Quiero ganar ya | Trading de Futuros


Quieres ser consistente y lo quieres hoy. Quieres aprender a hacer trading y tiene que ser ahora, en un solo movimiento, en un día, en una semana, en un mes, vale, en dos o tres meses, pero una planta no crece más rápido de lo que puede, da igual que le chilles, o le exijas que dé su fruto porque lo dará cuando esté lista y a su propio ritmo.

Y por otro lado, esa exigencia en los plazos, ese querer que todo suceda ahora, se interpone en tu camino y te aleja de tus resultados.

No correrás un maratón este fin de semana por más buenos propósitos que hagas hoy, no sucederá aunque estés muy motivado y verdaderamente lo quieras, a menos que lleves tiempo preparándote. Tienes que sostener tu esfuerzo el tiempo necesario, llevando a tu cuerpo al umbral de adaptación para que sobrecompensar su capacidad y te permita progresar.

Es evidente que no levantarás dos veces tu peso corporal en press de banca esta semana si no te has preparado a conciencia durante el tiempo necesario. No lo harás por más motivado que estés o por más que digas que es importante para ti.

Estás sometido a las limitantes de tu propia fisiología.

Ahora bien ¿Te es posible correr una maratón con el adecuado entrenamiento? Probablemente sí. Puedes hacer un press de banca con el doble de tu peso, podría ser.

Ves la importancia del tiempo cuando se trata de ejercicio físico, pero cuando miras tu trading quieres resultados y los quieres ahora, y como estás muy motivado te dices que, si te esfuerzas mucho hoy, si esta semana haces las cosas bien, los resultados llegarán. Te dices que es un juego distinto, que no está sometido a las limitantes fisiológicas, que es un juego mental, ¿pero es así? ¿Acaso el aprendizaje no requiere que tu cerebro se recabe? No necesitas que las dendritas establezcan nuevas conexiones, que las vainas de mielina se sitúen en los sitios adecuados ¿no tiene esto que ver con tu fisiología?

Quieres nuevos resultados y los quieres ya, y si no llegan te frustras y cambias lo que haces buscando un atajo, una forma más rápida, más eficiente, pero con cada paso que das te alejas de tu objetivo porque te situas otra vez en la casilla de salida donde eres un novato. Con cada nuevo movimiento renuncias al valor de la experiencia, tiras a la basura las distinciones que habías ido acumulado y le exiges a tu cuerpo que comience de cero, eso es un uso muy poco eficiente de tus recursos.

Y ¿a qué se debe? A que vives en la generación de yo yo ya ya, lo quieres todo y lo quieres ahora.

Y te iría mejor con un poco más de paciencia, con una visión a más largo plazo. Solemos sobrevalorar lo que podemos lograr en poco tiempo, pero menospreciamos lo que no es dado conseguir a medio plazo.

Deja a un lado los grandes movimientos, los grandes cambios, la disrupción, aprende a generar aprendizaje contextual, a vincular lo que aprendes con lo que ya sabes, a relacionar lo nuevo con lo que ya dominas. En vez de comenzar de cero con un nuevo sistema, método o mercado, toma lo que haces y perfeccionarlo en pequeño, un pequeño paso, que sumado a otro pequeño paso te lleva un poco más cerca de tu objetivo.

Ríndete a la necesidad de tener que lograr la meta hoy, o esta semana, o este mes. Genera una visión a medio plazo: crea una imagen potente de lo que estás intentando conseguir, de para qué quieres ser un trader consistente, de que hay en este proyecto que merezca la pena, y aviva esa imagen cada día sin asociarla a una fecha. Llegarás ahí cuando te sea dado llegar, no antes, lo conseguirás cuando te toque conseguirlo, no antes, cuando hayas hecho el trabajo necesario, no antes.

Deja los plazos a un lado comprendiendo que no tienen lugar en este juego. Debes transformarte en el tipo de trader que es capaz de hacer lo que debe ser hecho, y eso requerirá tiempo. El que sea necesario. ¿Qué más da, si te es dado llegar al cielo? Líbrate de la necesidad de exigir que las cosas sean como tú quieras y reconoce que son como son.

Y luego desarrolla una visión práctica para trabajar cada día, y todos los días, en tus áreas de mejora. Debes progresar de forma continuada porque avanzar no es una cuestión de tiempo. Más del mismo error no te ayudará. Necesitas tiempo y dirección. Tienes que tener un plan de trabajo sobre ti mismo y sobre tu desempeño. No basta con hacer algo equivocado muchas veces.

Identifica tus errores y trabaja sobre ellos uno por uno, día a día, paso a paso, sin prisa pero sin pausa. Cuando estés delante de la pantalla debes tener un propósito. No es solamente hacer trading. No es ejecutar. Es ejecutar mejor. Es minimizar tus pifias. Equivocarte menos.

No pasarás de perder mucho a ganar mucho, sino de perder mucho a perder poco. Y de perder poco a lograr el empate y de ahí a ganar poco y de ganar poco a ganar mucho.

Y no lo lograrás hoy, sino sumando el trabajo de hoy con el de mañana y el de pasado, y sosteniendo tu trabajo sobre tus áreas de mejora, un día y otro. Sin desviarte de tu plan, sin cambiarlo.

Tienes tu objetivo a la vista y un propósito para cada día de trabajo. Con cada nuevo sol una nueva oportunidad de ser una mejor versión de ti. No tienes que ser el mejor, tienes que ser mejor de lo que eras ayer. Un poco mejor. Fallar menos. Acertar más. No mucho más, sino solamente un poco más.

Cada día te da la oportunidad de votar sobre quien quieres llegar a ser. Un día un voto. Votas por el ti futuro que será capaz de desempeñarse con competencia, o por el ti futuro que ya conoces, que sigue empeñado el recorrer los viejos callejones sin salida, que prueba una y otra vez lo que, en el fondo de sí, ya sabe que no funciona, y lo sabe porque lo ha intentando de la misma manera demasiadas veces.

Un voto por una versión mejor, no perfecta, no finalizada, no ideal, sino menos mala, más acertada, menos equivocada, no una versión infalible, sino ligeramente mejor. Un uno por ciento mejor, un uno por ciento mejor que ayer, un error superado, o una parte de un error.

Visión a medio plazo y trabajo a corto plazo. Y cada vez que estás delante del ordenador tienes un objetivo de desempeño a la vista. No es ganar dinero. Es mejorar tu proceso de ejecución, minimizar tus errores, tus pifias. Ganar dinero es la consecuencia de lo que haces, no lo que haces. Aplica el proceso tal como está diseñado y el dinero llegará.

No hagas trading ni un día más sin saber qué parte de tu desempeño buscas mejorar. Qué objetivo persigues. Qué quieres lograr.

De esta forma, comenzando en pequeño, primero eliminarás un error, y parecerá que no es mucho, luego otro, y tampoco parecerá gran cosa, pero irás acumulando pequeñas mejoras, una tras otra, y al final te habrás transformado.

Un hilo cada vez, hasta trenzar la soga con la que atar tus logros.

No finalices un día de trabajo sin haber reflexionado sobre tu desempeño. ¿Eres mejor que ayer? Debes serlo. Es tu responsabilidad. No puedes permitirte ser igual que ayer, tienes que avanzar. Y no avanzarás sin foco y propósito. Necesitas intención y un objetivo de desempeño claro, pero con esa visión y con el trabajo diario y sostenido en el tiempo eres invencible y no hay logro que te esté vetado.

Si trabajas sobre ti cada día, en pequeño, pero de forma constante, lograrás escalar las más altas cotas de mejora. Correrás los maratones que te propongas, llevarás tu press de banca mucho más lejos y tus resultados como trader al nivel que desees.

Recuerda, visión, propósito, trabajo diario y continuado, persistencia y pasos pequeños.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *