Los 15 tipos de hormonas principales (y sus funciones)


Muchas veces hemos escuchado la frase ‘estás hormonal’ o ‘ese problema se debe a tus hormonas’, al momento en que experimentamos ciertas molestias o anomalías físicas tanto externas como internas, en especial cuando no parece existir una causa médica aparente. Pero ¿qué tanto pueden afectar las hormonas a nuestro organismo? La respuesta es clara: mucho. Y es que las hormonas regulan gran parte de nuestras funciones corporales, encargándose de miles de procesos biológicos del organismo que. Sin ellas, no podríamos gozar de nuestra calidad de vida y menos de una vida saludable.

A pesar de que exista cierta estigmatización con las hormonas, como por ejemplo que vuelvan a las mujeres extremadamente sensibles y a los hombres un tanto agresivos, que por desajustes en su síntesis se sufre de obesidad o no se puede conseguir el cuerpo deseado, las hormonas traen consigo múltiples beneficios al organismo, ya que sin ellas, básicamente, no podemos vivir.

¿Te gustaría saber la razón detrás de todo ello? Entonces no te pierdas el siguiente artículo donde hablaremos de los tipos de hormonas principales que se encuentran en nuestro organismo y las funciones que cumplen en el mismo.

¿Qué son las hormonas?

Primero conozcamos un poco más acerca de las hormonas. Se denominan hormonas a todas aquellas sustancias químicas que presentan diversos tipos de naturaleza, dependiendo de su lugar de síntesis en las glándulas del sistema endocrino, y que son liberadas posteriormente a los vasos sanguíneos, a través de los cuales se desplazan para regular la activdad de nuestro organismo.

A su vez trabajan como mensajeros del cerebro a diferentes órganos o tejidos para que cumplan con una función en específico, mediante una conexión de forma directa al sistema nervioso y permitiendo así que el cuerpo en responda adecuadamente a los estímulos que recibe.

Glándulas endocrinas

Funciones principales de las hormonas

Aunque cada hormona cumpla un papel esencial, podemos catalogar varias funciones principales por las cuales son reconocidas estas sustancias químicas en la función de nuestro cuerpo:

  • Permite el crecimiento. Y no nos referimos solamente a la estatura, sino a la maduración corporal, mental y emocional de cada persona.

  • Forman una gran parte de nuestro desarrollo sexual, razón por la cual tanto hombres como mujeres experimentan diversos cambios luego de la pubertad.

  • Influyen en el estado de ánimo, ya que cuando ocurre algún tipo de cambio emocional, decaídas o episodios de manía, se pueden deber a que existe una alteración en las hormonas encargadas de su regulación.

  • También pueden actuar sobre nuestros pensamientos y comportamiento. Aunque no gobiernen por completo sobre estos, sí existe una alteración en ciertas hormonas. Las personas pueden llegar a manifestar cambios radicales en su forma de ser y expresarse.

  • Actúan directamente sobre nuestra capacidad reproductiva y por ende, sexual.

  • Pueden activar e inhibir enzimas, dependiendo de las necesidades de nuestro organismo.

  • Son partícipes del almacenamiento y uso que le damos a nuestra energía en la cotidianeidad.

Tipos de hormonas principales y sus funciones

Como ya lo hemos repetido con anterioridad, existen diversos tipos de hormonas en nuestro cuerpo, pero esta vez nos enfocaremos en las que más resaltan debido a sus funciones en el organismo.

1. Hormonas de crecimiento

Es quizás el conjunto hormonal más conocido por todos, no solo por sus efectos observables sino por los cambios internos que representan para los adolescentes, aunque este no es el único efecto de las mismas. Conocidas también como somatotropina, poseen el objetivo de favorecer la regeneración de los tejidos, la reproducción de las células y la estimulación del crecimiento físico adecuado para cada persona, incluyendo el desarrollo muscular y la acumulación de calcio en los huesos.

Es por eso que podemos observar cuándo existe un problema en la distribución de estas hormonas. Por ejemplo, si existe una disminución de estos niveles, los niños poseen una baja estatura y los jóvenes tienen retrasos en el desarrollo sexual. Mientras que si hay un aumento desmedido de estas hormonas, existen problemas en el procesamiento de la glucosa, distorsiones en el crecimiento de los huesos maxilares, sudoración extrema o presión sobre los nervios.

2. Estrógenos

Conocidas como las hormonas sexuales femeninas, son las que se encargan de regular todos aquellos procesos correspondientes al sistema reproductivo de las mujeres, desde el cuidado de la multiplicación celular en ovarios y el útero, hasta la capacidad de quemar grasas, puesto que también influyen en el metabolismo.

Es por ello que algunas mujeres pueden presentar dificultades para bajar de peso, mantenerlo o ganarlo, así como trastornos en el ciclo menstrual, por ejemplo, que aparezca de manera irregular, con poco sangrado o abundante sangrado en exceso. E incluso, cuando estas se van reduciendo hasta casi su desaparición, es cuando las mujeres manifiestan la menopausia.

3. Progesteronas

Estas también son hormonas presentes en el cuerpo femenino. Regulan el ciclo menstrual, actuando con mayor fuerza al final del mismo durante la etapa de ovulación y el período de gestación. Razón por la cual, en el momento del embarazo, el período se detiene. Su función principal es la de apartar el cuerpo para la preservación y desarrollo del feto, protegiéndolo del sistema inmunológico (para evitar un aborto espontáneo).

4. Hormona antimulleriana

Esta es otra de las hormonas que podemos conseguir en el cuerpo femenino y que tiene un efecto directo en la salud sexual y reproductiva de las mujeres, ya que se encarga de calcular y preservar de la mejor manera posible los óvulos totales de las mismas; de manera que se pueda tener una medición de la cantidad de ovocitos disponibles en los ovarios.

5. Testosterona

Estas son conocidas por ser las principales hormonas masculinas, aunque ¿sabías que también se encuentran presentes en las mujeres en cantidades mínimas? En los hombres actúa de manera directa sobre el desarrollo de la próstata, los testículos, la masa muscular, la aparición del vello púbico y corporal, así como el agravamiento de la voz, es decir, todas aquellas características básicas de la masculinidad. Otro efecto interesante de esta hormona en los hombres, es que promueve el crecimiento de los órganos internos, razón por la cual, son más grandes que los de las mujeres.

6. Tiroxina

Como su nombre te puede dar una idea, es la hormona principal que se libera de la glándula tiroides, es también conocida como tetrayodotironina o T4 (poseyendo 4 átomos de yodo) y posee una gran importancia en el mantenimiento adecuado de nuestro estado físico. Gracias a que se encarga de regular el metabolismo, así como de controlar el crecimiento y participar en la síntesis proteica, pero su acción más conocida es la de convertir la grasa en energía.

Esta es la razón por la que, cuando existe una baja producción de tiroxina, las personas tienen problemas de aumento de peso, baja circulación, ritmo cardíaco lento y sensibilidad al frío. Mientras que quienes tienen un exceso de esta hormona pueden tener alteraciones en el apetito, bajas considerables de peso, taquicardias y poca tolerancia al calor.

7. Adrenalina

La adrenalina no es solo lo que sientes con una actividad emocionante, sino que es una de las hormonas más importantes del organismo, ya que a su vez es un neurotransmisor cerebral, por lo que se encarga de traspasar y recibir información entre las neuronas. Es también llamada epinefrina y su función principal es la de llenarnos de energía, no solo para mantener un estado de ánimo positivo, sino para mantener el funcionamiento adecuado de los órganos.

A su vez, se encarga de mantener nuestro estado de alerta, por lo que podemos responder de manera casi inmediata a diferentes estímulos externos, añadiendo de ser necesario más fuerza y potencia a los músculos, huesos y las respuestas cerebrales. Un ejemplo de ello es nuestra respuesta natural de huida o enfrentamiento que se activa en los momentos de peligro.

8. Serotonina

Es posible que hayas escuchado de esta hormona por su apodo de ‘hormona de la felicidad’ y, aunque no es la responsable de darnos momentos felices, sí es la encargada de proporcionar a nuestro organismo las sensaciones de bienestar, satisfacción y relajación que nos inducen a un sentimiento de plenitud. Sin embargo, también tiene un gran efecto sobre la percepción cognitiva, la regulación del apetito, la actividad motriz y en la temperatura corporal.

9. Oxitocina

Llamada también como ‘la hormona parental’ ya que tiene un gran protagonismo durante la regulación de la conducta de los padres en la crianza y protección de sus hijos, además ayuda en la estimulación de la lactancia materna y las contracciones uterinas en el momento del parto. Aunque se le reconoce de igual manera por su papel como hormona social, debido a que es un neuromodulador de los comportamientos sociales, las expresiones emocionales, las relaciones y patrones sexuales.

10. Noradrenalina

Es tanto una hormona como un neurotransmisor debido a sus funciones fisiológicas y homeostáticas, entre las cuales están influir en el ritmo y las contracciones cardíacas, así como en la actuación directa del estrés, razón por la cual es conocida como hormona del estrés. Su función es mantenernos en constante alerta hasta que el estímulo haya desaparecido o se haya resuelto el problema que nos preocupa.

Neurotransmisor

11. Dopamina

Esta es también tanto una hormona como un neurotransmisor ya que se encuentra casi con exclusividad en el sistema nervioso autónomo, donde su función principal es recibir y transmitir las sensaciones de placer. Sin embargo, también es la encargada de la motivación, de dar respuestas a los estímulos con cargas emocionales, la toma de decisiones y el aprendizaje.

12. Melatonina

Esta es la hormona responsable de controlar el proceso del sueño-vigilia y aunque se produce de manera natural por nuestra glándula pineal, también podemos encontrarla de forma artificial en somníferos. Un dato curioso sobre esta hormona es que se estimula con la oscuridad, lo cual causa en la persona el efecto de querer dormir y por eso, mientras más luz exista en el ambiente, menos producción de melatonina existe y por ende, menos ganas de dormir.

13. Glucagón e insulina

Cabe destacar que ambas son hormonas diferentes, pero que juntas tienen la capacidad de actuar en un proceso significativo en el organismo y es la regulación de los niveles de azúcar o glucosa en la sangre. En el caso de la insulina, se activa cuando los niveles de glucosa en la sangre son altos, mientras que el glucagón se activa en el caso contrario, cuando el azúcar en la sangre es muy bajo.

14. Prolactina

Esta hormona se encarga de la producción de la leche materna en las glándulas mamarias de los senos, cuando las mujeres han dado a luz, para poder alimentar a sus bebés. También se estima que esta hormona tiene relación directa con el placer sexual luego del sexo.

15. Histamina

¿Alguna vez te has preguntado cómo el cuerpo es capaz de protegerse contra las infecciones? Pues esta hormona es la respuesta a esa pregunta, ya que se encarga de estimular la respuesta inmune a los agentes estresores y a inducir la inflamación del tejido frente a alguna lesión para evitar su agravamiento.

Referencias bibliográficas

  • Silver, R., Kriegsfeld, L.J. (2001) “Hormones and Behaviour”. Encyclopedia of Life Sciences.
  • Gross, Richard (2010). Psychology: The Science of Mind and Behaviour. Londres: Hachette UK.
  • Oravec, S. (2018) “Diseases of the Endocrine System”. Comenius University in Bratislava, Faculty of Medicine.

Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *