LO QUE HACES COMO TRADER SE DISEÑÓ COMO NIÑO


Dime cómo es tu trading y te diré cómo eres tú. Porque resulta que si has hecho del perfeccionismo tu bandera, y aplicas cierto nivel de exigencia sobre ti mismo y sobre el mercado, tal vez consigas aprovechar la parte positiva de esa característica, pero no es menos cierto que el aspirante a trader que es perfeccionista se paraliza ante oportunidades bien definidas aunque no perfectas, sufre con los resultados negativos, trabaja para encontrar una operativa que se ajuste a su ideal imposible. Si has hecho de la agresividad tu bandera, es posible que intentes vengarte del mercado, que te lances a “enseñarle” al precio de qué material estás hecho, que ataques una y otra vez, y otra más.

Dicen que el arte está en los ojos del que mira, y de igual manera cualquier rasgo de personalidad puede jugar a tu favor. Un cierto coraje para tomar una cuarta operación cuando has perdido las tres anteriores, puede ser un buen activo, también un cierto grado de perfeccionismo te ayudará a tener claridad sobre los aspectos técnicos de tu sistema, o una cierta capacidad irónica te permitirá reirte de tu drawdown mientras tus resultados regresan a la media. El problema puede aparecer cuando te identificas con un algo que tenía sentido en tu infancia pero que no apoya en quién te has convertido ahora, que te permite navegar las primeras etapas de tu vida pero que en este momento bloquea tu progreso.

La persona que busca la seguridad a través del control, por ejemplo, está perdida como trader si tiene que tomar decisiones con información parcial.

Quién ha aprendido a doblegar, a base de fuerza de voluntad, los obstáculos de la vida, puede sufrir mucho como trader en un terreno de juego donde solamente puede salir victorioso ganándose a sí mismo.

El seductor que ha aprendido que posicionarse a través de la persuasión, que ha conseguido su éxito en base a sus habilidades de comunicación, se frustra mucho ante la absoluta falta de respuesta por parte del mercado. Los encantos que ha cultivado y que tantos beneficios le han aportado no le servirán de nada como trader.

En cada fortaleza se encuentra una debilidad, en cada debilidad una fortaleza. Nos lo enseña el Tao Te King. Lo que quiero que veas son dos cosas: por un lado que tienes una forma de posicionarse en el mundo que no es la única que puedes tener, sino más bien la que has aprendido a explotar a tu favor. Frente a los retos que has tenido que afrontar, a la interpretación que has hecho de esos retos y de la forma misma como los has abordado, has cincelado determinadas estrategias que, con el tiempo, has hecho tuyas. Ahora forman parte de ti y están, por lo general, por debajo de tu nivel de consciencia. Y por otro lado, puede que el reto que debes superar hunda sus raíces en aspectos que tu crees que te definen pero que en realidad son opciones.

Una parte importante de los primeros años de tu vida los pasaste buscando tu lugar, dando sentido a lo que vivías, aprendiendo a relacionarte con el mundo, con los demás y contigo mismo. Tus interpretaciones de lo que creías vivir, crearon los cimientos de esos rasgos de personalidad que ahora definen como tu esencia, pero que tal vez sean solamente una de las infinitas formas en las que puedes colapsar.

Debes ver si esto que te digo es verdad para estar en condiciones de liberarte.

Si determinado comportamiento te ayudó a sobrevivir en un entorno hostil, si te ayudó a encontrar sentido a tu vida, o a lograr tus objetivos, eso es solamente un aprendizaje, no es tu destino.

Tú has decidido, consciente o inconscientemente, interpretar lo que crees haber vivido, y ahora estás en condiciones de interpretarlo de una manera más adaptativa. Quieres que tus interpretaciones estén a su servicio y no estar tú al servicio de tus interpretaciones.

Eres una persona frágil solamente si te haces a ti mismo frágil, como eres una persona con un poder ilimitado si decides que así es. Se trata del poder ontológico del diálogo interior.

No es algo nuevo, es algo que ha estado esculpiendo toda tu vida. Lo que digo es que te des cuenta y lo hagas funcionar a favor de tu mejor interés. Mantén aquellos rasgos que te apoyan y diseña a través de la reinterpretación activa de ti mismo los que no te favorecen.

Como trader no puedes ser pusilánime, como no puedes ser extremadamente agresivo, no puedes golpear el mercado ni arrollarlo con tu furia, no puedes seducirlo con tus argumentos y tu lógica sofista. Deja a un lado las respuestas agresivas, humorísticas, seductoras, extremadamente controladoras si no están al servicio de tus objetivos, y desarrolla interpretaciones alternativas que apoyen tus metas.

Tu no eres una roca sino más bien una ola en un mar de infinitas posibilidades.

Sé la ola que necesites ser. Observa con qué te haces tropezar y decide que elegirás otro camino. Si la perfección paraliza la toma de decisiones, si no terminas de cerrar tu trading plan porque aún no es suficientemente bueno, di basta a esa necesidad psicológica. Tal vez cierto grado de perfeccionismo te ayudó en tu juventud, pero puedes vivir en otras interpretaciones.

Si la improvisación de última hora te dió buenos resultados y crees que eres bueno en este tipo de decisiones, pero resulta que tus resultados como trader indican que no puedes ser consistente improvisando entradas, di basta. No eres un esclavo, no estás esculpido en mármol. Colapsa en una interpretación distinta. Libérate de ese corsé.

Si la desconfianza se te ha enquistado y vives en un posicionamiento suspicaz, dudas de tus entradas, de tus posibilidades y de tu valor, levántate y decide que eso ya no te representa. Tal vez te ayudó a hacer frente a determinados retos pero no hace falta que estés alerta, no eres un ciervo acosado por tigres. Tú eres el tigre. Realiza eso y di basta.

Cada trader se enfrenta a sus propios demonios. Los retos que afrontamos son individuales porque cada uno de nosotros ha pasado por su vida a su manera. En nuestras diferencias están nuestras grandezas, solo debemos verlo y dejar que se expresen a nuestro favor.

Yo no sé a qué te enfrentas tú específicamente pero no estás solo en tu lucha. Otros muchos comparten el mismo tipo de sufrimiento y libran sus batallas a su manera. Lo que sí que sé es que cuando te des cuenta de que el obstáculo eres tú mismo estarás en disposición de ver que en la mano tienes la llave que abre la puerta.

Habla con tus padres, con tus amigos, con tus hermanos. Pregúntales sobre qué hacías de pequeño para superar tus retos. ¿Rehuías el conflicto, lo afrontamos, lo buscabas? ¿Te encerraste en ti mismo, o te escudaste en los demás? ¿hacías ver que no existía o lo magnificamos?

Lo que sea que hicieras fue una de entre infinitas opciones. Que funcionase para ti, no implica que siga funcionando, ni que fuese la mejor opción. Hay otras posibilidades y puedes interpretarse de manera que estés favoreciendo tus objetivos.

Creo que como trader debes cuestionar si las interpretaciones que haces de ti mismo y de tus posibilidades son las que necesitas, si están a tu favor y te ayudan a lograr tus objetivos, y en caso contrario aprender a librarte de ellas y a reinterpretar.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *