Injerto de pelo (trasplante capilar): procedimiento, riesgos y precio


En países como Alemania o España, más del 40 % de la población sufre calvicie, siendo el paciente afectado típico un hombre de mediana-avanzada edad. El pelo, más allá de una barrera protectora, también supone un importante valor estético en nuestra sociedad actual, y por ello, es normal que muchas personas con calvicie no quieran renunciar a él.

Estamos ante un tema delicado para muchas personas, pues la calvicie androgenética es, en muchos casos, una patología relativamente prevenible y con solución. El caso es que, por ideologías autoimpuestas o por pensamientos antiguos, aún existen personas que creen que el “conformarse” con la imagen que le ha tocado tener es la única realidad posible.

Desde luego, desde aquí abogamos por la autoaceptación y que el individuo se quiera tal y como es, pero también es necesario tener en cuenta que existen otras opciones más allá del “es así”. Es por esta razón que, en este espacio, te contamos todo lo que debes saber acerca del injerto de pelo.

La calvicie en el mundo

Si estás leyendo estas líneas con miedo a que alguien sospeche de tu intención o te juzgue, quédate con nosotros, pues desde luego no eres el único interesado por el tema. Te presentamos algunas estadísticas que demuestran que la calvicie es un evento extremadamente común:

  • En Europa, el 40 % de los hombres presentan calvicie.
  • La alopecia androgenética, causada por herencia, hormonas y envejecimiento es la causante del 90 % de los casos de pérdida de cabello.
  • La mitad de los encuestados en diversos estudios sociológicos admiten que la calvicie les hace sentir más expuestos e indefensos.
  • Menos de un 30 % de los hombres que evitan un injerto capilar lo hacen por concebirlo como algo “antinatural”.

Tampoco creemos que se deba colocar un peso desmedido en la apariencia física, pues algunos de los encuestados en estudios como los que te hemos expuesto aseguran que “serían más exitosos si tuvieran más pelo” o que preferirían recuperar su cabellera si esto significaba perder a ciertos amigos por el camino. No hay que volverse locos, pues el injerto capilar puede ser una opción estética excelente, pero recordemos que la seguridad y la confianza se trabajan desde dentro.

Si consideras el injerto capilar como un accesorio estético y no como una solución a todos tus problemas de autoestima, te animamos a continuar leyendo, pues entramos de lleno en este proceso en las siguientes líneas.

¿Quién debe someterse a este proceso?

A pesar de las creencias populares, no existe una edad concreta para realizar un trasplante, pues se trata de un mero valor estético aplicable a cualquier grupo etario, etnia y género. La pregunta no es quién, sino cuándo y cómo. Es el paciente el que debe estar cómodo con el procedimiento, tras la información y reservas pertinentes que le brindarán los profesionales en la materia. Si bien cualquier persona que sufre de calvicie puede ser un cliente potencial, la mayoría de procedimientos se realizan a personas entre 30 y 40 años de edad.

Ahora bien, el cuándo es un factor importante. El paciente debe tener en cuenta que su aspecto capilar no se “normalizará” hasta dos semanas después de la intervención, y que durante un mes deberá limitar ciertas actividades (deportes, exposición al sol o el uso de cascos, por ejemplo). Por esta razón, encontrar el momento del año donde la evolución capilar sea más positiva es esencial antes de plantear el procedimiento.

Técnicas quirúrgicas para el injerto de pelo

El injerto de pelo es un tipo de cirugía limpia que no requiere de condiciones específicas en el quirófano (se trata de un proceso dermatológico ambulatorio). Suele durar de 4-6 horas y, usualmente, con un ansiolítico para lograr el máximo confort en el paciente durante todo el evento es más que suficiente para comenzar. Te resumimos el proceso en 3 pasos.

1. Extracción de la zona donante

La zona donante es el lugar del que se extraen las unidades foliculares (UF) que se van a trasplantar. En la alopecia androgenética, esta deberá ser de una superficie de unos 5 centímetros de ancho por 25 centímetros de largo. De todas formas, el área donante a extirpar dependerá, en su totalidad, de las unidades foliculares que se necesiten. De esta evaluación se encarga un especialista.

Aun así, normalmente se extrae esta zona de la “parte de atrás” de la cabeza del paciente, donde la densidad capilar es mucho mayor que la del área expuesta. Todo este procedimiento se realiza mediante anestesia local, razón por la cual el paciente no experimenta dolor.

2. Preparación de las unidades foliculares

Una vez extraídas, las unidades foliculares se colocan en una solución de almacenamiento adecuada para mantener su vitalidad y características fisiológicas. Todas ellas se separan y se almacenan cuidadosamente.

3. Implantación de las unidades foliculares

Se realizan incisiones individuales en el área receptora, y las unidades foliculares se van insertando, una a una, en el lugar donde se va a desarrollar el nuevo cabello. El profesional define la profundidad, angulación, y dirección del crecimiento de los pelos al implantar cada unidad folicular. Se trata de la parte del proceso más tediosa y delicada, sin duda, el paso más difícil para los profesionales. De todas formas, al realizarse bajo anestesia local, el paciente no experimenta ningún tipo de dolor.

Trasplante capilar

Post-cirugía

Como hemos podido ver, estamos ante un procedimiento relativamente sencillo: se extrae una tira de piel con pelo del paciente, se aísla cada una de las unidades foliculares y luego se colocan en el lugar deseado para cubrir el área sin pelo. Sencillo, ¿verdad?

Por desgracia, la recuperación del área trasplantada es lenta, y es posible que el paciente no observe cambios drásticos hasta un año después del trasplante. A partir del octavo día las unidades foliculares están fijas, así que el paciente, a los 15 días, podrá realizar una vida completamente normal.

A pesar de esto, los pelos trasplantados se caen a partir de la tercera semana del tratamiento (algo normal). No hay que preocuparse, pues el folículo, que es lo que nos interesa, se queda. El crecimiento de los pelos es lento, y como hemos dicho, hasta un año después del injerto el cabello no crecerá de forma completamente natural.

Riesgos y precio

Es normal que el paciente experimente picores relativamente intensos e hinchazón en el área trasplantada tras la operación, entre otros eventos como posibles foliculitis esporádicas. Aun así, sin duda, como en la mayoría de procedimientos quirúrgicos, el mayor riesgo es el desarrollo de una infección intraepidérmica.

En estos casos se requiere contactar con el centro dermatológico lo antes posible, el cual recetará al paciente antibióticos y le guiará durante el percance. Ningún crecimiento bacteriano desmesurado debe dejarse desatendido, pues las infecciones pueden expandirse con cierta facilidad, dependiendo del agente causal y del área afectada.

En lo que a precios se refiere, se calcula que un injerto capilar cuesta, aproximadamente, unos 2.200 euros (2600 dólares) hasta el trasplante de las 2.000 unidades foliculares. Si el paciente necesita más, el precio puede aumentar rápidamente a más de 3.000 dólares.

Como has podido ver, se trata de un proceso bastante costoso para tratarse de una cirugía superficial, pero debes tener en cuenta una cosa: las unidades foliculares trasplantadas no tienen predisposición genética a perder el cabello, razón por la cual el trasplante dura por toda la vida del paciente.

Resumen

Como habrás podido aprender en estas líneas, estás ante un procedimiento que no debe infundir miedo en aquellos que se lo planteen, pues es poco invasivo, requiere de una intervención quirúrgica mínima y no genera ningún dolor. A pesar de ello, el tiempo de recuperación es relativamente lento y, además, el paciente no alcanzará una normalidad capilar total hasta un año después de la intervención. Es necesario tener todo esto en cuenta, pues desde luego, los resultados no son inmediatos, pero sí seguros.

La decisión se encuentra dentro de cada uno, pero como hemos dicho anteriormente, un injerto de pelo nunca debe verse como la posible solución a todos los problemas de autoestima o seguridad del individuo. Es necesario trabajar la confianza personal a nivel mental y emocional, y solo habiendo dominado estos frentes, valorar el trasplante capilar como un mero valor estético que hará al paciente sentirse mejor con su imagen externa.

Referencias bibliográficas

  • ¿Cuál es la mejor edad para ponerse pelo? fuemedicalcenter.com. Recogido a 27 de octubre en https://www.fuemedicalcenter.com/cual-es-la-mejor-edad-para-hacerse-un-trasplante-capilar/#:~:text=Aunque%20el%20injerto%20de%20pelo,30%20y%20los%2040%20a%C3%B1os.
  • ¿Cuántos calvos hay en el mundo? Actuallynotes.com. Recogido a 27 de octubre en https://www.actuallynotes.com/cuantos-calvos-hay-en-el-mundo/
  • Bouhanna, P., & Pala, G. P. (2005). Microinjerto de cabellos y de vellos: sus multiples indicaciones. Medicina Cutánea Ibero-Latino-Americana, 33(1), 35-40.
  • Jiménez-Acosta, F., & Ponce, I. (2010). Técnica actual del trasplante de pelo de unidades foliculares. Actas Dermo-Sifiliográficas, 101(4), 291-306.
  • La calvicie en cifras, capilclinic.com. Recogido a 27 de octubre en https://www.capilclinic.es/la-calvicie-en-cifras/#:~:text=Se%20conoce%20que%20a%20nivel,que%20un%2036%25%20en%20mujeres.
  • Tapia, A. G. (2010). Trasplante de pelo: qué, cuándo, cómo, para quién. Más dermatología, (11), 19-24.

Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *