Lleva tu trading a la fase final


Cuando no te has introducido aún en el mundo del trading, suele ser habitual que uno piense que, el elemento clave que determina el éxito es algo técnico y complicado. Hay determinado conocimiento que permite ganar dinero en esa profesión, o tal vez se trate de tener suerte, o de algo más perverso como tener grandes recursos, o contactos y determinada información privilegiada.

Y lo que haces, si te interesa, es curiosear en youtube o en alguna librería donde encontrarás, sobre todo, libros que hablan de la bolsa, de los mercados y de economía en general.

Pero cuando ya te has introducido y comienzas a familiarizarte con la jerga, te dices que lo que necesitas es un sistema, y manejar adecuadamente tu riesgo, y también señalas que la psicología es importante.

Si te preguntan tal vez digas que un buen sistema es el 90% del éxito, manejar el riesgo y la parte psicológica ocupan en 10% restante. 

En esta fase sueles sentir un cierto optimismo, y una confianza ciega en tus posibilidades: con el sistema adecuado, te dices, tú también puedes ganar. Has visto la luz. El trading ya no es un misterio porque, aun cuando no eres capaz de ganar de forma consistente, conoces lo que necesitas, has desentrañado los elementos determinantes del éxito. Solo te falta aplicarlos.

Cuando llevas algo de tiempo y has palmado alguna cuenta, dices que lo que necesitas es mejorar la capacidad de analizar el mercado para encontrar mejores oportunidades de inversión, y la capacidad de ejecutar tu sistema con disciplina para poner las probabilidades a tu favor, y entiendes que la psicología juega un papel mucho más importante de lo que parecía.

Pero lo que haces no está alineado con lo que dices, y dedicas el 90% de tu tiempo a estudiar el mercado y a mejorar tu sistema, y muy poco tiempo a trabajar sobre ti mismo, tus creencias, tus errores, tus pifias y tus sesgos cognitivos. Te sigue pareciendo que hay algún elemento externo que desconoces, que si lo conocieras te abriría la puerta al éxito que deseas y no cesas de buscarlo.

Cuando eres ya un vererano en el arte de perder, visitas todos los foros, sigues muchos canales especializados en youtube y le has dedicado energía, tiempo y dinero, dices que el éxito depende de un buen sistema, de manejar adecuadamente el riesgo y de la psicología, en una proporción de un tercio cada uno aproximadamente.

Todos ellos son fundamentales, sin sistema no hay ventaja, sin gestión del riesgo no la puedes sostener en el tiempo, y sin una correcta psicología no la puedes aplicar.

Pero sigues dedicando casi todo tu tiempo a aspectos técnicos, y de análisis, más sofisticados, eso sí, más backtesting, más datos, más estadística, mejores sistemas, indicadores y herramientas avanzadas. A nivel del trabajo psicológico tal vez hayas relacionado tus errores habituales: salir antes de tiempo, entrar de forma improvisada, doblar posiciones a la baja, mover los stops, saltar de sistema en sistema, pero en realidad estás dedicando muy poco tiempo a trabajar sobre ellos de manera eficiente. Tu tempo sigue dedicado a la parte externa, al mercado, al análisis, al sistema, y no a la parte interna.

Dices que son importantes pero no alineas tus acciones con tu conocimiento. Seguramente por que, en el fondo tus creencias sobre lo que determina el éxito sigue estando en el mundo del análisis, del sistema, y de los modelos con los que identificamos oportunidades.

Cuando llevas tiempo golpeándote contra la pared de tu propia estupidez, o abandonas con la cola entre las piernas y las ínfulas de grandeza por los suelos, porque no eres capaz de reinventar la interpretación que haces de ti mismo, o abres los ojos y te das cuenta de que, si ya has probado todo o casi todo, y sigues en el mismo punto de partida, tal vez se trate de moverte en la única dirección a la que aún te has resistido.

Has ido hacia adelante, y hacia atrás, hacia la derecha y hacia la izquierda, hacia arriba y hacia abajo, y ahora solo te queda ir hacia adentro.

Si te preguntan dices que la clave del trading es la psicología y el manejo de ti mismo. Que el sistema es importante sólo hasta cierto punto, que el manejo del riesgo es fundamental pero que el manejo de ti mismo es la clave.

Y entonces comienza un camino nuevo, el camino interior del trader, el camino en el trabajo sobre los aspectos que estaban dificultando tu éxito. No sobre el mercado, sistemas, modelos y gestiones de la posición, sino sobre los errores que cometes, y los esquemas mentales con los que te atrapan y te hacen perder una y otra vez, el trabajo sobre la reescritura de las historias personales que te has contado a lo largo de tu vida, y que no te apoyan en absoluto, en trabajar sobre la gestión de tus respuestas emocionales bajo presión, sobre los verdaderos motivos que se esconden detrás de tu comportamiento autodestructivo, sobre los automatismos irracionales que juegan en tu contra y que activas de manera subconsciente cuando crees percibir una amenaza en el mercado, tu relación con el dinero, las creencias que tienes sobre lo que mereces en la vida y el éxito que es dado conseguir.

En este punto pasas de negro al blanco, del cero al uno.

No por saber qué es lo que debes hacer, no por tener el conocimiento sobre el camino que es necesario recorrer, sino por estar andando ese camino, por trabajando sobre ese curso de acción, por dedicar tu tiempo, y poner tu foco y tu energía en moverte hacia adentro, en observar tus pensamientos, los mecanismos psicológicos que desencadenan determinadas conductas en ti, en reescribir tus guiones de vida, en cuestionar tus creencias irracionales y sustituirlas por otras adaptativas.

¿Y tú? ¿Dónde te encuentras?



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *