Cómo lavar prendas de lana de diferentes maneras


La lana es uno de los tejidos más utilizados cuando llega el frío, ya que al ser tan abrigoso sin duda es perfecto para mantener el cuerpo calentito en esta época del año. Hoy te mostramos cómo lavar prendas de lana de diferentes maneras para que puedas tratar este material de forma correcta y que se mantenga en el mejor estado posible.

Muchas personas tienen cierto miedo a la hora de lavar cualquier prenda que sea de lana, ya que es uno de los tejidos más delicados que existen, pero la realidad es que siguiendo ciertas pautas puedes hacerlo sin ningún problema.

Pasos para lavar prendas de lana de forma segura

En la lavadora

  1. Lo primero que tienes que hacer es abrochar, abotonar y cerrar todos los botones, broches o cremalleras que tenga la prenda, lo que evitará que se enrede o se retuerza demasiado durante el lavado.
  2. Si la prenda tiene cualquier accesorio adicional debes quitarlo, como colgantes, cinturones, etc.
  3. Selecciona un ciclo de lavado que sea especial para lana, no todas las lavadoras lo tienen, así que si es tu caso debes elegir entonces un ciclo que sea para ropa delicada.
  4. Es importante que el programa elegido tenga un centrifugado corto y que la temperatura del agua sea inferior a 30ºC.
  5. Mete la ropa en la lavadora y añade un detergente específico para prendas de lana o prendas delicadas. Debes tener mucho cuidado con el suavizante, añade muy poca cantidad ya que en exceso puede ser perjudicial para este material.
  6. Cuando termine el proceso de lavado, saca las prendas y extiéndelas sobre una superficie plana para que se puedan secar bien. No las tiendas ni las cuelgues, ya que eso estiraría el tejido y la prenda podría deformarse.
  7. Como consejo final para lavar prendas de lana en la lavadora, es muy importante que respetes siempre las recomendaciones del fabricante en la etiqueta para no estropear la prenda.

Lavado a mano

  1. Si no tienes muy claro hacer el lavado en la lavadora o prefieres hacerlo a mano, empieza llenando un recipiente grande con agua templada o fría, con un tamaño suficiente como para poder meter las prendas que quieres lavar.
  2. Es muy importante que no pongas agua caliente, ya que la lana encogería.
    Si son muchas prendas o una muy grande, puedes llenar el fregadero o la bañera para tener espacio suficiente.
  3. Añade al agua jabón especial para lana o piezas delicadas, en la cantidad recomendada por el fabricante en el envase según la cantidad de agua que vas a utilizar.
  4. Sumerge la ropa por completo en el agua y déjala a remojo 10 minutos para que el jabón pueda penetrar en el tejido y que así el lavado sea eficaz.
  5. Pasados esos 10 minutos, agita la prenda dentro del agua para limpiarla, no la frotes ya que podrías dañarla.
  6. Saca la ropa del agua y exprime la prenda apretando cada parte pero sin retorcerla ya que podrían quedar marcas.
  7. Vacía el agua de donde la tuvieras y llena nuevamente pero solo con agua, sin jabón. Sumerge la prenda y déjala a remojo 5 minutos para que se eliminen todos los restos de jabón. Saca y mete la prenda varias veces para que se aclare bien.
  8. Pasados esos minutos, vuelve a exprimir la prenda y extiéndela sobre una toalla seca para que pueda absorber la mayor humedad posible.
  9. Una vez que has retirado la humedad, extiende la prenda en una superficie plana para que se seque, nunca colgada ni tampoco expuesta directamente al sol.

¿Cómo se secan las prendas de lana?

Sea cual sea el método de lavado utilizado, lo más recomendable para el secado es poner las prendas en una superficie plana y dejar que se sequen al aire, sin recibir directamente la luz del sol. Podrías utilizar secadora si tuviera un programa de secado específico para prendas delicadas, de lo contrario no lo hagas ya que lo más probable es que la prenda se estropee.

Consejos para el cuidado de la lana

  • Si encuentras alguna mancha en una prenda de lana, utiliza un paño húmedo con un poco de jabón para limpiarla, dando ligeros golpecitos pero sin frotar. Por una mancha no es necesario lavar toda la prenda.
  • No deberías planchar nunca una prenda de lana, y si por algún motivo crees que debes hacerlo, la plancha debe tener una opción específica para este tejido. En el caso de no tenerla, elige una sin vapor y a temperatura muy baja.
  • A la hora de guardar prendas de lana debes tener en cuenta que no lo puedes hacer si están húmedas y que no debes colgarlas, es mejor doblarlas.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *