Cómo limpiar botas de ante de diferentes maneras


Uno de los tejidos que más se lleva cuando llega el invierno es el ante, perfecto para destacar cualquier outfit y que lo puedes llevar tanto en prendas como en complementos o calzado. Si quieres saber cómo limpiar botas de ante, sigue leyendo y toma nota de los trucos más eficaces para hacerlo dependiendo de cómo sea la mancha que tiene.

El ante, perfecto para el invierno

Las botas de ante, también llamadas de gamuza, son ideales para el invierno, ya que se llevan un gran protagonismo en tu look al tiempo que mantienen tus pies totalmente abrigados y aislados del frío. Se trata de un material muy delicado, por lo que cuando se mancha hay que tener mucho cuidado con la forma en la que se limpia ya que se podría estropear para siempre.

No hay un truco en particular para limpiar el ante en general, ya que dependiendo del tipo de mancha o producto que haya caído en él será más recomendable “atacar” de una u otra manera. En el caso de las botas, al estar en contacto permanente con el suelo es muy probable que se ensucien a diario, por lo que hay que hacer un mantenimiento para que siempre se vean bien.

Trucos para limpiar botas de ante de forma eficaz

  • Polvo: si están sucias de polvo se pueden limpiar fácilmente, tanto que bastará con pasar un paño suave y seco en el sentido de los pelos del ante. No ejerzas mucha fuerza para no dañar el material. En vez de un paño puedes utilizar un cepillo pequeño que sea muy suave, tipo cepillo de dientes, o bien uno especial para el ante.
  • Humedad: si las botas se han mojado, por ejemplo en un día de lluvia, pasa primero un paño seco para eliminar el exceso de humedad y después mete varios trapos secos en su interior para que absorban el agua. Déjalos 24 horas en un lugar en el que no haya humedad y que no reciba la luz del sol ni esté cerca de fuentes de calor como calefactores, radiadores, etc.
  • Grasa: las manchas de grasa en calzado de ante pueden ser difíciles de quitar, por lo que es muy importante actuar rápidamente para evitar que la mancha se fije en el ante. Presiona ligeramente con un paño seco y suave para eliminar el exceso de grasa y después aplica talco para que absorba la grasa, dejando que actúe unas 12 horas. Pasado ese tiempo, cepilla suavemente en el sentido de los pelos. En el caso de que la mancha se haya fijado a la piel, diluye unas gotas de amoniaco en ¼ de agua, humedece un cepillo con la mezcla y limpia suavemente. Deja secar en un lugar sin humedad que no reciba sol ni calor y, cuando se haya secado, vuelve a pasar el cepillo para que recupere su tono original.
  • Pintura: si tienes que limpiar botas de ante que se han manchado de pintura, lo primero que tienes que hacer es dejar que la pintura se seque por completo, ya que si la intentas limpiar estando húmeda se esparcirá por toda la bota. Cepilla la bota con un cepillo suave y lima la mancha con mucho cuidado, evitando pasar la lima por las zonas de fuera de la mancha ya que se podría estropear el material. Una vez eliminada la pintura, pasa un cepillo por toda la bota en el sentido de los pelos para que quede uniforme.
  • Rozaduras: en el caso de rozaduras, lo primero que hay que hacer es cepillar para quitar el polvo y después utilizar una goma de borrar para frotar la rozadura, con cuidado, hasta que desaparezca. La goma debe ser del mismo color del calzado para no manchar el ante. Cuando termines, cepilla toda la bota.
  • Barro: al utilizarlas en invierno, es habitual que tus botas terminen manchadas de barro, especialmente en días de lluvia. Empieza cepillando las botas con un cepillo suave y lima después la superficie manchada de barro. Una vez eliminada la mancha, cepilla toda la bota para lograr un aspecto uniforme. Si la mancha persiste puedes pasar un paño húmedo en agua y jabón.
  • Manchas de humedad: humedece un paño en agua tónica o soda y presiona ligeramente sobre las manchas pero con cuidado de no empapar el ante. Limpia ahora con el paño seco en el sentido de los pelos.

Cuidados de las botas de ante

Al margen de lo sucias que se puedan poner tus botas de ante, toma nota de estos consejos sobre sus cuidados:

  • Mantén las botas siempre en un lugar seco y bien ventilado. Lo ideal es tenerlas guardadas en una bolsa antihumedad cuando no las estás utilizando.
  • Evita que estén en un ambiente con mucho calor o sol, ya que la piel podría resecarse y decolorarse.
  • Pásales un cepillo antes de utilizarlas y antes de guardarlas tras su uso.
  • Aplica de vez en cuando un producto impermeable para que estén protegidas ante derrames de líquidos o el agua de la lluvia, por ejemplo.
  • Evita utilizar tus botas de ante cuando llueve para que no se mojen, y si lo hacen intenta secarlas cuanto antes.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *