CÓMO SER DISCIPLINADO EN TRADING


Él ya sabe lo que tiene que hacer, pero no lo hace. Decirle que haga lo que ya sabe que debe hacer y que no hace es como decirle a un fumador que para dejar de fumar debe dejar de fumar: es obvio y ayuda poco. En ese caso ¿qué hacemos? Cazamos la primera pieza.

Dejamos de aproximarnos al reto como si fuera una única cosa, y la dividió en partes que atacaremos una por una.

El trader ya tiene claro lo que debe hacer y lo que debe dejar de hacer: Sabe que necesita operar con una ventaja, manejar su riesgo y ser disciplinado. Puede que se haya propuesto hacer eso en muchas ocasiones. Esta vez, se dice, será distinta. Ya sé lo que hago mal así que voy a hacerlo bien. Y establece una lista de buenos propósitos: Especificará claramente los parámetros de mi sistema, seguiré los pasos, no operará si el precio no está en determinada zona, no operará fuera de tal horario, mi riesgo será de tanto % y no lo superaré, sacaré la mitad de mis posiciones en bla, bla, bla.

Ahí está la lista de buenos propósitos que puede ir acompañada también de elementos del entorno que él sabe que juegan un papel importante: me aseguraré de estar descansado, centraré mi mente en el trabajo que tengo por delante dejando a un lado distracciones, mantendré a la vista un esquema de mis mejores ventanas de oportunidad, escribiré los motivos de cada entrada que tome, todo buenas intenciones.

A la primera de cambio el trader se descubre dejando a un lado esos propósitos y manejando una posición mal tomada, fuera de su zona de trabajo, sin un set up de alta probabilidad, en un horario que ha dicho que no es el mejor, en un tipo de gráfico que no le convienen, con un riesgo mayor al que establece su política, etc, ¿qué ha pasado? ¿Dónde quedan esas buenas intenciones? y lo más importante: ¿qué hacer si ese trader eres tú? ¿Qué debes hacer si eres consistente en saltarte tus reglas?

Una vez más, para los que escucháis esto y ya sois consistentes es una pregunta que puede parecer absurda: lo que hay que hacer es ser disciplinado. Si eso no es un reto para ti no comprendes la dificultad que tiene un operador disciplinario para manejarse dentro de los parámetros que le dan una ventaja.

Pero el resto podéis probar hacer lo siguiente: cazar la siguiente pieza. 

Imagina una fila de piezas de dómino dispuestas de forma vertical unas a lado de las otras de manera que, si una pieza cae arrastra a la siguiente, y esa a la siguiente hasta que han caído todas. 

Los comportamiento fuera de los parámetros que establece tu sistema, entrar cuando no es la mejor hora, en un escenario que está mal definido, sin que haya una ventana de oportunidad bien definida, aumentando el riesgo, moviento los stops, son tus piezas de dómino, Si cae la primera será la siguiente y luego la siguiente.

Lo que debes hacer es evitar que caiga la primera pieza. Tú sabes que es así. Si entras en una mala posición, y esa es tu primera pieza, le seguirá la siguiente, defenderás mal, tal vez salgas con stop out y entres de nuevo en un esfuerzo por no perder y tomando una operación peor definida, tal vez aumenten el riesgo para recuperar la primera pérdida, tal vez dilates el stop y lo alejes, sea lo que sea con lo que estés siendo indisciplinado encontrarás siempre una primera pieza. Una pieza primigenia que te arrastra a una espiral de destrucción. Esa es la pieza que debes cazar. 

En vez de poner tu foco en una idea genérica como el “ser disciplinado” ponla en un comportamiento específico: quieres encontrar ese primer movimiento erróneo.

Sabes que si esa pieza cae comenzarás a perder el control, y te centraras en evitar que caiga, o en parar una vez ha caído.

Si sigues operando cuando ya has cometido la primera infracción lo más probable no es que recuperes tus pérdidas y salgas ganador, sino que destruyas tu confianza, tus resultados y tu progreso.

Aun si terminaste ganando una operación mal tomada estarías perdiendo tu consistencia. Te habrías entrenado en ser indisciplinado y estarías más cerca de saltar de nuevo tus reglas.

Tienes que parar. Debes alejarte del mercado tan pronto seas consciente de que has cometido un error. Asume el pago por ese error. Da un paso a un lado.

Estás apunto de caer por un tobogán que irá acelerándose más y más, con el potencial de empeorar tu situación a cada momento. Sal de ahí lo antes posible y haz de eso tu bandera. Si te descubres cometiendo la más pequeña de las infracciones en tu procedimiento de trabajo estás siendo indisciplinado y has tirado la primera pieza. Ve eso y comprométete en jugar a favor de tu mejor interés. No lograrás la consistencia en esa dirección. Puede que recuperes las pérdidas, puede que ganes una operación o dos, pero estarás perdiendo la partida del trading, porque para sostener tus resultados y ser consistente es imprescindible que apliques tu sistema a lo largo del tiempo sin desviarte.

Habrás obtenido una victoria si has cazado esa primera pieza y has parado. Paga tu error. Acepta la factura y le estarás mandando un mensaje muy poderoso a esa parte de ti impulsiva: Si cometes un error dejamos de jugar. Punto.

Cuando seas capaz de hacer eso habrás dado un paso de gigante en el camino hacia tu consistencia, tendrás un objetivo de desempeño muy claro cada vez que operes, sabrás si estás ganado o si estás perdiendo independientemente de lo que digan tus resultados y podrás entrenarte para ir avanzando hacia lo que verdaderamente es importante para ti.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *