Cómo lavar un edredón de plumas en la lavadora


En época de frío son muchas las cosas que cambiamos en el hogar para poder combatirlo, como la utilización de estufas, edredones, chimeneas, etc. Si quieres saber cómo lavar un edredón de plumas en la lavadora, sigue leyendo y toma nota de las claves para hacerlo correctamente y que no se te estropee.

No cabe duda de que los edredones de plumas son una de las mejores opciones para no pasar frío en la cama cuando llega el invierno, ya que proporcionan un calor muy acogedor y son ligeros, por lo que ese calor extra no repercute en el peso ni en la comodidad.

Pasos para lavar un edredón de plumas en la lavadora

  1. Lo primero que tienes que hacer es mirar la etiqueta del edredón para conocer su composición exacta y cuáles son las recomendaciones del fabricante para su lavado. Es muy importante que te fijes en la temperatura y si se permite el lavado a máquina, ya que no se recomienda en algunos casos.
  2. Asegúrate de que el tamaño del edredón encaja con el del tambor de la lavadora, que podrás meterlo y que se realice el lavado sin problemas de espacio. Además, al absorber el agua durante el lavado, se aumentará su peso, que no podrá superar el determinado que acepta la lavadora.
  3. Ya teniendo claro que lo puedes meter en la lavadora, es importante hacer que las plumas se distribuyan por todo el interior, que no se acumulen en la misma zona. Para esto puedes meter varias pelotas de tenis en calcetines y que echarlos al tambor, así con las vueltas se irán moviendo para golpear las plumas y distribuirlas para que no se apelmacen.
  4. Elige el programa de lavado recomendado según los datos de la etiqueta, y si no se establece nada en concreto lo mejor es seleccionar un programa para prendas delicadas con agua fría.
  5. Una vez que termine el lavado hay que tener mucho cuidado con el secado, ya que si es incorrecto podría estropearse. Si tienes secadora, sin duda es la opción más rápida, siempre y cuando en su etiquetado no se impida este método.
  6. Para secarlo al aire libre lo mejor es ponerlo en horizontal sobre una mesa, tendedero, etc. Dale la vuelta cada poco tiempo para que las plumas no se apelmacen.
  7. Antes de ponerlo en la cama debes asegurarte de que está totalmente seco.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *