Cómo quitar el hipo con estos trucos y remedios caseros paso a paso


A todos nos ha pasado alguna vez que aparece el hipo y te cuesta un montón quitártelo, lo cual es molesto aunque realmente no supone nada dañino ni perjudicial. Si quieres saber cómo quitar el hipo, sigue leyendo y toma nota de unos cuantos trucos que son muy efectivos y te librarás de ese malestar rápidamente.

Lo más habitual cuando alguien tiene hipo es darle un susto, pero eso no siempre funciona, ya que tiene que ser un susto de verdad, totalmente inesperado por la otra persona para que su cuerpo realmente reaccione y deje de tener hipo.

¿Qué es el hipo?

Según lo define la propia medicina, el hipo surge debido a una contracción espasmódica, repetitiva e involuntaria del diafragma y los músculos inspiratorios, lo cual provoca una inspiración súbita que está seguida del cierre brusco de la glotis. Esto provoca un sonido muy peculiar y puede llegar a ser muy molesto, especialmente si lo tienes mucho tiempo y no eres capaz de hacerlo parar.

Trucos para quitar el hipo

  • Pajita: varios investigadores han determinado que uno de los métodos más eficaces para quitar el hipo es beber agua de un vaso a través de una pajita al tiempo que se tapan los oídos con los dedos. Puede parecer una situación muy cómica, y lo es, pero también es cierto que es muy efectiva.
  • Beber del revés: bebe un vaso de agua pero no por el lado de siempre sino por el contrario, al tener que volcar tu cabeza conseguirás quitarte el hipo al hacerlo.
  • Respiración: es uno de los trucos más populares para quitarse el hipo y consiste en taparte la nariz para aguantar la respiración todo el tiempo que puedas. A lo mejor no funciona a la primera, pero tras un par de veces funcionará.
  • Agua fría: también resulta muy eficaz beber un vaso de agua fría sin respirar.
  • Respiraciones abdominales: coge aire lentamente, de forma que sientas cómo se va llenando el abdomen. Aguanta la respiración unos 10-20 segundos y deja salir el aire lentamente mientras se desinfla el abdomen.
  • Tumbarse boca arriba: otro truco muy eficaz es tumbarse boca arriba y llevar las rodillas al pecho para poder cerrar el diafragma y que recupere su ritmo habitual.
  • Sentarse: siéntate e intentar tocar los dedos de los pies con tus manos, es otro movimiento muy eficaz para cerrar el diafragma.

¿Es el hipo síntoma de algo más?

Cuando el hipo es persistente y no hay manera de quitarlo, no solo en ese momento sino que lo tienes prácticamente a diario, puede deberse a diversas enfermedades, que variarán en función de los síntomas que lo acompañen. Es muy importante que acudas a tu médico o especialista si tienes también alguno de estos síntomas:

  • Acidez: puede deberse al reflujo gastroesofágico, lo cual sucede cuando el contenido del esófago pasa a la boca sin esfuerzo, mayormente debido a una hernia de hiato. Suele ser la causa más común en casos de hipo persistente.
  • Dolor de cabeza: tanto si tienes dolor de cabeza como vómitos o alteraciones visuales, el motivo puede ser un trastorno del sistema nervioso central, una infección, una enfermedad vascular o, incluso, esclerosis múltiple.
  • Cansancio: si los otros síntomas son cansancio, sueño o te notas hinchada, el origen puede estar en algunos medicamentos o en malos hábitos como el consumo de tabaco o alcohol.
  • Sed: cuando además de hipo tienes mucha sed constantemente o más ganas de orinar de lo habitual, el origen puede estar en una diabetes o diferentes desequilibrios en los niveles de calcio en la sangre, o bien en los niveles de agua y sales minerales.
  • Presión en el pecho: si entre los síntomas tiene presión en el pecho o dificultad para respirar, puede ser señal de un infarto o una pulmonía.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *