Las 80 mejores frases de Epicuro


Epicuro de Samos, conocido por ser uno de los grandes genios pensadores de la época antigua, sus trabajos dieron pie para desarrollar los estudios del hedonismo y el atomismo, lo que lo llevó a convertirse en el padre de la escuela que lleva su nombre: “epicureísmo”. Sus ideas se centran en la búsqueda eterna del placer a través de actos sencillos, como la mejor manera de disfrutar la vida.

Pero la anécdota por la cual es quizás considerado un personaje controversial, es por dejar la entrada libre a mujeres y esclavos a su escuela para que aprendiesen de sus enseñanzas, todo un hito en aquel momento.

Grandes citas y frases de Epicuro

Como un homenaje a su forma de ver la vida y su pasión por el derecho de educar a todos, hemos traído una recopilación de las mejores frases de este gran filósofo hedonista.

1. Si lo malo que dicen de ti es verdad, corrígete. Si es mentira, ríete.

Preocúpate por cambiar las cosas que en verdad te afecten, no las que disgustan a los demás.

2. Los bienes son para aquellos que saben disfrutarlos.

Las cosas materiales no traen felicidad, pero sí pueden disfrutarse con sabiduría.

3. Llegará un momento en que creas que todo ha terminado. Ese será el principio.

Todo final no es más que un nuevo inicio. Una nueva oportunidad a vivir.

4. No es tanto la ayuda de nuestros amigos como la confianza de su ayuda.

Lo más importante de la amistad es tener la certeza que siempre se podrá contar con la ayuda de los amigos, sin importar las circunstancias.

5. ¿Quieres ser rico? Pues no te afanes en aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia.

La codicia solo lleva a desear querer más y más, sin tener un fin satisfactorio.

6. Los navegantes habilidosos ganan su reputación de tormentas y tempestades.

Las personas son exitosas por su forma de atravesar los conflictos.

7. Una ira desmesurada engendra la locura.

La ira puede llevarnos a hacer cosas de las cuales nos arrepentiremos toda la vida.

8. La muerte es una quimera: porque mientras yo existo, no existe la muerte; y cuando existe la muerte, ya no existo yo.

Mientras que estemos vivos la muerte es solo una ilusión, solamente se convierte en una realidad cuando morimos.

9. Así como el sabio no escoge los alimentos más abundantes, sino los más sabrosos, tampoco ambiciona la vida más prolongada, sino la más intensa.

La vida tiene que ser vivida intensamente cada día, porque no sabemos cuándo la carretera llega a su fin.

10. El más grande fruto de la autosuficiencia es la libertad.

Si no somos libres para elegir no podemos llamarnos autosuficientes.

11. Retírate dentro de ti mismo, especialmente cuando necesites compañía.

La mejor compañía debería ser nuestra presencia.

12. El arte de vivir bien y el arte de morir bien son uno.

Esa debería ser una meta importante.

13. El que no considera lo que tiene como la riqueza más grande, es desdichado, aunque sea dueño del mundo.

Somos ricos porque poseemos lo que tenemos, así que es importante apreciarlo.

14. El hombre es rico desde que se ha familiarizado con la escasez.

Cuando el hombre aprendió el significado de la escasez, comenzó a buscar las maneras de salir de allí.

15. También en la moderación hay un término medio, y quien no da con él es víctima de un error parecido al de quien se excede por desenfreno.

Todo lo que hagamos debemos hacerlo con prudencia para evitar caer en la torpeza.

16. ¿Dioses? Tal vez los haya. Ni lo afirmo ni lo niego, porque no lo sé ni tengo medios para saberlo. Pero sé, porqué esto me lo enseña diariamente la vida, que si existen ni se ocupan ni se preocupan de nosotros.

Nosotros mismos somos responsables de nuestras decisiones y de la forma en que vivimos la vida.

17. Nadie, al ver el mal, lo elige, sino que se deja engañar por él como si fuera un bien respecto a un mal peor.

La única razón por la que las personas eligen el mal es por los “beneficios” que pueden obtener de ello.

18. Toda amistad es deseable por sí misma.

Tener grandes amigos, aunque sean pocos, es un tesoro invaluable.

19. El que menos necesita del mañana es el que avanza con más gusto hacia él.

Hacer las cosas por necesidad no siempre es una buena motivación.

20. Lo insaciable no es la panza, como el vulgo afirma, sino la falsa creencia de que la panza necesita hartura infinita.

Tenemos que comer para vivir, no para saciarnos hasta ya no poder más.

21. No ha de ser dichoso el joven, sino el viejo que ha vivido una hermosa vida.

Saber que se ha vivido la vida deseada es el mayor de los placeres.

22. Nada es suficiente para quien lo suficiente es poco.

Las carencias pueden convertir a una persona en un monstruo avaricioso.

23. Todo el mundo se va de la vida como si acabara de nacer.

Nada de lo que tenemos nos lo llevamos al morir. Todo se queda aquí.

24. Debemos buscar a alguien con quien comer y beber antes de buscar algo que comer y beber, pues comer solo es llevar la vida de un león o un lobo.

El compartir con los demás nos hace personas más humanas y menos solitarias.

25. El futuro no es nuestro, pero tampoco puede decirse que no nos pertenezca del todo.

El futuro es un sueño que construimos con las vivencias presentes.

26. Vive oculto.

La sencillez es la mejor manera de disfrutar la vida en tranquilidad.

27. El placer es el principio y el final de una vida feliz.

El placer es el objetivo de cualquier meta.

28. El que no está satisfecho con poco, no está satisfecho con nada.

Si no eres feliz con poco, no eres feliz con nada.

29. Una conducta desordenada se parece a un torrente invernal de corta duración.

Vivir desordenadamente implica estar nadando en una corriente que te arrastra rápidamente.

30. La justicia es la venganza del hombre social, como la venganza es la justicia del hombre salvaje.

La justicia y la venganza son conceptos diferentes con un significado muy parecido.

31. Que nadie, mientras sea joven, se muestre remiso en filosofar, ni, al llegar a viejo, de filosofar se canse. Porque, para alcanzar la salud del alma, nunca se es demasiado viejo ni demasiado joven.

Para mantener el espíritu joven hay que meditar y reflexionar siempre. No importa la edad que tengamos.

32. Es impío no el que suprime a los Dioses, sino el que los conforma a las opiniones de los mortales.

Una persona escéptica no es aquella que no cree en un ser superior, sino el que permite que las opiniones de los demás cambien sus perspectivas.

33. Para alcanzar la salud del alma nunca se es demasiado viejo ni demasiado joven.

La edad no es un impedimento para la vitalidad.

34. La filosofía es una actividad que con discursos y razonamientos procura la vida feliz.

Gracias a la filosofía podemos ver cosas de la vida que desconocíamos.

35. Debemos meditar, por tanto, sobre las cosas que nos reportan felicidad, porque, si disfrutamos de ella, lo poseemos todo y, si nos falta, hacemos todo lo posible para obtenerla.

Para ser completamente feliz, debemos apreciar cada momento vivido y gozar con las cosas más sencillas.

36. Es imposible vivir una vida placentera sin vivir sabiamente, bien y justamente. Y es imposible vivir sabiamente, bien y justamente sin vivir una vida placentera..

Una vida feliz es un reflejo de vivir dignamente y con gran sabiduría.

37. La necesidad es un mal, no hay necesidad de vivir bajo el imperio de la necesidad.

La miseria es una situación que no debemos dejar que gobierne nuestra vida.

38. La vida del necio está vacía de gratitud y llena de temores.

Las personas necias no son capaces de apreciar las cosas ni de tomar riesgos para mejorar.

39. Si lo dice de corazón, ¿por qué no abandona la vida? Está en su derecho, si lo ha meditado bien. Por el contrario, si se trata de una broma, se muestra frívolo en asuntos que no lo requieren.

Cuando hablamos sinceramente, lo hacemos luego de haber meditado cada palabra, mientras que si nos burlamos de algo estamos quedando como seres superficiales.

40. El que se olvida de los bienes gozados en el pasado es ya viejo hoy.

Las buenas cosas del pasado se recuerdan con alegría.

41. El hombre no es hijo de las circunstancias, sino que las circunstancias son las criaturas del hombre.

Las circunstancias responden a nuestras capacidades de decisión.

42. El placer es el bien primero. Es el comienzo de toda preferencia y de toda aversión. Es la ausencia del dolor en el cuerpo y la inquietud en el alma.

En todo lo que hacemos viene incluido el placer, aceptado por muchos y odiado por otros.

43. El más grande fruto de la justicia es la serenidad del alma.

No hay nada más grande que vivir serenamente y con tranquilidad.

44. De todas las cosas que la sabiduría provee para hacernos completamente felices, la mayor es la posesión de la amistad.

Las amistades nos ayudan a crecer.

45. Juzgamos mejor que los placeres muchos dolores porque se consigue para nosotros un placer mayor.

El juzgar a los demás resulta placentero para muchos, porque nos vemos reflejado en ello.

46. Es absurdo pedir a los dioses aquello que uno no se puede procurar por sí mismo.

Cada persona es responsable de las oportunidades que tomamos para mejorar.

47. El cuerpo, en lances de amor, es parte indispensable del alma.

El cuerpo forma parte de la esencia del espíritu y viceversa. Uno no puede existir sin el otro.

48. Vale más ser desgraciado y racional que feliz y falto de razón.

Hay quienes son felices en su ignorancia, pero es una felicidad solitaria.

49. La riqueza no consiste en tener muchas posesiones, sino en tener pocas carencias.

La carencia y la pobreza no es lo mismo.

50. Acostúmbrate a pensar que la muerte para nosotros no es nada, porque todo el bien y todo el mal residen en las sensaciones, y precisamente la muerte consiste en estar privado de sensación.

La muerte es un tema tabú para muchas personas, solamente con pensar en ella, les causa emociones de angustias y miedo, cuando la muerte forma parte de la vida misma.

51. Para muchos, haber ganado riquezas no fue acabamiento de sus miserias, sino cambio de unas miserias por otras.

El dinero puede acabar con las necesidades, pero también hace aparecer otras desgracias.

52. No eches a perder lo que tienes deseando lo que no tienes; recuerda que lo que tienes ahora fue una vez cosas que solo deseabas.

Hay que estar agradecido con lo que se tiene ya que es el fruto de lo que soñaste alguna vez.

53. Así como el sabio no escoge los alimentos más abundantes, sino los más sabrosos, tampoco ambiciona la vida más prolongada, sino la más intensa.

No hay que temer a los retos porque estos pueden traer resultados favorables.

54. No desarrollas el coraje siendo feliz en tus relaciones personales diarias. Lo desarrollas sobreviviendo a tiempos difíciles y desafiando la adversidad.

Las dificultades forman nuestro carácter para poder disfrutar de las cosas buenas.

55. El permanecer oculto no sirve de nada al pecador; pues aunque consiga encontrar un buen escondrijo le falta la confianza.

Para salir de ese lugar oscuro en donde nos encontremos, solo nos hace falta confiar en nosotros mismos para dar el gran salto.

56. ¿Dios está dispuesto a prevenir la maldad pero no puede? Entonces no es omnipotente. ¿No está dispuesto a prevenir la maldad, aunque podría hacerlo? Entonces es perverso. ¿Está dispuesto a prevenirla y además puede hacerlo? Si es así, ¿por qué hay maldad en el mundo? ¿No será que no está dispuesto a prevenirla ni tampoco puede hacerlo? Entonces, ¿para qué lo llamamos Dios?

Las malas acciones en el mundo son causadas por hombres y solo los hombres pueden resolverlas.

57. Es posible proporcionar seguridad contra otros males, pero en cuanto a la muerte, nosotros los hombres vivimos en una ciudad sin muros.

Podemos mantenernos seguros y resguardados de acontecimientos que nos hacen daño, pero no de la muerte.

58. Para tener verdadera libertad hay que ser esclavo de la filosofía.

Paciencia, sabiduría, reflexión y serenidad, son las herramientas necesarias para alcanzar la libertad plena.

59. El necio, entre otros males, posee éste: siempre trata de comenzar su vida.

El que es incapaz de reconocer sus errores siempre quiere volver a empezar de nuevo.

60. No es lo que tenemos, sino lo que disfrutamos lo que constituye nuestra abundancia.

Disfrutar de cada momento de nuestra vida es nuestra mayor gloria.

61. El arte de vivir bien y el arte de morir bien son uno.

No hay que dejar que otros decidan por nosotros, porque decidirán lo que no queremos.

62. La libertad y la anarquía son los mayores frutos de la autarquía.

La independencia trae consigo autonomía y desconcierto.

63. El que dice que todo acontece por necesidad nada puede objetar al que niega que todo acontece por necesidad, pues esto mismo afirma que acontece por necesidad.

La necesidad de tener algo siempre va a estar presente en nuestras vidas.

64. Es mejor para ti estar libre del miedo tumbado en una paleta, que tener un sofá de oro y una mesa rica y llena de problemas.

Vivir sin miedos y temores es una riqueza que todos queremos tener.

65. El permanecer oculto no sirve de nada al pecador; pues aunque consiga encontrar un buen escondrijo le falta la confianza.

Los malos actos siempre pesan en la consciencia.

66. La desgracia de los sabios es mejor que la prosperidad de los necios.

La desgracia de algunas personas es más real que el éxito vacío que han logrado otros.

67. Cuanto mayor es la dificultad, mayor gloria en superarla.

No hay que darnos por vencidos aunque tengamos todo en nuestra contra, porque al finalizar todo será mejor.

68. Malo es vivir en necesidad; pero no hay necesidad alguna de vivir en ella.

Podemos hacer frente a cualquier necesidad y salir adelante, sin vivir en la miseria.

69. La manía de hablar siempre y sobre toda clase de asuntos es una prueba de ignorancia y de mala educación, y uno de los grandes azotes del trato humano.

El hablar sin tener conocimiento alguno de lo que se habla es un acto de completa estupidez.

70. El sabio no se esforzará en dominar el arte de la retórica y no intervendrá en política ni querrá ser rey.

El sabio es aquel que no se inmiscuye en asuntos que pueden cambiar su esencia.

71. Debemos meditar, por tanto, sobre las cosas que nos reportan felicidad, porque, si disfrutamos de ella, lo poseemos todo y, si nos falta, hacemos todo lo posible para obtenerla.

Las cosas simples son las que conducen a la felicidad y, por lo general, prescindimos de ellas.

72. Si Dios escuchase a las oraciones del hombre, todos hubieran perecido rápido, porque siempre rezan por el mal de otros.

Hay quienes piensan que Dios no existe ya que sus súplicas no son atendidas.

73. Comer y beber sin un amigo es como devorar como el león y el lobo.

Los amigos dan sentido a nuestra vida.

74. Quien afirma que aún no le ha llegado la hora o que ya le pasó la edad, es como si dijera que para la felicidad no le ha llegado aún el momento, o que ya lo dejó atrás.

Todo las personas no importa la edad pueden ser felices si se lo proponen.

75. Límite de la grandeza de los placeres es la eliminación de todo dolor. Donde exista placer, por el tiempo que dure, no hay ni dolor ni pena ni la mezcla de ambos.

En donde hay gozo, ni el dolor ni la pena tienen entrada.

76. La prudencia es el más excelso de todos los bienes.

La prudencia nos mantiene en equilibrio ya que nos enseña cuándo actuar.

77. Comamos y bebamos, que mañana moriremos.

Tenemos que vivir cada día como si fuera el único.

78. Es imposible vivir una vida placentera sin vivir sabiamente, bien y justamente. Y es imposible vivir sabiamente, bien y justamente sin vivir una vida placentera.

Tener sabiduría nos permite vivir una vida tranquila y digna.

79. Es estúpido quien confiese temer la muerte no por el dolor que pueda causarle en el momento en que se presente, sino porque, pensando en ella, siente dolor: porque aquello cuya presencia no nos perturba, no es sensato que nos angustie durante su espera.

Las personas sienten temor hacia la muerte, no por lo que es, sino por lo que se imaginan de ella.

80. Busca el placer que no venga seguido de ningún dolor.

Las cosas maravillosas de la vida no tienen que ser doloras.

Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *