Cómo limpiar suelo de tarima flotante


La tarima flotante es uno de los revestimientos para suelo que más se utiliza en los hogares, compuesta por materiales derivados del plástico y varias capas de madera, por lo que son necesarios cuidados especiales. Si quieres saber cómo limpiar el suelo de tarima flotante, sigue leyendo y toma nota de un par de trucos para hacerlo con eficacia y que quede espectacular.

Este suelo es más resistente que los suelos de madera, pero no por ello hay que cuidarlo menos, ya que si no le das las atenciones que requiere no podrá estar siempre reluciente y en las mejores condiciones.

Trucos para limpiar suelo de tarima flotante

Detergente

  1. Llena un cubo con agua fría y añade detergente en la cantidad recomendada según el envase del fabricante. Debe crearse espuma.
  2. Con una fregona aplica la mezcla de detergente y agua en el suelo, que cubra toda la superficie pero sin chorrear. Incide especialmente en las zonas en las que hay manchas.
  3. En vez de la fregona puedes llenar un bote con spray o pulverizador y rociar en las zonas que quieras limpiar y pasar después una mopa o paño de microfibras para perfeccionar la limpieza.
  4. Sea cual sea el método que elijas para fregar, debes hacerlo siempre en la misma dirección para que no queden marcas. Haz presión sobre la tarima para que las manchas desaparezcan y toda la superficie quede totalmente limpia.
  5. Es importante que la fregona o paño que utilices la limpies de vez en cuando para quitar la suciedad y que no vuelva a la tarima al pasar la fregona ya sucia una y otra vez.
  6. Después de haber pasado toda la superficie, vuelve a hacerlo pero esta vez con un cubo de agua fría al que debes añadir un tapón de alcohol.
  7. Deja que se seque al aire y quedará reluciente.

Vinagre

El vinagre es un ingrediente muy utilizado para condimentar diferentes platos pero tiene también potentes propiedades limpiadoras. Así puedes utilizarlo para limpiar suelo de tarima:

  1. Quita todo el polvo de la tarima con una mopa o aspiradora, realizando los movimientos siempre en la misma dirección para no dejar marcas.
  2. Llena un cubo con agua fría y añade un producto de limpieza específico para este tipo de suelo, en las cantidades recomendadas por el fabricante en el envase.
  3. Tras una primera pasada, escurre muy bien la fregona, vacía el cubo y vuelve a llenarlo, en este caso con agua caliente y una tercera parte de vinagre.
  4. Friega con esta mezcla, en la misma dirección, el vinagre conseguirá desinfectar y proporcionará mucho brillo al suelo, prolongando ese efecto reluciente y limpio que tiene cuando se friega.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *