Las 80 mejores frases de Félix Rodríguez de la Fuente


Félix Rodríguez de la Fuente es considerado el más importante ambientalista español de los últimos tiempos, pionero en la defensa de la naturaleza, y con sus trabajos inculcó el amor por los animales y por el planeta.

Con sus numerosos documentales y su más conocida serie titulada “El Hombre y la Tierra”, hizo que su mensaje perdurará a través del tiempo, cautivando sobre todo a los niños y jóvenes. Con esta selección de sus mejores reflexiones, queremos rendirle el homenaje que merece.

Frases célebres de Félix Rodríguez de la Fuente

Te dejamos las más importantes frases de este célebre amante de la naturaleza.

1. Basura no solamente en forma de coches viejos que se hacinan y se amontonan en los cementerios. Basura no solamente en forma de bolsas de plásticos y de esos envases sin retorno que van a llenar España y el mundo entero.

En esta frase, de la Fuente expresa que todo lo que pueda dañar a la naturaleza es considerado basura.

2. Me gustaría que siempre, a lo largo de vuestra vida, ante una situación que realmente exija vuestra decisión, penséis que actualmente la más importante, la más básica, la más trascendental de las decisiones del hombre es la conservación de la naturaleza.

El medio ambiente requiere de toda la atención del ser humano para poder existir.

3. Todos debemos ir engrosando ese pequeño ejército, ¡Que el día de mañana se considerará un ejército heroico!, mucho más que los que lucharon con las armas en la mano: el ejército de los que un buen día dijeron que había que hacer algo para proteger a una Madre que no se queja, que nos ha dado todo lo que tenemos, ¡y a la que estamos matando…!

Debemos involucrar a los niños y los jóvenes en el cuidado ambiental, para así tener un futuro.

4. La Catedral de León o las Pirámides de Egipto las podemos destruir cuando queramos, todo es cuestión de dinamita y reconstruirlas cuestión de tiempo; pero cuando desaparece una sola especie animal, la hemos perdido para siempre, porque crear sólo Dios puede hacerlo.

Cuando una vida animal se pierde ya no podemos hacer nada.

5. ¡Qué oportunidad, empezar a decir en Televisión lo que hay que decir y convencer a las gentes de este país de que están acabando con lo mejor que tenemos, que son los animales, que es el paisaje, que es la integridad del medio ambiente, que son las leyes ecológicas!

Félix Rodríguez de la Fuente tuvo la oportunidad de llevar su mensaje ecológico a todos los españoles a través de la televisión.

6. Nuestro objetivo es salvar a la naturaleza.

La misión de este gran ambientalista fue siempre ayudar a cuidar la naturaleza.

7. La cultura tecnológica está obligando al hombre a vivir en cárceles confortables, en inmensos laberintos sin horizontes, hechos de cemento, hierro y cristal.

El hombre actual vive rodeado de tecnología y en una selva de cemento, cuando pueden disfrutar de todo lo maravilloso que nos regala la naturaleza.

8. La medicina me atrajo enseguida, porque era una carrera estrictamente biológica y antropológica. Podía estudiar los misterios de la naturaleza condensados en el cuerpo humano.

Félix Rodríguez de la Fuente supo unir sus dos pasiones: el amor por la naturaleza y por el ser humano.

9. Cuando un naturalista que dedica la vida al estudio y protección de la naturaleza, toma la pluma para prologar una enciclopedia de caza, necesariamente ha de hacerse una pregunta: ¿Es justo que el zoólogo, el proteccionista, el amigo de los animales, abra las páginas de un libro que, de manera tan rigurosa como atractiva, describe las técnicas de la persecución, el acoso y la muerte de las criaturas salvajes?

Esta frase refleja que no deberían existir libros que hagan referencia a la muerte de animales, sino a lo maravillosa que es la vida salvaje.

10. Estuve un día solo. Había pasado el águila real y no solamente me había brindado uno de sus penetrantes vuelos de caza, sino que había estado describiendo las más fantásticas acrobacias en compañía de su pareja. ¡El águila! El macho y la hembra colgados en el cielo estuvieron como cinco o diez minutos, ¡quién sabe! ¡Yo estaba prendado de sus alas!, ¡yo quería volverme pájaro!

La naturaleza hay que mantenerla lo más intacta posible, para así gozar de sus maravillas.

11. En cualquier caso, creo que la fusión de la actividad mental, sobre todo la imaginativa, con las experiencias directas constituyen la base para poder no solo acercarnos a la comprensión de la realidad natural, sino también para poder describirla y, por tanto, hacer a todos partícipes de nuestra vivencia.

Vivir y sentir lo natural nos permite conocerla más a fondo y así poder hacer que los demás puedan también apreciarla.

12. En las raras ocasiones en que los esfuerzos que vengo realizando en defensa de los animales salvajes han llegado a fatigarme, me ha bastado pensar que la naturaleza pertenece a los niños para reanudar mi batalla encaminada a la conservación de la fauna.

La conservación de la naturaleza les proporciona a las futuras generaciones un planeta donde vivir.

13. La naturaleza les pertenece a los niños.

Los niños y jóvenes merecen crecer en un mundo sin contaminación.

14. Sin olvidar que nuestras experiencias quedan siempre contrapesadas por un conocimiento científico. Es decir que queremos en todos los momentos, hacer cultura, acercar al hombre del campo o de la ciudad algunos retazos de lo que hace posible la existencia; o en otras palabras llevar a casa de todos un poco la naturaleza.

El amor y el respeto por la naturaleza empieza en el hogar.

15. Ni como naturalista ni como biólogo puedo ser partidario de las corridas de toros.

Para este ecologista, las corridas de toros son una actividad cruel y despiadada.

16. El lobo es la antítesis de la crueldad o la maldad gratuita. El lobo representa la más alta expresión entre los seres vivos del cooperativismo comunitario, la fidelidad monolítica, la ternura, la protección a los cachorros y la defensa de los débiles.

Los lobos son un gran ejemplo de cómo debemos vivir y comportarnos en la sociedad.

17. Juntos formaremos un ejército defensor de los animales salvajes. Nos llamaremos ‘Los Linces’ en honor al más bonito y escaso de nuestros carnívoros. Seremos guardas de nuestros campos y naturalistas estudiosos de nuestra fauna.

Tener conciencia ecológica nos hace ser mejores personas.

18. Cada planta, cada animal, incluso cada complejo minero, cada paisaje, tiene su razón de ser. No están a nuestro alcance por puro azar o capricho, sino que forma parte de nosotros mismos. El hombre no es un ovni venido de una lejana galaxia; el hombre es un poema tejido con la niebla del amanecer, con el color de las flores, con el canto de los pájaros, con el aullido del lobo o el rugido del león.

Todos los seres vivos estamos creados para vivir relacionados y cada uno ocupa su lugar.

19. El hombre debe amar y respetar la Tierra, como ama y respeta a su propia madre.

El hombre y la naturaleza están unidos por un lazo de amor.

20. La agreste infancia de la meseta burgalesa pedía a mis buenas niñeras del páramo que me contaran una historia de lobos, y con estas historias me dormía, arrullado por la seguridad de la casa, dulce y confortable.

Los lobos fueron parte fundamental de su vida.

21. La aventura de la vida, este proceso biológico en el que todos estamos sumidos y en el que quizá, distraídos por procesos de la sociedad de consumo en la que vivimos, por secuencias delirantes de nuestra política, no concedemos demasiada importancia. Pero tiene toda la importancia, puesto que, si somos seres vivos, para nosotros, lo más importante debería ser la encrucijada de la vida.

La vida de cualquier ser vivo debe ser respetada.

22. Las muchas horas pasadas con un halcón sobre el puño, mirando en sus ojos profundos y misteriosos, admirando sus líneas de incomparable armonía y tratando de bucear en su psiquismo para ganar su confianza, me hicieron comprender la grandeza de la Vida y, sobre todo, me permitieron aferrarme a lo que por aquel entonces solo era una sospecha de mi temeraria curiosidad intelectual.

Estar en contacto con lo natural nos hace crecer como personas.

23. Es como si nuestro planeta no hubiera perdido su espíritu salvaje, es como si la Tierra conservara todavía algo del lejano Paleolítico y estuviera viva, lozana y palpitante.

Nuestro planeta fue, es y seguirá siendo nuestro hermoso hogar.

24. Si nosotros sabemos o intuimos de dónde venimos, quiénes somos, adónde vamos, cuál es nuestro bagaje y el equipaje de que nos servimos en ese viaje, seremos peces que difícilmente picaremos el cebo con que se suele adornar el anzuelo.

Conocer nuestro pasado nos permite saber quiénes somos.

25. La nuestra es la cultura de las cosas, de lo perecedero; del coche, del frigorífico, de la casa en la ciudad y en el campo y en no sé qué sitio más. De tener en el presente todo lo que haga falta, sin pensar lo que ello puede suponer para algo que hemos olvidado.

Tenemos el hábito de tirar todo aquello que ya no queremos, con lo cual estamos perjudicando al planeta.

26. La presión humana lo está invadiendo todo y nuestra tasa de crecimiento parece indicar que el actual panorama no es más que un leve prólogo de lo que llegará a ser el astro humano dentro de un par de siglos.

El crecimiento poblacional aumenta cada vez más, lo que hace el hombre invada más espacios naturales.

27. Me toca decirles nuevamente no adiós, sino hasta luego. Creo que, en la vida nunca se puede decir adiós, pues formamos parte de un universo que se reconstruye a sí mismo… Somos eslabones en una larga cadena cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos y cuyo fin está todavía por forjar.

Somos efímeros en un mundo maravilloso.

28. Conocemos, ya con gran claridad, cuáles son los procesos que tienen lugar en los ecosistemas terrestres y sería incluso posible copiar esos procesos para que la propia humanidad los llevara a cabo.

Aprender de los ecosistemas nos ayudará a convivir mejor con ellos.

29. Solo el amor a la naturaleza, la pasión por la vida y la certeza de que formamos parte de una comunidad total que va desde la más pequeña bacteria hasta el hombre nos darán fuerza para defender el único hogar que tenemos, un pequeño planeta perdido en una remota galaxia al que hemos dado en llamar Tierra.

Todos los seres vivientes estamos juntos en este hermoso planeta por el cual debemos luchar.

30. Hay que asegurar el acceso, el desarrollo y la promoción de las energías limpias del futuro, es decir, la energía solar, la energía eólica, la energía geotérmica y la energía producida por las mareas.

Incluir en nuestras vidas prácticas ecoamigables nos permite asegurar un futuro sin contaminación.

31. Estoy profundamente convencido de que, si las nuevas generaciones no afrontan los ingentes problemas de la conservación del medio ambiente con una nueva, pujante y apasionada filosofía, nuestro mundo seguirá su irremediable carrera de degradación y de agonía.

Los niños y jóvenes deben asumir su responsabilidad para buscar alternativas que ayuden a la Tierra a seguir en pie.

32. No deja de resultar irónico el hecho de que la más gloriosa criatura que puebla nuestro mundo, la que atesora en sus circunvoluciones cerebrales la más poderosa y exitosa máquina que ha producido la evolución, sea precisamente la causante de la amenaza, del acoso, de la persecución implacable de la vida, aunque tal persecución implique su propia muerte.

El ser humano es el principal responsable del deterioro ambiental que afronta nuestro planeta.

33. Es preciso que a través de los poderosos medios con que cuenta la sociedad moderna hagamos una llamada desesperada y permanente.

Los medios de comunicación son una gran herramienta con la que cuenta el hombre para ayudar a la naturaleza.

34. Queremos en todos los momentos hacer cultura, acercar al hombre algunos retazos de lo que hace posible la existencia; en otras palabras, llevar a casa de todos un poco la naturaleza.

Incluir la naturaleza en nuestros espacios nos ayuda a tener conciencia ecológica.

35. Sin olvidar que nuestras experiencias quedan siempre contrapesadas por un conocimiento científico.

Los ecologistas nos ayudan a entender y comprender lo maravilloso e importante que es la naturaleza.

36. La humanidad no tiene que inventar nada nuevo. Lo único que debe hacer es funcionar según los mismos parámetros con que funciona la biosfera, esa gran comunidad de seres vivos en la cual estamos integrados.

La humanidad, con sus grandes invenciones, no ha podido integrar la naturaleza a sus vidas.

37. El águila real!… ¡Yo estaba prendado de sus alas!, ¡yo quería volverme pájaro!

Las aves son hermosos animales que hay que cuidar.

38. ¿Y si la humanidad terminara en un auténtico matriarcado? ¿Y si para acabar con esas tremendas especializaciones (que parece ser que solo se dan en el macho humano: la guerra, el conflicto político, el dominio) fuéramos hacia un mundo dominado por las mujeres? ¿Hay, querido doctor, algún modelo al que copiar?

El papel de la mujer en el mundo es fundamental.

39. Creo que hasta que no se haya llegado a la época del reciclaje total, hasta que no hayamos llegado al momento en que la humanidad disponga de elementos, de dispositivos perfectamente armónicos capaces de degradar las basuras y reincorporarlas al medio terrestre, enriqueciendo con esas basuras, el ecosistema que nos nutre y que nos soporta.

El reciclaje es una gran alternativa para reducir la contaminación ambiental.

40. Llevar a casa de todos un poco la naturaleza, nos beneficia.

Estar en contacto con la naturaleza trae un sinfín de beneficios para la salud física y mental.

41. No tendría nada de particular que la humanidad, en un futuro remoto, pudiera evolucionar hacia un modelo de hormiguero, de colmena, que, por cierto, están siempre dirigidos por una hembra. Así quitaba hierro al asunto de si una mujer podría o no gobernar un país.

Vivir en armonía y en comunidad nos permite ser más empáticos.

42. Me ha bastado pensar que la naturaleza pertenece a los pequeñines de la casa y así poder restablecer mi encaminada batalla a favor de la conservación de la fauna.

Los animales merecen toda nuestra atención y protección.

43. El hombre es el motor de la naturaleza.

El planeta depende de las acciones del hombre para su conservación.

44. ¿No es un bonito lugar para morir?

Esta frase recoge las últimas palabras pronunciadas por de la Fuente antes de morir.

45. Pobre perdiz, es un verdadero milagro que todavía podamos darnos el gustazo de escucharla cantar pinada en el risco, en el majano o en la piedra señera de nuestros pagos. Todo está contra ella.

Los animales se encuentran en peligro por la conducta destructiva del hombre.

46. La persecución, el acoso y la muerte de la pieza siempre han exigido del cazador esfuerzo físico y agudeza mental.

La muerte de un animal es un acto cobarde y atroz.

47. No mates, caza. Por qué no es lo mismo matar que cazar.

Caza solamente cuando en realidad necesitas alimentarte.

48. No es justo que se escriban tratados de persecución, acoso y muerte de criaturas salvajes.

No deberían escribirse libros en donde se expliquen técnicas para matar una criatura indefensa.

49. El depredador no solo es el guardián de los pastos y de los frutos, al evitar la excesiva proliferación de los fitófagos, sino que también actúa como un verdadero forjador, como una formidable fuerza selectora que, implacablemente, va mejorando las condiciones anatómicas, fisiológicas, y psíquicas de todas sus presas.

El depredador solo caza para cubrir sus necesidades alimenticias.

50. El acecho, la persecución y la muerte del animal es un acto inhumano.

Cuando se mata a un animal solo por placer, se está cometiendo un acto de cobardía.

51. No es la cantidad de capturas lo que forma y ennoblece al cazador, sino la calidad de las mismas.

Si el cazador basa su caza para la sobrevivencia de su familia, el animal ha dado su vida por una causa justa.

52. Una sola pieza que te exija una tarde entera de persecución, una penosa espera desafiando al cierzo o un laborioso cálculo de estrategia cinegética, representará más alta conquista y más provechosa dedicación que cien infelices animales derribados con comodidad y sin fatigas.

El cazador que persigue a una presa sin compasión no merece ser llamado hombre.

53. No hay nada más hermoso que ver las hermosas estrellas desde una meseta española.

España es un hermoso país lleno de paisajes hermosos.

54. La presión humana lo está invadiendo todo y nuestra tasa de crecimiento parece indicar que el actual panorama no es más que un leve prólogo de lo que llegará a ser el astro humano dentro de un par de siglos.

El hombre ha ocupado espacios propios de la naturaleza.

55. Aprender cómo funcionan los ecosistemas ayudará a la humanidad.

La naturaleza tiene mucho que enseñarnos.

56. El hombre debe proteger a la naturaleza como a cualquier ser querido.

Debemos ver a la naturaleza como parte de nosotros mismos.

57. No deja de resultar irónico el hecho de que la más gloriosa criatura que puebla nuestro mundo, la que atesora en sus circunvoluciones cerebrales la más poderosa y exitosa máquina que ha producido la evolución, sea precisamente la causante de la amenaza, del acoso, de la persecución implacable de la vida, aunque tal persecución implique su propia muerte.

El ser humano es el responsable de tanta crueldad hecha al medio ambiente.

58. Cuando desaparece una sola especie animal, la hemos perdido para siempre.

La vida de un animal no puede ser reemplazada.

59. Nada es más sobrecogedor, ni más hermoso, en la noche alta estrellada, en la noche del páramo de Castilla, que el aullido lejano del lobo.

Los lobos se han relacionado desde siempre con la naturaleza.

60. La naturaleza es nuestra madre.

Debemos proteger al planeta como una madre protege a sus hijos.

61. Todo ser vivo está en el mundo por una razón.

Todos tenemos un propósito en la vida.

62. La fiesta nacional es la máxima exaltación de la agresividad humana.

Esto hace referencia a las fiestas taurinas.

63. El hombre se acabará cuando se acabe el equilibrio vital del planeta que lo soporta.

Sin planeta no hay vida.

64. Aunque entre los animales y el hombre puede haber una distancia abismal, resulta indudable que existe una similitud profunda.

El hombre y los animales están siempre unidos.

65. Es asombroso que exista un público que disfrute y sienta placer viendo como un hombre mata a un animal en la plaza de toro.

La muerte de un toro es un espectáculo muy triste de observar.

66. Nada es más sobrecogedor, ni más hermoso, en la noche alta estrellada, en la noche del páramo de Castilla, que el aullido lejano del lobo.

De la Fuente resalta las maravillas de la naturaleza española.

67. El pedrisco que la atollasca, el turbión que arregacha las tierras y arrastra los nidos, el trueno que enumera las nidadas, las escopetas negras que no conocen veda, los herbicidas y las cosechadoras, son, hoy día, los peores enemigos de la perdiz.

Las aves tienen muchos enemigos que pueden contribuir a su destrucción.

68. Los que han tenido más éxito son los animales más viejos del planeta: los matriarcados de abejas, de termitas, de hormigas.

Las comunidades organizadas son las que salen adelante ante cualquier dificultad.

69. Si las mujeres fueran capaces de imprimir su profundo sentido de la paz, de la armonía y de la dulzura a este mundo, yo, de verdad, me apuntaba al matriarcado.

La figura femenina es de gran importancia en todos los ámbitos.

70. Los carnívoros matan porque no saben alimentarse de otro modo; matan porque lo necesitan para vivir.

El hombre es un ser racional que no necesita matar para alimentarse.

Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *