LAS MEJORES LECCIONES DEL TRADING


Es como hacer un examen y suspenderlo, y que la vida te ponga el mismo examen de nuevo, En esa segunda ocasión, si has aprendido la lección, podrás superar la prueba, pero si no la has aprendido volverás a suspender, y la vida te pondrá el mismo examen de nuevo, una y otra vez, hasta que lo superes.

Paula ya venía de un puesto de trabajo en el que sus compañeros se metían con ella, y en el nuevo puesto encontró más de lo mismo, y si fue repitiendo este patrón de puesto en puesto porque no había entendido donde radica el problema.

Igual que Julio y sus relaciones con parejas celosas. Todas las parejas que elegía resultaba ser igual de celosas o más que la anterior ¿por qué? Había algo que debía aprender, y la vida le daba otra oportunidad de aprenderlo con la siguiente pareja, y si no lo aprendía se lo volvía a ofrecer en la próxima.

Igual que te sucede a ti con los errores que cometes como trader. ¿Has visto como el precio se ha movido a tu favor rápidamente y se ha acercado a la primera zona de toma de beneficios, y lo ha hecho fácilmente, en un desarrollo sencillo y sin esfuerzo, y sabes que debes tomar parciales en esa zona, pero también “confías” en que el precio pudiera superar ese nivel y seguir avanzando, y no quieres “descargar” tus posiciones. Vas con tu riesgo máximo y sería una lástima no aprovechar ese desarrollo, así que esperas a ver qué sucede y el precio se gira en tu contra y te saca con full stop. Ni tan siquiera te saca en el punto de entrada. Entregas y pagas tu stop de pérdidas porque has aprendido que el testeo del punto de entrada es muy probable y “confías” en que después de eso el precio reemprende su movimiento.

Pero eso ya te ha pasado antes. Ya lo has vivido, y sigues repitiendo ¿Por qué?

Has analizado una oportunidad pero no has actuado a tiempo y el precio ha comenzado a moverse a favor de tu análisis sin ti. Debías estar dentro pero no lo estás, y te dices que puedes entrar al mercado, que no viene de unos pocos ticks, así que das la orden y te encuentras en una posición difícil de defender, y el precio, en vez de avanzar, comienza a retroceder. Todo iba bien cuando estabas fuera pero ahora que estás dentro el precio ha parado y comienza a girar, y tu te dices que ya es algo previsible, que el precio puede testear el punto de entrada, así que aguantas, pero al haber entrado a destiempo tu riesgo ha aumentado. O cierras con una pérdida ante un retesteo que sabes que es normal, o dilatas tus stops para defender en el punto adecuado.

Ya sabes como termina este tipo de escenario. Elijas lo que elijas perderás. Y repetirás lo mismo una y otra vez.

Lo que comparto es una analogía, la vida no te pone ningún examen, pero lo parece, la vida no es un videojuego, pero desde este punto de vista se como si lo fuera, y el valor de la analogía está en que, en todos estos escenarios, tanto como trader como en los demás aspectos que forman la vida, podemos aprender o repetir, y es nuestra responsabilidad aprender. Si no lo hacemos, si no tomamos el timón y sacamos conclusiones, estaremos una y otra vez ante el mismo obstáculo.

Si tus compañeros de trabajo “se meten contigo” hay algo ahí que habla de ti, no de tus compañeros. De ti. De la forma cómo eliges a tus compañeros. De la forma cómo estableces relaciones. De la forma como permites que los demás te traten o como dejas que las opiniones de los demás te afecten.

Si no tomas beneficios donde debes y ves como el precio gira luego en tu contra es porque no asumes la responsabilidad de que estás operando por esperanza. Le estás diciendo al precio lo que debe hacer en vez de aceptar que el precio hace lo que duele más al mayor número de participantes, y si no aprendes que eso habla de ti y no del precio, repetirás una y otra vez el mismo tipo de error, y seguirás culpando al trading de tu propia incapacidad.

Y lo peor de todo es que es algo que tiene muy fácil solución: No debes terminar ningún día de operativa sin preguntarte “Qué has aprendido hoy”.

Así de sencillo. Contesta esa pregunta. Qué has aprendido. Cuál ha sido la lección. Qué hay para ti en la jornada que has vivido. Qué sacas de experiencia. Anótalo, apúntalo, haz tu parte y favorece tu desarrollo.

No puedes limitarte hacer más de lo mismo. Eso sería ir en contra de tu mejor interés. Tómate un momento de reflexión y sintetiza en una frase la lección del día:

  • No he salido en la zona adecuada porque opero basado en la esperanza.
  • Le digo al precio lo que debe hacer en vez de aceptar lo que hace.
  • He aumentado el % de riesgo para recuperar mis pérdidas y las he hecho mucho más grandes.
  • He improvisado una entrada porque estaba aburrido.

Ve completando tu lista de la vergüenza y tendrás cosas específicas sobre las que trabajar. Tu objetivo es llevarte algo cada día del mercado, si no es dinero que sea experiencia.

Cuando hayas anotado tres veces el mismo errores deberás reflexionar y encontrar soluciones porque será evidente que el obstáculo que se interpone entre tú y tu éxito eres tú mismo. Sin duda las mejores lecciones de trading son las que aprendes por ti mismo de tus propios errores.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *