Los 18 trastornos mentales más comunes


Un estilo de vida saludable es el ideal a perseguir en todo momento de nuestra vida. Gozar de una buena condición física, estabilidad emocional y tranquilidad mental, metas que deberíamos perseguir para mantener un equilibrio adecuado en nuestro cuerpo y mente. Sin embargo, no todas las personas pueden mantener una armonía perfecta en cuanto a su salud mental.

Los trastornos mentales son todavía un tema tabú en la sociedad, ya que son vistos de manera negativa y lo menos que las personas quieren es tener que lidiar con ello. Películas de Hollywood tales como ‘El silencio de los inocentes’, ‘Psicosis’ e incluso la nueva película de ‘El Joker’ nos muestran esa faceta oscura de los trastornos mentales.

Sin embargo, este no es el caso de algunas personas que lo padecen en la vida real, ya que, con el tratamiento correcto pueden gozar de una vida excelente. Razón por la cual es necesario que se realicen mayores campañas de concientización y sensibilización hacia este tema, pero sobre todo, en alentar a las personas a tener mayor interés y una mente abierta sobre esta realidad.

Tomando en cuenta esto, te presentamos a continuación los trastornos mentales más comunes que pueden padecer las personas en cualquier momento de su vida.

¿Qué son las enfermedades mentales?

Los trastornos mentales se caracterizan por ser una alteración en la actividad cerebral de las personas, que pueden ser causadas por lesiones, accidentes, herencias genéticas, malformaciones o abusos de sustancias. Trayendo como consecuencias afecciones en las áreas emocionales, de razonamiento, control de impulsos, comportamientos, conductas y estados de ánimos que pueden impactar negativamente en las esferas de la vida cotidiana de una persona (laboral, personal, social, etc.).

Las enfermedades mentales se manifiestan de maneras diferentes entre sí, dependiendo de su nivel de gravedad en las áreas de la vida de la personas. Además pueden aparecer a cualquier edad (aunque la mayoría suelen surgir a partir de la adultez temprana, la adultez media o la adolescencia tardía.

Trastornos mentales más comunes

En la actualidad suele existir un reconocimiento erróneo de los trastornos mentales, llegando al punto de normalizarlos (como es el caso de la ansiedad o la depresión) pero es importante tener en cuenta reconocer que las enfermedades mentales son un asunto serio que afectan tanto a la persona que lo padece como a sus familiares.
Así que si quieres aportar un grano de arena, comienza por conocer las enfermedades mentales más comunes en el mundo.

1. Trastorno Depresivo Mayor

Este trastorno forma parte de la categoría general de los trastornos del estado de ánimo y es una de las más comunes de padecer en las personas. Por lo general se activa después de sufrir un evento traumático o un impacto emocional tan fuerte que desencadena sentimientos negativos, desesperanza, desconfianza y pérdida del interés en general. Afectando el rendimiento normal de la persona, sus relaciones y su bienestar en general físico, anímico y psicológico.

Estos síntomas tienen distintas prevalencias, las cuales pueden durar solo semanas (caso del episodio depresivo mayor) o meses (caso de depresión clínica) o incluso aparecer y desaparecer a lo largo del año (caso del trastorno depresivo recidivante).

2. Trastorno Bipolar

Antes conocido como trastorno maníaco-depresivo, pertenece también a la clasificación de los trastornos del estado de ánimo. En esta enfermedad las personas suelen pasar por episodios descontrolados de inmensa tristeza y desesperanza (síntomas de depresión) así como episodios de euforia y conductas de riesgo (episodios de manía) en un ciclo constante. Aunque existen aquellos que tienen mayor prevalencia por un episodio sobre el otro.

Para las personas que lo padecen se les dificulta mantener un equilibrio emocional en cualquier esfera de su vida, ya que sus cambios súbitos y desproporcionados de humor afectan la calidad de su cotidianidad, así como sus relaciones e incluso su confianza propia.

3. Trastorno de Ansiedad Generalizada

Esta es tanto una clasificación para la ansiedad en sí misma, como una clasificación global para otros trastornos que veremos a continuación. La ansiedad generalizada se trata del padecimiento de los síntomas comunes de esta (preocupaciones, temblores, nerviosismo y pánico) pero de forma exacerbada, crónica y continua, de manera que esta impide a la persona que se desenvuelva regularmente en su cotidianidad.

Recordemos que la ansiedad es un estado natural del ser humano que tiene como función activar el sistema para resolver un problema, de seguro en algún momento lo has experimentado y no es una sensación muy placentera. Sin embargo, las personas que sufren de esta enfermedad viven con estos síntomas a diario y de manera exagerada, tales como: insomnio, taquicardia, sudoración excesiva, temblores o tics nerviosos, tensión muscular, falta de atención, etc.

4. Trastorno de pánico

Esta enfermedad pertenece a la clasificación de los trastornos de ansiedad y se caracteriza por episodios sorpresivos, de gran intensidad y paralizantes de temor absoluto. Estos tienen una duración muy corta de tiempo (entre 10 o 30 minutos) pero hay quienes reportan sentirlos por hasta una hora y de forma contínua en el día.

También es conocido como ataques de pánico o crisis de ansiedad, pueden ocurrir en cualquier momento del día sin ninguna razón aparente. Lo que lleva a la persona aislarse de todo aquello que pueda ocasionar este tipo de angustia exagerada.

5. Trastornos fóbicos

Conocido comúnmente como las fobias, también pertenece a la clasificación de los trastornos de ansiedad y a su vez se desglosa en diferentes tipos de fobias (zoofobia, fobia específica, fobia social y agorafobia)

En este trastorno los individuos no solo se encuentran incapacitados para enfrentar sus temores sino que la sola idea de tener que presenciarlos les paraliza y aterroriza por completo. Desarrollando así un miedo irracional al tener que estar frente a frente al estímulo estresor o si quiera a exponerse a una situación donde esto pueda mínimamente ocurrir, por lo que prefieren resguardarse en el aislamiento e incluso el encierro total.

6. Trastorno Obsesivo Compulsivo

Llamado también TOC por sus siglas, es parte de los trastornos de ansiedad y uno de los más comunes que padecen las personas. Esta se manifiesta en distintos niveles pero tienen en común un comportamiento repetitivo y un pensamiento recurrente sobre algo en particular. Por ejemplo: limpieza, orden, organización, paridad, igualdad, conductas sociales aceptables, presentación, comunicación, etc.

Complicando así la concentración y enfoque en otras cosas de su cotidianidad, ya que estas conductas pasan a formar parte de la rutina diaria y de no ser cumplidas al pie de la letra (según como creen en sus mentes) puede generar estrés y angustia.

7. Trastorno por Estrés Postraumático

El último de los pertenecientes a la clasificación de trastornos de ansiedad y uno de los más difíciles de afrontar por quienes lo padecen. Se caracteriza desencadenar una serie de pensamientos, acciones, comportamientos y emociones alteradas como resultado de haber sido expuestos a un trauma muy fuerte, el cual siguen reviviendo seguido al percibir cualquier elemento que les recuerde el incidente.

Afecta a otras partes de la vida de las personas, como el sueño, el descanso, el trabajo, las relaciones y el desenvolvimiento social natural. Además tienden a generar sentimientos de culpa, ira y responsabilidad por lo ocurrido, lo cual agrava siempre su estado y los lleva a recluirse.

8. Trastornos de la conducta alimentaria

Estos son uno de los trastornos más comunes en las edades de la adolescencia y la adultez temprana, inclusive existen casos donde puede manifestarse en la niñez, debido al crecimiento, exposición o traumas relacionados con el peso de la persona. El cual se convierte en una obsesión para poder adelgazar por cualquier medio, incluyendo las prácticas de inducción de vómito, toma de laxantes y diuréticos y rutinas de ejercicios descontroladas.

Trayendo como consecuencia problemas de salud, de recuperación muscular, desarrollo de enfermedades degenerativas temprana, problemas para concebir y problemas neuronales.

Consta de tres tipos:

  • Anorexia nerviosa (evitación de la ingesta de comida, cuyo fin es la pérdida de peso continua y sin control a través de medios excesivos de adelgazamiento)

  • Bulimia nerviosa (patrones de ingesta irregulares, donde se dan atracones masivos y luego conductas para eliminar dicho alimento)

  • Trastorno por atracón (ingesta desmedida de comida, donde suelen aparecer sentimientos de arrepentimiento y preocupación por el peso ganado)

9. Trastorno Dismórfico Corporal

Otro de los trastornos más comunes en las edades juveniles (adolescencia y adultez temprana) que puede afectar tanto a mujeres como hombres, quienes estén obsesionados con su apariencia física. En el trastornos las personas contínuamente encuentran alguna anomalía, alteración o imperfección en sus rasgos corporales que solo ellos son capaces de percibir, así como la magnificación de algún problema corporal que puedan tener.

A pesar de que es una distorsión propia, ellos aseguran que las demás personas pueden ver sus defectos y utilizarlos como burla. Esa es la razón por la cual hacen prácticas para ocultarlo o ‘repararlo’ como el uso de maquillaje elaborado, retoques de maquillaje continuos, chequeo de su imagen en cada estructura reflectante y en casos más serios abusando de las cirugías y tratamientos estéticos.

10. Trastorno límite de la personalidad

Esta enfermedad se encuentra dentro de la categoría general de los trastornos de personalidad. Se trata del cambio incesante y drástico en el comportamiento de una persona, es conocido también como ‘borderline’, donde la persona experimenta una necesidad de vivir conductas de riesgo y emociones intensas llenas de energía y peligro.

Pueden además experimentar momentos prolongados de ira, violencia y relaciones íntimas exacerbadas, donde complazcan e idolatren a su pareja hasta un punto irreal o busquen satisfacciones sexuales intensas. Por lo general, las personas que sufren de este trastorno poseen una personalidad delicada e insegura y es casi como si buscaran alejarse por completo de esa imagen.

11. Trastorno Antisocial

Este trastorno, el cual también entra en la clasificación de trastornos de la personalidad, tiende a ser muy confundido con las conductas asociales, debido a su inclinación por evitar las relaciones sociales y preferir el aislamiento. Sin embargo, en este trastorno, las personas pueden adquirir conductas delictivas, violentas y manipulativas.

Esto se debe a que estas personas tienen demasiado miedo de verse expuestas ante los demás, que los utilicen o se burlen de ellos. Por lo que también pueden desarrollar otros trastornos como depresión, agorafobia o ansiedad generalizada.

12. Trastorno del Espectro Autista

Este trastorno se encuentra dentro de la clasificación de los trastornos del neurodesarrollo infantil, se desarrolla durante la infancia y tiene distintos niveles de gravedad en cada niño, aunque tienden a afectar de forma global a la esfera social y emocional, en el sentido que los niños con autismo prefieren estar solos y tienden a evitar las relaciones interpersonales, así como las muestras de afecto. Aunque se reconoce que poseen una mayor agudez mental, un gran intelecto, mejor manejo de la organización y de perfeccionamiento.

Esta es una enfermedad genética por completo, es decir, se produce por una alteración en los genomas y mientras más temprano se realice el diagnóstico, más opciones tendrá el niño de llevar una vida regular y adaptativa adecuada con la ayuda de terapias psicológicas y pedagógicas. .

13. Trastorno de Atención e Hiperactividad

Conocido también como TDAH y como parte de los trastornos del neurodesarrollo, es uno de los trastornos más comunes en los niños y tiende a confundirse con un comportamiento agitado común en los pequeños por falta de descarga de energía. Por ello, la mejor manera de detectarlo es observar el patrón de comportamiento, la intensidad y la regularidad con la que se manifiestan los síntomas en cada esfera de su vida (falta de atención, oposicionismo, conductas desafiantes, impulsividad, dinamismo extremo)

Algunos niños pueden manifestar ambos síntomas (atención e hiperactividad) o tener una mayor inclinación a una de ellas. Se puede controlar con terapia psicológica y de ser necesario con psicofármacos que reduzcan la excitación neuronal.

14. Trastornos del neurodesarrollo infantil

En este trastorno se engloban varias afecciones correspondientes a las diferentes áreas del desarrollo infantil (motriz, emocional y cognitivo) los cuales pueden estar asociados tanto a una alteración genética, a una enfermedad hereditaria o a una habilidad no desarrollada durante la infancia. Las cuales sino son tratadas a tiempo y estimuladas con ayuda psicológica y pedagógica, pueden afectar al niño en su futuro.

Entre las más comunes destacamos: trastornos del aprendizaje, de la comunicación, retraso global del desarrollo y discapacidad intelectual.

15. Trastorno explosivo intermitente

Otro trastorno que se manifiesta regularmente durante la etapa infantil, en especial después de la etapa preescolar, se caracteriza porque el niño muestra conductas agresivas, oposicionistas, berrinches, hiperactividad, causar daños materiales o a otras personas, sin tener un detonador aparente. Una característica extra de este trastorno es que suelen culpar a los demás de sus acciones, no asumen las consecuencias y muestran conductas manipulativas emocionales (en general en los padres)

Parecen que no se dan cuenta o no les importa su comportamiento ni del caos que generan y aunque este no suele durar más de unos minutos, para dar luego paso a la calma, pueden existir varias exposiciones durante el día y agravarse más y más.

16. Trastorno delirante

pertenece a la clasificación de los trastornos psicóticos, donde la persona tiende a desligarse de la realidad (bien sea como una especie de defensa, una alteración cognitiva o para escapar de un trauma previo)

En el trastorno delirante, la persona experimenta delirios, las cuales son ideas y pensamientos recurrentes obsesivos sobre alguna cosa de la cual está convencida que le sucede y que no está sucediendo en realidad. Esto es también conocido como paranoia delirante.

17. Esquizofrenia

Es uno de los trastornos más fuertes de todos ya que, la persona no solo manifiesta una alteración a nivel social, emocional y cognitivo, sino que experimenta alucinaciones de tipo visual, auditiva y en algunos casos kinestésica, los cuales son tan perturbadores que pueden llevar a la persona a aislarse por completo de la sociedad o tener conductas delictivas y agresivas.

Aunque se ha manifestado en algunos estudios que, no se pierden algunas capacidades superiores como el intelecto, la memoria, la comprensión y la creatividad (por la que es muy famosa encontrar entre pacientes esquizofrénicos)

Se sabe que no tiene una cura, pero con una detección temprana, asistencia psicológica y tratamiento farmacológico es posible llevar una vida tranquila y tener una adecuada adaptación social.

18. Demencia

Este es un trastorno que se manifiesta durante la etapa de la adultez media y tardía (vejez) la cual consta de diferentes síntomas degenerativos, afectando principalmente las habilidades aprendidas, la capacidad de relación social, la independencia, la atención, la memoria y causa también alteraciones emocionales, por lo que las personas suelen mostrar estados intensos de tristeza, desconfianza y pérdida de interés. En casos más graves también pueden presentarse alucinaciones, paranoias y comportamientos irregulares

Es conocida también como demencia progresiva, uno de los tipos de demencia más conocidos es la enfermedad de Alzheimer.

Referencias bibliográficas

  • Felice VD, Moloney RD, Cryan JF, Dinan TG, O’Mahony SM (2015). «Visceral Pain and Psychiatric Disorders». Mod Trends Pharmacopsychiatri (Revisión).
  • Mediavilla, Daniel (23 de octubre de 2019). «Por qué hombres y mujeres tienen distintas enfermedades mentales». El País.
  • Organización Mundial de la Salud. «Trastornos mentales».
  • Triglia, Adrián; Regader, Bertrand; García-Allen, Jonathan (2016). Psicológicamente hablando. Paidós.

Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *