CÓMO GANAR TODAS TUS OPERACIONES


En lugar de eso, quiero hacer contigo una reflexión que estimo importante sobre cómo definimos una ganancia y una pérdida en nuestro trading y porque haríamos bien en pensar de forma ligeramente distinta a como lo hace la mayoría.

Quiero que veas dos cosas: Uno, que si tu mente siente que está amenazada activará mecanismos para defenderse de esa amenaza, cuyas consecuencias como trader pueden ser peores que el problema , y dos, que puedes aprender a lograr una ganancia en cada entrada.

Lo primero y más relevante es que no estoy jugando con el lenguaje. Eso sería sencillo: definir lo que quiere decir ganar y ya está. Me digo que si lo hago mejor que en la operación anterior, estoy ganando. No puedo controlar el resultado pero puedo controlar mi ejecución y lograr que sea mejor. Esa es una forma.

Me digo que si sigo mis reglas estoy ganando. Me centro en desarrollar la necesaria disciplina y ya estoy ganando. Esas serían formas de redefinir lo que es una ganancia, de poner el foco en aspectos de mi desempeño que dependan de mí, y de lograr una victoria.

Pero en esta ocasión estoy interesado en que te entrenes para que ganes dinero en todas tus operaciones.¿Cómo se hace eso?

Veamos primero el para qué es importante: Tu tienes un sistema que te da una ventaja. Participas a favor de la probabilidad mayor y si eres disciplinado la ley de los grandes números hace su aparición y ganas.

Pero resulta que no logras ser disciplinado. Quieres “mejorar” tu sistema. Quieres “eliminar” las operaciones perdedoras, así que introduces novedades, cambios y matices que invalidan la ventaja que estás explotando. 

Es muy sencillo de comprender y de observar. Tu set up ganador te da un 60% de operaciones ganadoras con una R3. Eso quiere decir que si tomas 100 operaciones ganas 60 y pierdes 40, y cada operación ganadora te da tres veces lo que te cuesta una operación perdedora.

Hasta aquí es sencillo de seguir, solo que a tu mente le desagrada la idea de aceptar que tomará 40 operaciones perdedoras, y cuando ha encadenado tres o cuatro negativas comienza a dudar, se salta la siguiente operación, añade un pequeño cambio en la operativa, tal vez ajuste el stop, tal vez lo aleje. Y eso está invalidando el sistema.

Ya no estás participando con un set up que te da un 60% a tu favor y una R3, estás participando en otro escenario diferente para el que no tienes números. Y lo haces con un buen motivo. No quieres aceptar esas 40 operaciones perdedoras.

Pero tus buenas intenciones siguen siendo responsables de tu falta de resultados. Al final, en el intento de evitar esas pérdidas te sales del sistema, comienzas a improvisar, y vuelves a estar en la rueda de hámster dando vueltas y sin ir a ningún sitio.

Pero eso ya lo sabes. No tengo que decírtelo yo. Probablemente lo has vivido más de una vez. Y también sabes que no basta con saber que no debes hacerlo. Saber no va a evitar que lo hagas.

Esto es así porque la mente que comprende lo que debe hacer, no es la mente que opera. El estado emocional en el que tomas decisiones, cuando percibes una amenaza vela por tu supervivencia y no atiende a razones.

Si tomar una operación fallida supone una amenaza a tu identidad, a tu valor como proveedor de recursos, a tu inteligencia, o a tu capital, activarás una parte de tu cerebro, el sistema límbico, que se encargará de hacer frente a la amenaza a su manera.

Todo esto ya lo sabes.

El punto que quiero remarcar y que considero que es importante que veas, es que la mejor forma de dejar fuera de juego a esa parte de ti que improvisa ante las amenazas es simplemente evitando las amenazas.

Ya, ¿y cómo se supone que vamos a hacer eso? Es lo que quiero mostrarte.

Se trata de entrenar a tu mente a pensar en probabilidades. No que le digas a tu mente que lo haga, no que te digas a ti mismo que lo harás, sino que aprendas a través del entrenamiento, a pensar de forma probabilística. Y específicamente quiero que comiences a ganar todas tus operaciones. A ganar dinero. 

Está bien que ganes por seguir tu trading plan, está bien que ganes por hacerlo mejor que en la operación anterior, pero quiero que ganes dinero en cada una de estas operaciones. El mensaje que debes darle a tu mente para que no te proteja y en el intento de evitar un problema cree uno mayor es este:

“Cada operación que tomo me hace ganar dinero”

No al estilo de Emile Coué, no como un mantra con el que te hipnotices, sino ampliando tu mirada.

Imagina que tu mejor set up te da un 55% de operaciones a favor y por lo tanto un 45% en contra, y que cada operación ganadora te da dos veces lo que una perdedora. Arriesgas 1 para conseguir 2, arriesgas 100 para conseguir 200.

Haz tus números con tus propias entradas y cambia el cableado de tu mente. Sígueme.

Supongamos que estás operando con una cuenta de 5.000$ y que arriesgas un 1% de tu capital en cada entrada. Si tomas 20 operaciones esperas los siguientes resultados.

Un 1% de riesgo en una cuenta de 5.000$ son 50$ por operación.

Las ganadoras te dan un 2% lo que supone una ganancia de 100$ por operación.

Tomarás 11 ganadoras (el 55% de 20) por 100$ la operación te supondrá 1.100$ ganados.

Pero también tomarás 9 perdedoras (el 45% de esas 20 operaciones), que a 50$ te costarán 450$. 1.100 menos 450 arroja un resultado de 650$ a tu favor.

Hasta aquí nada nuevo bajo el sol. Es información objetiva que debes tener sobre tu sistema y tus entradas. Pero atiende porque el entrenamiento que te propongo comienza ahora: has tomado 20 operaciones en total para ganar 650$, lo que quiere decir que cada operación individual te ha hecho ganar 32.5$ (650$ dividido entre 20 operaciones).

Lo que quiero que hagas es que te des cuenta de que esto es así. De que puedes aprender a mirarlo de esta manera. Cuando participas, independientemente del resultado estás ganando 32.5$ en todas tus operaciones.

Ganas cada vez que participas porque haces las cosas que debes hacer. No innovas, no improvises, no intentas evitar las operaciones perdedoras, ni escapar de ninguna amenaza.

No hay amenaza si piensas correctamente ¿verdad? Participar es ganar dinero. Ganas todas tus operaciones. Cuanto más participamos más ganas. Tu foco ya no está en evitar operaciones, ni en encontrar sistemas mágicos, sino en encontrar oportunidades en las que participar.

De repente el foco ya no está en huir, escapar, ser más listo que el mercado, está en ejecutar el sistema que te hace ganar dinero. Es una máquina de imprimir billetes. Cuanto más operaciones bien definidas tomes más ganarás. Punto.

¿32.5$ te parece poco? Lleva tu cuenta a los 50.000$ y cada operación que tomes, te hará ganar 325$. Cada vez que participes ganarás eso. ¿Lo ves?

La misma realidad interpretada a favor de tu mejor interés te permitirá buscar oportunidad tras oportunidad. Ya no estará ocupada intentando defenderte de las amenazas. Las habrás desvanecido. Habrás enseñado a tu mente que cada vez que participas ganas,



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *