Los 8 tipos de trastornos psicóticos (causas y síntomas)


Cuando escuchamos el término ‘enfermedad mental’ o ‘trastorno mental’, siempre llega a nuestra mente los conceptos de enfermedades graves como es el caso de la esquizofrenia, es una asociación que de forma inexorable nos lleva a pensar siempre en el lado más oscuro de esta realidad.

Aunque no siempre es el caso, ya que los trastornos mentales, con una detección temprana y según el nivel de gravedad que se padezca, puede ser controlada y la persona por ende, puede vivir una vida tranquila y lo más funcional posible.

Sin embargo, esa parte oscura de la realidad de los trastornos mentales es todavía muy latente y en este caso nos enfocaremos en lo que son los trastornos psicóticos o las psicosis como también son conocidas. Así que si quieres saber más sobre estas afectaciones psicológicas, no te pierdas el siguiente artículo donde hablaremos sobre todo lo relacionado a los tipos de trastornos psicóticos que existen, causas y síntomas que se manifiestan en cada uno.

¿Qué son los trastornos psicóticos?

Son definidas como psicopatologías graves en las cuales la persona tiene una desconexión total con la realidad a través de los delirios y las alucinaciones, las cuales causan alteraciones clínicamente significativas en la percepción de la persona y su capacidad de interpretar la realidad.

En el caso de los delirios, constan de falsas creencias irreales acerca de una persona, objeto, hecho u objeto que existe en el mundo, cuyas características o existencias son alteradas por completo. Mientras que las alucinaciones son aquellas percepciones distorsionadas generadas por la mente propia, así que no existen en la realidad, estas pueden tener un origen visual, auditivo, olfativo o kinestésico.

Tipos de trastornos psicóticos

Estos tipos de trastornos se caracterizan en general por poseer síntomas negativos (alucinaciones y delirios) y los puedes encontrar clasificados según el DSM 5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales) de la siguiente manera.

1. Trastorno delirante

Es uno de los trastornos psicóticos más comunes, es conocido a su vez como paranoia y por lo cual, el paciente sufre de ideas y pensamientos delirantes que son distorsionados e irreales a su entorno, pero que aún así está por completo convencido de su veracidad, aunque se les muestren pruebas que lo refuten. Dando como resultado una completa desadaptación de la persona en la sociedad donde se desenvuelve, afectando al mismo tiempo a las interacciones interpersonales y su desempeño en cualquier área de su vida.

Estas creencias tienen a ser disparadas por un estímulo del exterior que es procesado y percibido de manera alterada, en este caso, es el pensamiento obsesivo que reside en la mente guiando su vida según ello. Incluso toman decisiones y presentan conductas o comportamientos dependiendo de sus ideas.

Existen a su vez distintos tipos de trastornos delirantes, dependiendo de la creencia distorsionada que la persona posea. Como: persecutorio, de grandeza, somático, de celos, erotomaníaco. Lo más usual es que sientan que están siendo perseguidos, utilizados, explotados, que conspiran contra ellos o que todos hablan a sus espaldas.

2. Esquizofrenia

Otro de los trastornos psicóticos más comunes, pero en este caso la persona padece tanto de alucinaciones como de pensamientos perturbadores que lo llevan a desconectarse de la realidad en su totalidad, incluso pueden llegar a ser tan agresivos que cometen actos de violencia para tranquilizar su mente. En este sentido, pueden experimentar alucinaciones de todo tipo (visual, kinestésica, auditiva, etc.) de cosas que no están en su entorno, llegando al punto de incluso comenzar a alucinar con personas que no existen en absoluto.

Los síntomas de la esquizofrenia son de dos tipos: positivos y negativos, según los cuales las personas pueden tener distintos tipos de tratamiento para sobrellevar sus síntomas.

En este sentido, podemos describir a los síntomas positivos como manifestaciones llamativas que no son comunes en el resto, como las alucinaciones, delirios o los pensamientos desorganizados, pero los cuales pueden ser controlados con medicamentos y por ende, la persona puede tener un grado de adaptación funcional. .

Mientras que los síntomas negativos representan un daño cerebral importante, debido a la pérdida neuronal, pero que pasan desapercibidos porque no se manifiestan, entre ellos podemos destacar: apatía, falta de interés, empobrecimiento de la expresión emocional, abulia y retraimiento en las relaciones sociales. Lo más grave de estos síntomas es que no pueden ser tratados con medicamentos.

Existen varios tipos de esquizofrenias, según sus síntomas:

2.1. Paranoide

Como su nombre lo indica, predominan las ideas delirantes, pero además se tiene una constante sensación de persecución y manipulación aunada a las alucinaciones.

2.2. Catatónica

En esta la persona puede experimentar episodios de parálisis e inmovilizaciones, se trata de una alteración de la movilidad.

2.3. Hebefrénica

Conocida también como desorganizada, en esta tiene prioridad los pensamientos, lenguajes y comportamientos desorganizados, así como desequilibrios emocionales.

2.4. Indiferenciada

Esta clasificación se da lugar cuando se manifiestan distintos síntomas pero, sin que exista uno en particular que se presente con más fuerza que el resto. Por lo que no entran en ningún subtipo.

2.5. Residual

En esta esquizofrenia predominan son los síntomas negativos y no ocurren (o se presentan en un nivel muy bajo) los síntomas positivos.

3. Trastorno esquizoafectivo

Este es un trastorno donde se manifiestan algunos síntomas propios de la esquizofrenia (alucinaciones y delirios) pero además muestran alteraciones significativas del estado del ánimo, que se muestran como manía o depresión. En este sentido, la persona puede experimentar creencias ficticias y alucinaciones, junto a un estado emocional desequilibrado, el cual puede ser solo con episodios de tristeza extrema o en combinación con estados de exaltación anormal.

4. Trastorno Esquizofreniforme

Este tipo de trastorno es comúnmente confundido con la esquizofrenia, ya que presentan los mismos síntomas del criterio A de esta (alucinaciones, pensamientos desorganizados, catatonia, delirios, síntomas negativos, etc.) pero se pueden distinguir con el tiempo de duración, el cual es de uno a seis meses, mientras que la esquizofrenia puede durar más tiempo.

5. Trastorno Psicótico Breve

Esta suele ser por lo general una respuesta natural del organismo ante un evento traumático experimentado por la persona o si se ve sometida a una cantidad de estrés agobiante, donde los síntomas que se experimentan son idénticos a la esquizofrenia. Se distingue de la misma porque estos episodios tienen una duración de pocos días y tiende a desaparecer sin ninguna consecuencia negativa para la persona, además que no la vuelve a experimentar nunca más.

6. Trastorno psicótico compartido

Llamado a su vez como ‘Folie à deux’, es uno de los trastornos psicóticos más inusuales, así como uno de los más llamativos en la psicopatología. Consta de que dos personas pueden compartir los mismos síntomas de alucinaciones y delirios al mismo tiempo, por lo general ocurre con personas que son familiares o comparten vínculos estrechos y que hayan pasado por algún evento traumático o un aislamiento.

7. Trastorno Psicótico inducido por sustancias

Como su nombre lo indica, se tratan de alucinaciones o ideas delirantes que son consecuencia de la administración de sustancias al organismo, bien sea por consumo de drogas, reacciones secundarias a medicamentos o abuso de alcohol. Estos episodios suelen durar alrededor de unas horas o días y desaparecen cuando el efecto de la droga haya terminado.

8. Trastorno Psicótico debido a una enfermedad médica

En este caso, los episodios psicóticos son causados debido a que son el resultado de alguna enfermedad o lesión cerebral que afecte el funcionamiento de la percepción y la interpretación de los estímulos externos. Como son el caso de tumores cerebrales.

Causas

No existe una causa que origine por completo los trastornos psicóticos, pueden tener unas causas orgánicas, hereditarias, como producto de enfermedades y lesiones cerebrales o consecuencias de abusos de sustancias o medicamentos. Las cuales causan una alteración considerable en las regiones cerebrales que se encargan de procesar la percepción que se tiene del entorno, así como las conexiones sinápticas de los neurotransmisores, generando creencias distorsionadas de lo que sucede en la realidad, así como de los estímulos que llegan de la misma.

Las causas también pueden diferenciarse teniendo en cuenta la diversidad de los tipos de trastornos psicóticos, es decir, si prevalecen las ideas delirantes o las alucinaciones, si se combinan o están involucrados otras alteraciones (como es el caso del trastorno esquizoafectivo).

Tratamientos

Lo más importante a tener en cuenta en estos casos es identificar los síntomas presentes en la persona, para poder evaluar el nivel de gravedad y saber cuál es el tratamiento más indicado para su caso, con la finalidad de eliminarlos por completo o disminuir su daño. Esto a su vez definirá si la persona puede seguir desenvolviéndose en su ambiente con el tratamiento o si es necesario que acuda a un instituto psiquiátrico para que pueda tener un cuidado especial y mayor vigilancia.

  • Los tratamientos que suelen ser recomendados para estos casos son:

  • Medicamentos psiquiátricos de antipsicóticos, los cuales pueden mejorar los efectos de las alucinaciones y delirios.

  • Terapia psicológica, en la cual la persona aprende a controlar sus estados de ánimos cambiantes, entender el origen de sus falsas creencias y reconocerlas, así como identificar alguna alucinación. De manera que pueda tener una adaptación adecuada a la realidad de su entorno.

Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *