CÓMO PENSAR EN TU TRADING


¿Por qué es tan importante? Porque por mejor que sea, tu análisis solamente funciona en una base estadística. No tienes la capacidad de predecir el futuro de forma determinística, sino probabilística, esto quiere decir que debes liberarte de la ilusión de que, tu trabajo, consiste en “saber” qué sucederá, y aceptar que lo que sucederá se expresa en una nube de opciones: unas pueden aparecer en mayor medida que otras, pero todas son posibles.

Uno de los conceptos más importantes es la realización de que, un solo participante puede cambiar el resultado de la mejor de las predicciones. Esto implica que, cualquier análisis, puede fallar si lo vemos de forma determinística. Si lo que anticipas que sucederá es solamente más o menos probable, debes protegerte ante la posibilidad de que suceda lo contrario a lo que anticipas, lo que señala la necesidad de que limites tu riesgo.

Si puede ser que suceda lo contrario de lo que espero, debo contener mi riesgo. Por un lado necesito una cierta convicción de que, lo que anticipo que sucederá tiene sentido, en caso contrario no participaré, pero por otro lado debo aceptar, verdaderamente, que puede suceder cualquier cosa, y eso implica que tengo que limitar mi riesgo porque podría perder cualquier operación.

Partamos pues de esa certeza: puedes perder cualquier operación, por lo tanto debes asumir una exposición relativamente pequeña, una que no te arruine, ¿verdad? 

No quiero entrar en el desarrollo matemático de los modelos que nos indican el tamaño de nuestras posiciones, sino más bien centrar tu atención en una forma de conceptualizar el pensamiento en probabilidades porque es algo fundamental.

Entonces ¿cómo lo hago para pensar de esta manera? ¿Qué quiere decir verdaderamente “pensar en probabilidades” en relación a mi trading? Veámoslo con una analogía muy sencilla.

Tu tienes un sistema que te da una ventaja estadística. Cuando participas lo haces solamente a favor del evento más probable. Imaginemos, para simplificar, que tu sistema te da una ventaja de un 70%, es decir te da a ganar 70 de cada 100 operaciones, o lo que es lo mismo 7 de cada 10.

Esto implica que tu sistema te da a perder 30 de cada 100 operaciones, o lo que es lo mismo, 3 de cada 10.

Pero vayamos un paso más allá, y ayudemos a nuestra mente a conceptualizar verdaderamente lo que eso supone.

Imagina que tienes un bolsa opaca en la que has puesto siete canicas de color verde y tres de color rojo. Las 7 verdes representan operaciones ganadoras, y las tres rojas resultados negativos.

Tu agitas la bolsa, pones la mano dentro y sacas una bola, si es verde tu operación es ganadora, si es roja, es perdedora ¿de qué color será la bolita que sacarás? No lo puedes saber antes de sacarla, tú tienes que arriesgar tu capital en función del color de la bola que sacarás, pero debes hacerlo antes de poner la mano dentro de la bolsa, es decir, debes comprometer tu capital sin saber el color de la bola. Puede ser verde, puede ser roja, y tu análisis no determinará el resultado. Tu análisis se tiene que limitar a establecer una probabilidad: Si sacas una bolita, y anotamos su color, la pones de nuevo en la bolsa, la agitas y sacas otra, y anotas el color, la pones de nuevo en la bolsita, la agitas y sacas otra, sacarás un 70% de las veces una bolita verde y un 30% una bolita roja.

Si haces el ejercicio 100 veces esperas sacar un total de 70 veces una bolita verde, y un total de 30 veces una bolita roja.

Pero ¿puedes saber de qué color será la bolita que sacarás antes de meter la mano en la bolsa? No puedes saberlo más allá de una nube en la que el 70% de las veces será verde y el 30% de las veces roja.

¿Puedes saber el orden en el que sacarás las bolitas verdes y las bolitas rojas? No. No te es posible saber la secuencia en la que aparecerán. Debes limitarte a aceptar que, si sacas 100 bolitas, esperas que 70 sean verdes, y que el orden en el que saldrán es totalmente aleatorio.

Tu devuelves las bolitas al saco en cada lanzamiento con lo que los resultados son independientes los unos de los otros. Las bolitas no tienen “memoria”, no saben el color anterior. No tienen que salir de un color distinto.

¿Te das cuenta?

Otra implicación es que, para que la probabilidad haga su aparición, debes sacar un número relativamente alto de bolitas. Si sacas solamente cinco, pueden salir todas del mismo color, también puedes sacar diez veces la bolita y sacar diez veces el mismo color. Hay una probabilidad de que eso suceda y si es posible, debes entender que, antes o después sucederá.

Eso nos indica la conveniencia de analizar los resultados de tu operativa en series suficientemente grandes eventos. Si tomas cinco operaciones, o incluso diez, o veinte, la varianza puede alterar las probabilidades reales de tu sistema. Un sistema en el que te sea dado ganar 70 de cada 100 operaciones puede darte 5 operaciones negativas seguidas, o 10. Ahora imagina cómo te sentirás si pierdes cinco operaciones seguidas, la mayoría de traders que se inician en esta actividad, caerán en la tentación de     alterar lo que hacen, de modificarlo, de actuar sobre el sistema que les ha dado a perder cinco operaciones. ¿Cómo iban a seguir aplicando el sistema con confianza si han perdido cinco operaciones? Y si siguen y la serie de perdedoras es de diez ¿qué harán? ¿Seguirán actuando con confianza para que la probabilidad del sistema se exprese? ¿Qué harías tú?

Las probabilidades de tu sistema están a tu favor, los resultados en una serie corta son perfectamente aceptables aunque sean negativos, pero la presión mental que sentirás te empujará a hacer algo distinto, cambiar el sistema, esperar.

Un caso típico es el del operador que toma tres operaciones y las pierde, duda y deja pasar la cuarta y ve, desde la barrera que hubiera sido positiva, toma la quinta y la pierde, y siente que solamente participa en las perdedoras. Ese tipo de sentimiento le empujan a saltarse el sistema para “evitar” las perdedoras.

Pero debemos ayudar a nuestra mente a integrar el hecho de que, no podemos predecir el resultado de una operación más allá de una probabilidad con todas sus consecuencias.

En la bolsita tienes 7 bolitas verdes que representan operaciones ganadoras, y tres de rojas. Y si sacas una y la vuelves a poner dentro, mantienes la relación de 70% a favor de las verdes, y eso representa tu operativa con una ventaja. Recuerda que no puedes saber el color que saldrá, que es independiente del que ha salido antes, y que tu ventaja es representativa solamente en una serie grande. Recuerda también que puedes sacar bolitas rojas una y otra vez formando parte del sistema, respetando las probabilidades, sin que eso señala un error, o que el sistema esté fallando. De hecho sacarás tres rojas de cada diez bolitas que saques aproximadamente, pero puedes sacar diez verdes seguidas o veinte, sin que eso hable de un cambio en la “fiabilidad” del sistema: sigue siendo de un 70%. También puedes sacar cinco rojas, o diez rojas, y la validez del sistema es la misma que al principio: 70% a tu favor.

Esta analogía de las bolitas puede ayudarte a mantenerte fiel a los principios del éxito como trader: manejas tu riesgo en cada operación porque no puedes predecir el resultado de la siguiente operación de forma determinística, te mantienes aplicando el mismo exacto sistema, sin modificaciones porque tienes una ventaja que se expresa en una serie grande, aunque a corto plazo resultado no parezca favorable, el resultado de una operación es independiente del resultado de la operación anterior, las bolitas no tienen “memoria”,  no tienes que predecir nada, sino centrarte en ejecutar tu sistema de forma precisa, no necesitas enfadarte ni frustrante por el resultado de una operación porque dentro de una serie aparecerá tu ventaja.

Deseo que estas ideas queden grabadas en tu mente y que eso favorezca tus resultados.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *