Cómo mantener tu casa fresca durante el verano sin aire acondicionado


El calor amenaza con quedarse hasta bien entrado el otoño, en algunas zonas incluso se rozan los 45ºC de media, por lo que todo el país está en alerta ante estas temperaturas tan altas. Estas temperaturas también incitan a quedarnos en casa bien fresquitos (a menos que vivas justo a 5 minutos de la playa) junto al aire acondicionado. Pero, ¿qué podemos hacer para refrescar la casa sin necesidad de tener encendido todo el día el aire acondicionado? Teniendo en cuenta la subida de la luz de los últimos meses, esto es bastante importante.

A continuación te vamos a contar algunos trucos infalibles para mantener tu casa fresca sin necesidad de tener aire acondicionado. ¡No te los pierdas si realmente quieres ahorrar en tu factura de la luz!

Trucos para refrescar la casa sin aire acondicionado

Aunque tu aire acondicionado sea de bajo consumo, seguro que te interesará tenerlo apagado de vez en cuando para reducir el consumo de la luz.

  1. Ventila tu casa a primera hora de la mañana: no hay nada mejor que despertarse temprano y ventilar la casa. Lo recomendable es hacerlo antes de las 8 de la mañana, que es cuando más fresco puede entrar por las ventanas, y bajar las persianas a media altura durante el resto del día. Recuerda, además, de que el aire caliente suele subir, por lo que si vives en una casa de dos plantas, intenta que la planta de arriba esté fresca, especialmente por las noches.
  2. Mantén fresco el suelo: a pesar de que pueda parecer extraño, si mantienes el suelo de tu hogar fresco notarás que hace menos calor. Friega el suelo por las mañanas con agua fría y podrás bajar la temperatura del ambiente.
  3. Enciende el fuego por la mañana: si eres una persona madrugadora, te recomendamos que cocines por la mañana. De esta forma no tendrás que meterte en la cocina en las horas en las que más calor hace. Haz comidas que se puedan tomar a temperatura ambiente o, mejor, frías, como el salmorejo, la ensalada de pasta o los huevos rellenos.
  4. Pon una bolsa de agua fría en la cama antes de dormir: de esta forma tendrás tu cama fresca sin necesidad de encender el aire acondicionado. Si lo prefieres, puedes poner directamente hielo durante unos minutos. Verás como con este truco podrás conciliar el sueño de forma rápida ya que no tendrás nada de calor.

Con estos pequeños trucos conseguirás no encender siempre el aire acondicionado, lo que te ayudará a cuidar tu factura de la luz y, como no, el medioambiente.

Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *