El mejor sistema del mundo


Pero claro, ¿A qué precio? 

¿Qué drawdown máximo estás dispuesto a soportar? 

¿Aguantarías una pérdida de un 10% de tu capital para lograr un retorno de un 20% anual?

¿Aguantarías una pérdida de un 40% de tu capital para conseguir un retorno de un 20% mensual? 

¿O, a lo mejor, tu ideal es un sistema con un drawdown máximo de un 5%? 

¿O lo que sueñas es un sistema con un 80% de operaciones ganadoras? 

¿Es ese tu objetivo, tu deseo? 

¿Quieres operar un sistema que te de a ganar 8 de cada 10 operaciones? 

¿O, por qué no, si es ideal, que te de el 100% de operaciones ganadoras?

¿Podría ser? 

¿Qué flotante estarías dispuesto a soportar? 

¿Te gustaría disponer de una estrategia de cobertura de riesgo que hiciera que todas tus operaciones o casi todas fuesen ganadoras?

¿Y en ese caso, te conformarías con que ganase un tick cada una de ellas? 

¿O eres de los que se centraría en la relación entre el riesgo y el beneficio? 

¿Desearías aprender un sistema que te diera operaciones con una R superior a 10? Esto es,  por cada unidad de riesgo obtener a cambio 10 de beneficio.

¿Pero a qué precio, lo desearías aunque esas operaciones solamente aparecieran una vez al mes?

Y si aparecieran cada día pero a las 4 de la madrugada, ¿También lo querrías?

¿Y qué me dices de un sistema que te diera todo eso?:

Rentabilidad asombrosa, con un drawdown mínimo, con un porcentaje de operaciones ganadoras muy elevado y una relación, entre el riesgo y el beneficio,  muy a tu favor, con muchas oportunidades en la franja en la que estás operativo.

Piensa en ese sistema, en tu ideal, como sea que lo definas tú.

Y ahora dime de qué te serviría eso si lo opera una mente descontrolada, ¿qué te crees que lograrías con un sistema así si el que estuviera en los mandos fuese esa parte de ti que es capaz de hacer locuras? 

El mejor sistema del mundo operado por una mente impulsiva no te serviría para ganar ¿lo ves?

Rumi: Las personas sabias piden autocontrol, los niños piden caramelos.

Si pones tu esfuerzo en aprender el sistema del mundo, pero sigues operando de forma descontrolada ¿qué lograrás? 

Observa lo que estás logrando porque eso refleja lo que haces. Tú resultados depende de tus acciones. Dime qué logras y te diré qué haces. Dime qué tipo de resultados arroja tu operativa y te diré cómo eres. No como es tu sistema, sino cómo eres tú operando este sistema.

Quieres un sistema mejor pero no estás siendo mejor. Anhelas un sistema que te permita llegar a las nubes pero sigues arrastrándote por el barro.

Pero tú te esfuerzas en encontrar ese sistema, lo pides, lo quieres, un sistema mejor, una entrada perfecta, una rentabilidad fabulosa, un porcentaje de operaciones ganadoras del 90%. ¿Para qué? Abre los ojos.

¿Te molesta que te diga eso? ¿Prefieres que te enseñe ese sistema verdad? Prefieres que en este vídeo te diga cómo analizar el mercado para encontrar mejores oportunidades, cómo gestionar tus posiciones para cubrir tu riesgo, para aumentar tus objetivos, para minimizar tus drawdowns. Quieres aprender a localizar las mejores zonas de trabajo, a determinar el momento en el que debes aprender el gatillo, quieres saber cómo proteger tus operaciones. Y estoy deacuerdo contigo en este punto: deberías proteger tus operaciones, pero de ti mismo.

En Trading de Futuros trabajamos con el sistema Milenio. Hay miles de sistemas ¿verdad? Nosotros hemos diseñado uno que es flexible, versátil, potente, que se yergue sobre pilares sólidos, sobre hechos objetivos, que tiene en cuenta información verdadera y deja a un lado, en la medida de lo posible, las opiniones subjetivas. Milenio parte de un gráfico anclado, esto quiere decir que la zona de trabajo, el terreno de juego, tiene unas áreas específicas en las que prestar atención, áreas que dependen de la acción de precio y no derivan de las matemáticas, o de teorías sobre ondas. Milenio plantea la operativa en función de las limitantes de los operadores institucionales y de sus necesidades de manipular el mercado para generar oferta y demanda, se aprende por Elementos: piezas individuales que después se encajan como un Lego.

Desde mi punto de vista ofrece casi todo lo que se puede pedir a un sistema, pero ¿De qué te sirve un sistema si no te entrenas para controlar tus impulsos? Después de aprender las bases técnicas de un sistema, sus modelos, su política de gestión ¿cómo lo operarán? 

¿Cómo pasarás de perder a ganar? No será en un movimiento. No aprenderás un sistema, un secreto, una entrada y ganarás. Pasarás de perder mucho a perder poco, de perder poco a empatar, de empatar a ganar poco, y de ganar poco a ganar mucho. Etapa a etapa y paso a paso, y el primer paso, el que debes dar a toda cosa, en el que debes centrarte antes que en cualquier otra cosa, es pasar de perder mucho a perder poco. Eso habla del autocontrol. Es un trabajo que debes hacer sobre ti mismo.

Las operaciones que acaban con una pérdida de un 10% o de un 20% o con una margin call, esas operaciones en las que haces locuras, que escapan a tu control, en las que doblas a la  baja y luego vuelves a doblar, y luego añades más y más, hasta que te quiebran, esas son las que debes eliminar.

Ahí estás trabajando sobre ti mismo, no sobre el mercado, no sobre el sistema, no sobre tus entradas, sino sobre la mente que opera y que resbala en el barro de su arrogancia. La mente que se desboca y lleva tus sueños a la ciénaga. Sin esas operaciones estarías en otra liga ¿lo ves? Si controlaras tu comportamiento en ese tipo de escenarios, si fueras capaz de evitar ese tipo de días.

Tu prioridad no es aprender un sistema perfecto, sino aprender a hacer una operativa perfecta de tu sistema, y eso, probablemente, pase por eliminar esos grandes mordiscos, ese descontrol, esa operativa en la que te arrastras al fondo del pozo.

Deja los caramelos a los niños y pon tu foco de atención ahí donde debe estar. Mientras no seas capaz de controlarte a ti mismo no tienes ninguna opción de ser consistente, y ese control comienza por las grandes pifias. No es que debas ser un monje zen capaz de controlar sus más leves estados emocionales, es que debes comenzar por dejar de disparar una y otra vez en tu propia pierna ¿lo ves?

Pero no harás eso sino lo priorizas, no harás eso si sigues corriendo detrás de un señuelo, si sigues buscando un secreto, el secreto está a la vista y se llama autocontrol. Tu formas parte de tu sistema, tu eres el eslabón débil de tu sistema, tú debes mejorarte a ti para mejorar tu sistema. Tu mejor sistema es el sistema que estás operando ahora, pero con una mente capaz de controlarse a sí misma, y eso está a tu alcance hoy. No mañana, no en el futuro, no en un momento alejado en el tiempo, sino hoy, ahora. Te estoy hablando a ti, tú puedes mejorar tus resultados, mejorar tu mente, controlar tu impulsividad, tu condicionamiento, tu miedo, ese es un recorrido que puedes decidir tomar a partir de ya.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *