción segura y ciertamente efectiva a la hora de disminuir las líneas finas de expresión y las arrugas. De hecho, además de en la zona superior de los labios, también suele usarse para las arrugas situadas alrededor de los ojos, y en la frente (concretamente, en el área que encontramos entre los ojos).

La toxina en sí funciona bloqueando de manera temporal tanto las diferentes señales nerviosas como las propias contracciones musculares, lo que ayuda a mejorar la apariencia de las arrugas, a la vez que retrasa incluso la formación de nuevas líneas de arrugas, al ayudar a evitar la contracción de los distintos músculos faciales.

En lo que al tratamiento se refiere, el dermatólogo únicamente utilizará una dosis prácticamente mínima de bótox, con el fin de relajar los músculos que producen las líneas de los labios. Pero no es aconsejado pasarse con la cantidad, ya que puede hacer que el movimiento del rostro, al menos en esta zona, termine siendo bastante complicado para el paciente, pudiendo incluso no fruncir los labios.

Se practica fácilmente en la consulta, de manera ambulatoria, para lo cual requiere una preparación básicamente mínima. El médico preguntará acerca del historial médico de paciente, si sufre cualquier tipo de afección médica o enfermedad, y también alergias. Es aconsejable, antes de someterse al procedimiento, quitarse todo el maquillaje, así como limpiarse profundamente el área donde se llevará a cabo el tratamiento, antes del procedimiento. Para reducir el riesgo de hematomas, es igualmente posible que el médico aconseje evitar medicamentos anticoagulantes durante unos días antes.

Durante el procedimiento, el especialista utilizara una aguja delgada con la que administrará entre 3 a 5 inyecciones de toxina botulínica tipo A. En este caso, procederá a inyectarlo en la zona situada encima del labio superior. El tratamiento en sí durará entre 10 a 15 minutos, aproximadamente.

En relación a los riesgos que puedan surgir, o a los efectos secundarios relacionados directamente con el procedimiento, es cierto que pueden producirse algunas molestias leves, o que se formen hematomas. Pero estas reacciones suelen mejorar pasados unos pocos días. No obstante, no son los únicos efectos secundarios que pueden surgir. También se incluyen otros efectos como hinchazón, dolor de cabeza, dolor de cuello, sensación de tener los ojos secos, cansancio, visión doble y determinadas reacciones alérgicas (como picazón o erupción cutánea). Si surgen algunos de estos efectos secundarios, es de vital importancia ponerse de inmediato en contacto con el médico.

No se debe frotar, aplicar presión o masajear la zona tratada, ya que todo ello puede acabar causando que la toxina se propague a otras zonas del cuerpo, lo que al final afectará de forma muy negativa a sus resultados. No obstante, de acuerdo a los especialistas, se pueden esperar resultados ciertamente notables entre 1 a 2 días después de haberse sometido el tratamiento, y el efecto completo de la terapia en sí tiende a durar, como mucho, hasta cuatro meses. De ahí que pueda ser necesario administrar inyecciones adicionales con el fin de mantener los resultados.

Posiblemente nos encontremos ante uno de los tratamientos más económicos de cuantos te hemos mencionado a lo largo de la presente nota. Y es que cada sesión tiene un coste de entre 120 y 400 euros, precio que dependerá directamente no solo de la zona que vaya a ser tratada (su extensión en sí), sino de la clínica donde vayas a ponértelo. Así, es evidente que si se trata de una clínica o de un especialista con reconocida experiencia en el sector, y conocido precisamente por este tratamiento, es evidente que siempre podría costar un poco más.

Bótox

5. Cremas tópicas

Las cremas tópicas y también las cremas antienvejecimiento con derivados de la vitamina A (retinoides, como por ejemplo podría ser el caso de la ya más que mencionada tretinoína) o los retinoles (más débil, pero de acción similar), pueden ser igualmente útiles a la hora de mejorar la aparición de arrugas y líneas alrededor de la boca.

Durante el día, es fundamental el uso, como ya te hemos comentado, de un protector solar de amplio espectro con un índice de protección solar -también conocido como factor de protección solar- de al menos 30 o más. Es imprescindible, recuerda, la protección de la piel frente al daño solar incluso en días nublados, o en las épocas más frías del año. Aún cuando no veas el sol, porque por ejemplo el cielo está nublado, esto no significa que los rayos ultravioleta no lleguen a tu piel.

Esto es imprescindible sobre todo cuando utilizas retinol o retinoide por la noche, puesto que ocasionan que la piel se vuelva mucho más sensible, por lo que el daño solar puede acabar surgiendo más rápidamente cuando, al día siguiente, no utilizas un protector solar adecuado.

Como opinan muchos expertos, para quienes apenas comienzan a notar la formación de líneas finas alrededor de la boca, las cremas tópicas pueden incluso ser suficientes. Correcta y adecuadamente utilizadas, el uso de cualquiera de los tratamientos mencionados anteriormente (retinoides y retinol, principalmente) producirá efectos ciertamente positivos. Pero cuidado: para disfrutar de los mejores resultados posible, es fundamental combinar sinérgicamente todos estos tratamientos.

Eso sí, no te olvides de algunos de los principales efectos secundarios causados por este tipo de cremas, en particular los retinoides, que al tener una concentración más elevada -en comparación con los retinoles- suelen ocasionar la mayor parte de los problema: enrojecimiento, inflamación y descamación. En la mayoría de las ocasiones, estos efectos surgen sobre todo los primeros días y semanas, cuando la piel no está todavía acostumbrada a sus efectos. Además, no olvides que la descamación forma parte del proceso natural de renovación de la piel. Por suerte, la piel suele comenzar a tolerar el producto pasadas unas 3 semanas.

6. Dermoabrasión

Bajo el nombre de dermoabrasión nos encontramos ante un tratamiento estético que, como opinan muchos dermatólogos y especialistas en belleza, tiende a proporcionar unos resultados parecidos a los que ofrece una exfoliación química, pero mucho más ligera. De hecho, consiste en una técnica de exfoliación en la que se utiliza un instrumento giratorio con la finalidad de eliminar las capas más externas de la piel.

Es un tratamiento enormemente popular entre las personas que desean disfrutar de una mejor apariencia de su piel, por lo que es ideal en caso de líneas finas de expresión, daño solar, problemas relacionados con la textura de la piel, así como cicatrices de acné.

Suele practicarse en la consulta del dermatólogo. Y, durante el procedimiento, el especialista adormecerá la piel ligeramente con un poco de anestesia local, antes de proceder a eliminar las capas más externas de la piel. Se trata de un procedimiento totalmente ambulatorio, de manera que es posible volver a casa rápidamente, una vez se haya finalizado con el tratamiento, y te hayas recuperado del todo.

Como vemos, es una técnica que no solo es útil para reducir las arrugas finas. Por ejemplo, al eliminar las capas externas dañadas de la piel, lo que ayuda a exponer nuevas capas que parecerán no solo más jóvenes, sino también muchísimo más suaves, ayuda a tratar: manchas de la edad (así como las manchas solares), cicatrices de acné, parches con tendencia precancerosa, cicatrices causadas por una cirugía o una lesión, tatuajes, tono desigual y, obviamente, aquellos daños causados por el sol. 

Antes de llevarlo a cabo, el dermatólogo realizará un examen físico, analizando cuáles son los riesgos, las expectativas acerca de lo que se podrá conseguir con el procedimiento, y también revisará el historial médico. Es fundamental informar al médico acerca de cualquier fármaco o medicamento que se esté tomando. Además, como ocurre con el resto de tratamientos sobre los que te hemos ido hablando a lo largo de los apartados anteriores, el médico te recomendará evitar el cigarrillo durante algunas semanas antes y después del tratamiento. ¿Sabías que, además de causar envejecimiento prematuro, como ya hemos visto, también disminuye el flujo sanguíneo, lo que al final acaba ralentizando el proceso de curación natural de la piel? También es imprescindible evitar la exposición solar. Se sabe que demasiada exposición solar, sin la debida protección, incluso dos meses antes del tratamiento, puede ocasionar la decoloración de la piel. Además, mientras dure el proceso de curación, es fundamental igualmente evitar al máximo la exposición solar, a la vez que es de vital importancia el uso de un protector solar diariamente.

Una vez aplicada la anestesia local, el asistente ayudará a mantener la piel tensa, mientras que el médico mueve un dispositivo, conocido bajo el nombre de dermabrader, a través de la piel. Consiste en un pequeño dispositivo, motorizado, con una superficie rugosa. En las comisudras de la boca, lo común es que el especialista utilice un dispositivo de punta pequeña. Después del procedimiento, el médico cubrirá el área tratada con la ayuda de un vendaje húmedo. Generalmente, al día siguiente, en una nueva cita en la consulta, el médico cambiará el vendaje.

Es común que, luego del tratamiento, la piel se muestre hinchada y rosada. También es habitual sentir cierto hormigueo o dolor. Y, mientras la piel se cura, puede supurar un líquido amarillento o claro, y también podría formarse una costra. No obstante, la piel tardará alrededor de tres meses en curarse por completo, período de tiempo durante el cual el color rosado acabará desapareciendo.

7. Plasma rico en plaquetas

Otro de los tratamientos comúnmente utilizados por muchos dermatólogos, sobre todo desde hace apenas unos días cuando comenzó a hacerse enormemente popular, en especial entre los famosos, es el conocido como plasma rico en plaquetas. Es cierto que, quizá, en un primer momento, su nombre pueda llegar a asustar un poco en un principio. Y con razón.

Se trata de una sustancia que, se cree, ayuda a promover la curación cuando es inyectado en el cuerpo del paciente. El plasta es un componente, presente en la sangre, que contiene una serie de proteínas o factores especiales útiles para que ésta pueda coagularse normalmente. Además, también contiene proteínas que apoyan el crecimiento celular natural. Así, los investigadores producen este plasma con un alto contenido en proteínas aislando el plasma de la sangre, y concentrándolo.

El objetivo del tratamiento es el de inyectar este plasma, del propio paciente (dicho sea de paso), en aquellos tejidos que se encuentran dañados, con el fin de estimular al cuerpo a desarrollar células saludables nuevas, promoviendo con ello la curación. De hecho, dado que los factores de crecimiento de los tejidos se encuentran concentrados en grandes cantidades en este tipo de inyecciones, los expertos consideran que los tejidos del cuerpo pueden incluso llegar a sanar bastante más rápido.

Y posiblemente te hagas la siguiente pregunta: ¿cómo sirve y actúa el plasma rico en plaquetas para ayudar a reducir o a disminuir las arrugas típicas del código de barras? Muy sencillo: el plasma, que se obtiene -recordemos- del propio paciente a partir de la sangre de éste, se utiliza fundamentalmente a la hora de estimular la producción de colágeno. Para ello, el experto prepara una solución a partir de las plaquetas de la persona, y se inyectan en la cara a través de un dispositivo que contiene una serie de microagujas.

Es un tratamiento que no solo se utiliza para disminuir y acabar con las arrugas finas. Por ejemplo, también se utiliza contra la pérdida del cabello, con el fin de promover el crecimiento del cabello, y prevenir con ello la pérdida del cabello. Sin ir más lejos, una investigación publicada en el año 2014 encontró que estas inyecciones son efectivas a la hora de tratar la conocida como alopecia androgénica, conocida también como calvicie de patrón masculino.

El procedimiento en sí mismo es bastante sencillo. En un principio, en ocasiones el especialista podría optar por aplicar una solución tópica con el fin de adormecer la zona que va a ser tratada, antes de la inyección. En otras ocasiones podría mezclarse un anestésico local con el propio plasma, para reducir así cualquier tipo de molestia. Luego, un profesional extrae una muestra de sangre (la cantidad dependerá del lugar donde posteriormente será inyectado, pero por lo general suele ser una pequeñísima cantidad, de entre 10 a 20 mililitros, apenas un poco más que el tamaño de una cucharadita).

Una vez obtenida, la sangre es colocada en una centrifugadora, que consiste en una máquina que gira muy rápidamente para conseguir que los diferentes componentes de la sangre se separen. Este proceso dura alrededor de 10 minutos. Luego, el médico toma el plasma separado y lo preparará para la inyección que posteriormente será utilizada para tratar el área afectada. Finalmente, cuando esté todo preparado, el médico procederá a la aplicación del plasma rico en proteínas en la zona afectada, en esta ocasión la zona superior del labio.

En muchas ocasiones, antes de proceder a la inyección en sí del plasma, el especialista opta por llevar a cabo una serie de micropunciones en la zona a tratar con la ayuda de un dispositivo similar a un bolígrafo, el cual posee distintas agujas, y conocido bajo el nombre técnico de Dermapen. Luego, una vez aplicado, se realiza la inyección del PRP (que es el término médico con el que se conoce el plasma rico en plaquetas).

Dado que es un tratamiento consistente en inyectar una determinada sustancia en la piel, aún cuando se trate del plasma del propio paciente, es posible que surjan determinados efectos secundarios. Por suerte, al tratarse de un procedimiento autólogo, y contener sustancias que provienen natural y directamente del propio cuerpo del paciente, esto ayuda enormemente a la hora de reducir los riesgos de que pueda surgir una reacción alérgica, cosa que sí puede suceder cuando se inyecta un fármaco o un medicamento (como ocurre con el ácido hialurónico, por ejemplo).

No obstante, esto no impide que no puedan existir algunos riesgos, y que se produzcan algunos efectos secundarios, como: lesiones nerviosas, dolor en el sitio donde la inyección ha sido administrada, daño al tejido o infección.

Por suerte, en la mayoría de las ocasiones no ocurre ni sucede prácticamente nada, y el paciente puede disfrutar de los beneficios y efectos positivos del tratamiento en un tiempo. Eso sí, es necesario tener en cuenta algo fundamental: puesto que las inyecciones de plasma rico en plaquetas persiguen el objetivo de promover el crecimiento celular, o la curación, es posible que no se note una diferencia inmediata después de haber recibido la inyección. Sin embargo, pasadas unas semanas (o unos pocos meses), sí se podrá observar cierta mejora.

Cada vez es mayor el número de expertos y dermatólogos que ofrecen este interesante tratamiento en su consulta. Si lo deseas, puedes preguntar a tu dermatólogo de confianza, el cual te orientará acerca de las diferentes opciones disponibles, y te comentará específicamente si ofrece esta opción o no. Igualmente, te aconsejará acerca de qué tratamientos existen, y sobre todo, te indicará si eres un buen candidato/a o no para someterte a dicho tratamiento.

No hay duda que nos encontramos ante un tratamiento estético cuanto menos curioso, que se hizo muy popular hace algunos años, cuando algunos personajes populares lo hicieron famoso. De hecho, por aquel entonces -en 2014- empezó a ser conocido como “el tratamiento del vampiro” o simplemente como “facial de vampiro” o “vampiro facial”, después de que personajes públicos como Kim Kardashian o Gala González lo probaran.

8. Microneedling

Sobre la terapia de microneedling ya te hemos hablado en alguna que otra ocasión. Aún cuando se trata de un procedimiento relativamente nuevo, cada vez más dermatólogos y especialistas en belleza lo recomiendan, especialmente por sus cualidades a la hora de ayudar a reducir la aparición de las líneas finas alrededor de los labios, y en especial, a la hora de disminuir la presencia del típico código de barras encima del labio superior. Para realizarlo, se utiliza un rodillo que contiene una serie de pequeñas agujas, las cuales actúan perforando la piel de forma repetida.

¿Y por qué proporciona beneficios interesantes en este sentido? Básicamente porque ayuda a estimular la producción de colágeno, de forma absoluta y completamente natural, dado que al ejercer pequeñas lesiones o traumas en la dermis, la piel se ve “obligada” a producir nuevo colágeno con el fin de rellenarlos y sanarlos. De esta manera, el nuevo colágeno ayuda a que la piel se vea no solo más lisa, sino también mucho más tensa, y por tanto, más joven.

Para conseguir unos resultados verdaderamente reales, el especialista aconseja llevar a cabo entre cuatro a seis sesiones, separadas por un mes de diferencia cada una de ellas. Para llevarlo a cabo, el médico aplicará un anestésico tópico. Luego, utilizará un dispositivo similar a un bolígrafo, conocido bajo el nombre de rodillo de dermis, con el que se insertan pequeñas agujas de acero inoxidable en la piel, con el fin de generar pinchazos o micro lesiones.

A su vez, una vez llevado a cabo el tratamiento, con el fin de acelerar la síntesis de colágeno se aplica un suero con el fin de mejorarlo. Dado que la piel, al estar inflamada, tenderá a volverse más sensible después del procedimiento, se debe tener cierto cuidado acerca de qué productos o sueros tópicos se aplican posteriormente sobre la piel.

Los riesgos asociados suelen ser ligeramente más bajos que muchos otros tratamientos de la piel, incluyendo las terapias con luz / láser, y las exfoliaciones químicas. Pero como ocurre en definitiva como cualquier otro procedimiento, las microagujas pueden causar algunas complicaciones, entre las que podemos mencionar principalmente hematomas, sangrado, problemas relacionados con la pigmentación, cicatrices y un riesgo mayor de infección.

Por suerte, tal y como coinciden en señalar muchos dermatólogos, el microneedling consiste en un procedimiento cómodo, que ofrece resultados interesantes, de bajo riesgo y, sobre todo, con una recuperación mucho más corta, en comparación con otras terapias se uso similar. ¿Lo mejor? Acudir siempre a la consulta de un especialista con experiencia en este tipo de tratamiento. Además, recuerda algo esencial: aún cuando existen dispositivos disponibles que nos permiten utilizar la terapia de microagujas en casa, aquellas herramientas con agujas más largas deben ser únicamente usadas por un profesional calificado, de ahí que no estén disponibles para su uso en casa.

9. Frotox

Bajo el nombre de Frotox nos encontramos ante un procedimiento crio-facial total y absolutamente profesional, considerado tan seguro como efectivo por parte de la mayoría de expertos y dermatólogos, en el que se utiliza nitrógeno líquido con el fin de activar los nervios que controlan las diferentes contracciones musculares presentes en la cara, con el fin de relajarnos y “descongelar” las arrugas mientras se aplica.

Aunque los resultados pueden permanecer durante algunos meses, una de sus principales ventajas es su bajo coste.

No obstante, puedes también disfrutar de sus cualidades fácilmente en casa, sin necesidad de acudir a la consulta de un dermatólogo si, por ejemplo, no tienes ahora mismo demasiado tiempo. ¿Cómo? Muy sencillo: existen algunas opciones de crio-facial doméstico muchísimo más económicos, como por ejemplo podría ser el caso de bolsitas de té congeladas, cubitos de hielo o utilizar un rodillo de hielo. También existe un sistema más sofisticado para usar en casa, consistente en un dispositivo crio de mano, en el que se utiliza energía magnética para ayudar a infundir el producto (un suero de energía diamagnética de enfriamiento, que actúa enfriando las líneas finas y arrugas de forma ciertamente rápida).

10. Masajes faciales

Los masajes faciales pueden convertirse en una opción excelente cuando no deseas utilizar tratamientos tan invasivos, como por ejemplo podría ser el caso del bótox. Recuerda que cada vez que optas por este tratamiento significa que estás inyectando a tu cuerpo una toxina (concretamente una neurotoxina), que no sienta bien a todo el mundo. Podemos recordar en esta ocasión muchos de los efectos secundarios que podrían llegar a producirse, como por ejemplo erupciones cutáneas, visión doble, y dolor de cabeza o de cuello, entre otros.

El masaje facial se convierte en una opción totalmente natural, que proporciona excelentes beneficios y cualidades. Por ejemplo, un estudio encontró que masajear los músculos faciales puede llegar a proporcionar propiedades únicas, convirtiéndose en una alternativa ciertamente prometedora a los tratamientos antienvejecimiento más convencionales. 

Por otro lado, como beneficio adicional, quienes defienden su uso y aplicación regular indican que incluso puede ayudar a estimular los sistemas tanto circulatorio como linfático, promoviendo a su vez una mejor inmunidad natural del organismo. 

Ya sea que optes por acudir a un spa o un centro de estética donde realicen masajes faciales, u optes incluso por hacerlos tu mismo fácilmente en casa, podrás disfrutar de un mayor engrosamiento, un levantamiento y también una mejor tonificación de la cara, siempre y cuando estimules los músculos faciales con cierta regularidad. Y es que como ocurre con cualquier otra rutina de cuidado de la piel, la clave es mantenerlo con cierta regularidad.

11. Acupuntura

Quizá te sorprenda descubrir a la acupuntura como un tratamiento útil a la hora de reducir o eliminar las arrugas del código de barras, pero lo cierto es que algún que otro estudio preliminar ha encontrado beneficios asociados, como por ejemplo una mayor hidratación de la piel y también una mejor elasticidad.

Como probablemente sepas, la acupuntura consiste en una técnica antigua basada en la medicina china, utilizada para el tratamiento de una amplia variedad de afecciones, al desencadenar una serie de puntos específicos en la piel con la ayuda de agujas. Se convierte en un método mínimamente invasivo en el que se estimulan ciertas áreas de la piel, especialmente ricas en nervios (presentes de hecho en la superficie de la piel), con el fin de influir directamente en las glándulas, tejidos, órganos y determinadas funciones del cuerpo.

Cada aguja produce u origina una pequeña lesión en el sitio donde ha sido insertada, y aunque en realidad es lo suficientemente leve como para causar poca o incluso ningún tipo de molestia, se convierte en una señal suficiente como para que el cuerpo responda a ella. Y, precisamente, es esta respuesta la que proporcionaría algunos de sus principales beneficios, ya que implica la estimulación del sistema inmune, promoviendo la circulación en la zona donde la aguja ha sido insertada, lo que se traduce en una promoción de la curación de heridas, así como la modulación del dolor.

Si deseas probar esta terapia, no solo es útil para las arrugas del código de barras, o cualquier otra arruga presente en la zona del rostro. También es interesante para el tratamiento de la hipertensión arterial, alergias, ansiedad, depresión, calambres menstruales, síndrome premenstrual, insomnio, esguinces, golpes y náuseas matutinas. Pero cuidado: acude siempre a un acupunturista con licencia, y que además se haya especializado en trabajos faciales.

La importancia de la prevención

En lo que al envejecimiento de la piel se refiere, uno de los aspectos más importantes que nunca deberíamos menospreciar, incluso cuando todavía somos jóvenes, es la prevención. Y la protección. ¿Sabías que el daño solar es una de las causas principales de envejecimiento prematuro de la piel? Es conocido con el nombre de fotoenvejecimiento, y suele ser la consecuencia de años y años de exposición solar sin la debida protección.

Aplícate una crema hidratante alrededor de los labios. Para intentar reducir el riesgo al máximo, es de vital importancia aplicarse una crema hidratante en la piel situada alrededor de los labios, lo que sin duda alguna ayudará a proporcionar interesantes beneficios en este sentido, como brindar hidratación en un área tan delicada y sensible, y a su vez, mantendrá la piel lo más elástica posible.

También es aconsejable usar una crema hidratante diaria alrededor de los labios, lo que ayudará a su vez a la hora de llenar el espacio que quede cuando el colágeno y la elastina empiecen a disminuir, y a descomponerse.

Previene la formación de arrugas en los labios en tu rutina de cuidado de la piel. Es muy probable que cada día lleves a cabo una rutina de cuidado de la piel con el fin de cuidar y proteger tu piel diariamente. Si es así, esto es simplemente excelente, puesto que estarás brindándole todo el cuidado y la protección que tanto necesita.

Como opinan muchos especialistas, la realidad es que una adecuada rutina de cuidado de la piel puede acabar haciendo maravillas a la hora de tratar y prevenir las arrugas que se formen en los labios. Y la rutina incluye, por ejemplo, algunos hábitos por la mañana, y una rutina algo más profunda por la noche. La crema hidratante y el protector solar es útil por la mañana, y un producto con ácido glicólico y un suero de vitamina C son ideales por la noche.

¿Conoces también los beneficios que proporciona la doble limpieza facial? Es una opción excelente para limpiar la piel en profundidad en dos pasos, especialmente recomendada -de hecho- cuando has tenido maquillaje sobre el rostro durante bastantes horas a lo largo del día.

Otros expertos también aconsejan la rutina nocturna de tres pasos, en la que se utiliza, como te hemos indicado, el ácido glicólico, la vitamina C y la crema hidratante.

Protege tu piel, siempre. Una de las mejores cosas que podríamos hacer a la hora de tratar y prevenir la formación de las líneas de arrugas en los labios es mantenerla protegida del sol. Basta con utilizar un protector solar de amplio espectro, de al menos un SPF o Factor de Protección Solar 30 o más. Es lo suficiente para conseguir mantener nuestra piel protegida. Es fundamental aplicarnos el protector solar siempre antes de salir de casa, y luego volver a aplicarlo cada dos horas. 

Cuida tu piel también desde el interior. Además de cuidar nuestra piel desde el exterior, manteniendo una rutina de cuidado de la piel adecuada -por la mañana y por la noche-, y protegerla debidamente con la ayuda de un buen protector solar de amplio espectro, es imprescindible saber cómo debemos cuidarla también desde el interior, lo que significa necesariamente seguir una serie de pautas y hábitos saludables que nos ayuden a su vez a protegerla y nutrirla.

Evitar el cigarro y dejar de fumar es, cuanto menos, fundamental. ¿Sabías que calar un simple cigarrillo añade años a la piel, al promover la formación de arrugas? Cada vez que fumamos la piel no es del todo capaz de obtener el oxígeno que necesita para mantener una correcta y adecuada hidratación, lo que al final ocasiona que sea más susceptible a las arrugas. Además, la forma arrugada que hacen los labios cada vez que fumamos aumenta las posibilidades de que se formen líneas de arrugas en los labios.

Limitar el consumo de alcohol al máximo, o incluso simplemente eliminarlo es también imprescindible. No solo provoca daños en el hígado y en otros órganos de nuestro cuerpo. También tiende a acelerar el proceso de envejecimiento natural del organismo, lo que provoca no solo arrugas, sino también piel seca, hinchazón y, a la larga, la aparición de antiestéticos vasos sanguíneo rotos en la zona de la cara y también alrededor de los labios. 

Cuidar la dieta es fundamental. Lo mejor es obtener una buena cantidad de antioxidantes naturales siguiendo una alimentación natural llena de frutas, verduras y hortalizas frescas, los cuales protegen a nuestro cuerpo de la acción tan negativa de los radicales libres. También es conveniente optar por alimentos ricos en grasas saludables, que proporcionan a su vez excelentes cualidades nutritivas para la piel.

Prevención de arrugas en los labios

Cuidados básicos también a la hora de maquillarte

Una vez has descubierto qué tratamientos estéticos son de enorme utilidad a la hora de disminuir, reducir e incluso prevenir la formación de las arrugas típicas de código de barras, también es de enorme utilidad seguir conociendo algunas pautas básicas que pueden convertirse igualmente en unas buenas medidas preventivas. Y lo cierto es que renovar tu rutina de maquillaje es también tremendamente esencial en este sentido, aún cuando en un comienzo pueda no parecer tan esencial, o importante:

  • Añade imprimación. Después de masajearte la piel con una buena crema hidratante (recuerda, que haya sido especialmente diseñada y concebida para tu tipo de piel), una opción excelente es la de añadir una imprimación inmediatamente antes de aplicarte la base de maquillaje. 
  • Utiliza siempre una base de maquillaje lo más ligera posible. Lo más adecuado es utilizar una base ligera, y tocar ligeramente con la ayuda de un corrector tanto en las manchas oscuras que puedas tener a lo largo de la piel del rostro, como sobre las arrugas en sí mismas. 
  • Evita el uso del polvo. El polvo de maquillaje puede acabar convirtiéndose en un verdadero problema, dado que puede terminar asentándose en las líneas finas de arrugas, haciendo que la formación de las arrugas sea aún más prominentes si cabe.
  • El uso del delineador. Lo mejor es delinear los labios con la ayuda de un delineador de labios que coincida específicamente con el color que tengan tus labios.

Como puedes imaginar, el momento de quitarte el maquillaje es también esencial. Si te dejas el maquillaje durante toda la noche, se aumenta el riesgo de irritación, obstrucción de los poros y, lo que es aún peor, brotes de acné. Lo mejor es optar por la doble limpieza facial.

No te olvides tampoco que las toallitas desmaquillantes no son muy adecuadas, especialmente cuando abusas de ellas y las utilizas de forma regular, por ejemplo cada día. Aunque pueden ser de cierta utilidad en momentos puntuales, estas contienen una serie de ingredientes químicos y conservantes que pueden acabar dejando residuos sobre la piel, aumentando el riesgo de irritación.

Hábitos simples que te ayudarán a prevenir la formación de arrugas del código de barras

Además de los consejos que te hemos ofrecido en las líneas anteriores con el fin de intentar reducir al máximo la formación tanto de arrugas en el rostro en sí, como especialmente en la zona situada encima de los labios, también existen otras pautas sencillas. Toma nota:

  • Exfóliate la piel regularmente. Al menos una o dos veces a la semana.
  • Evita los jabones. Muchos jabones pueden acabar siendo tremendamente abrasivos con la piel, aumentando el riesgo de irritación. Esto es aún más importante en la delicada piel de la cara. Por tanto, lo mejor es sustituir cualquier jabón fuerte por un limpiador suave con el que limpiarte la piel del rostro cada día. 
  • Lávate la cara siempre con agua tibia. También es de vital importancia saber cuál es la temperatura a la que debería estar el agua para evitar daños innecesarios. Lo mejor es sustituir el agua caliente por agua tibia cada vez que nos bañemos o simplemente limpiemos nuestra piel.
  • Cuida tu piel seca. Si tu piel tiene tendencia a secarse con demasiada facilidad, es fundamental evitar aquellos productos que puedan acabar resecándola todavía más. Lo más adecuado en este sentido es optar por productos específicamente diseñados para el cuidado de la piel seca. Evita las toallas muy rugosas y ásperas, y no frotes la piel en exceso.
  • Las ventajas de usar un suero o sérum. El uso de un sérum o suero regularmente, a ser posible todos los días, especialmente si se trata de un suero con cualidades antiarrugas, se convierte en una de las formas más efectivas no solo de prevenir, sino de tratar las líneas de arrugas más rebeldes de los labios.

Si lo deseas, puedes descubrir muchos otros consejos de prevención en nuestro artículo Cómo disimular las arrugas del código de barras del labio superior.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *