Cómo endurecer las uñas con remedios caseros


Las uñas son una de las partes del cuerpo que más debemos cuidar, ya que pueden ser muy frágiles y romperse o estropearse fácilmente. Si quieres saber cómo endurecer las uñas para que sean más resistentes a todo, sigue leyendo y toma nota de algunos remedios caseros que son perfectos para lograrlo.

Aunque no te guste llevar las uñas arregladas y pintadas, sin duda hay que cuidarlas para que se vean bonitas, ya que da una estética muy fea ver unas manos con las uñas rotas y descuidadas. En muchos casos no se puede evitar, pero lo que sí puedes y debes hacer es cuidarlas para que, al menos, se vean saludables.

¿Por qué se suelen romper tanto las uñas?

Cuando tienes uñas frágiles se parten con mucha facilidad, y pueden ser varios los motivos que te pueden llevar a que tus uñas sean débiles, como una alimentación que no es adecuada, un tratamiento médico, aplicar productos que no son de calidad o incluso problemas de salud como diabetes o anemia, entre otros.

Uno de los motivos más habituales para que las uñas se rompan es que manipules con frecuencia productos químicos, por ejemplo al fregar sin guantes, ya que ejercen una corrosión en las uñas que las vuelve muy frágiles. También puede suceder cuando durante mucho tiempo y de manera frecuente has utilizado esmaltes de uñas, ya que los quitaesmaltes que utilizarás para limpiarlas pueden debilitarlas.

La alimentación, clave para fortalecer las uñas

La alimentación afecta mucho a las uñas y al cabello, por lo que debes cuidarla para que sea lo más saludable posible. Para fortalecer las uñas debes seguir una alimentación que sea rica en vitaminas A1, B2, C y D, las cuales puedes encontrar en alimentos como legumbres, frutas, verduras, lácteos, yema de huevo y cualquier alimento que tenga un alto contenido en fibra.

Remedios caseros para endurecer las uñas

Aloe vera y aceite de oliva

Mezcla en un bol una cucharada de gel de aloe vera y tres gotas de aceite de oliva virgen, removiendo bien hasta integrar ambos ingredientes. Aplica la mezcla en un trozo o disco de algodón y pásalo después por las uñas, sin necesidad de aclarar después ya que hay que dejar que la mezcla se absorba.

Aceite de oliva, miel y huevo

Pon en un bol una cucharada de aceite de oliva, otra de miel y una yema de huevo, y mezcla hasta obtener una textura homogéna. Aplica la mezcla directamente en las uñas y deja que actúe durante al menos 30 minutos para después aclarar con agua tibia. Si pones en práctica este truco 2-3 veces por semana notarás los resultados en poco tiempo.

Manzanilla, menta y aceite de oliva

Pon a hervir una taza de agua y añade un sobre de manzanilla para hacer una infusión, media cucharadita de aceite de oliva y un par de hojas de menta. Cuando llegue a ebullición, apaga y deja que repose durante 30 minutos para después empapar un algodón en la mezcla y aplicar en las uñas. Deja que actúe otra media hora en las uñas y enjuaga con agua tibia o fría.

Pasta de cebolla

Tritura una cebolla hasta conseguir una textura en pasta y cubre con ella las uñas, dejando que actúe durante 10 minutos, que será lo que tardará en secarse. Enjuaga con agua tibia o fría, y si te queda olor a cebolla puedes lavarte las manos con agua y jabón.

Bicarbonato y limón

Mezcla el jugo de un limón con una cucharada de bicarbonato de sodio y mete las uñas a remojo durante 10-15 minutos. Además de endurecer las uñas tendrá también un alto poder hidratante y las blanqueará si han perdido su color natural.

Cuidados básicos de las uñas

Para que tus uñas puedan mantenerse siempre en el mejor estado posible, toma nota de cuáles son sus cuidados básicos:

  • Mantén tus uñas siempre limpias y secas, así evitarás la aparición de bacterias bajo ellas.
  • Utiliza guantes de goma con interior de algodón cada vez que vayas a fregar los platos o a utilizar sustancias químicas.
  • Corta tus uñas rectas con la punta redondeada, que se vea una curva suave. Utiliza para ello unas tijeras de manicura.
  • Aplica crema hidratante y humectante cada día, varias veces al día si lo consideras necesario. Debes aplicarla tanto en las uñas como en las cutículas.
  • Si tus uñas son frágiles puedes aplicar cada día un fortalecedor de uñas, una capa protectora que les vendrá muy bien tener.

Al cuidar las uñas no solo debes tener en cuenta lo que debes hacer, también lo que NO debes, por ejemplo:

  • No te muerdas las uñas ni las cutículas.
  • No te quites los padrastros, es probable que con ellos te arranques tejido vivo.
  • No utilices productos agresivos con las uñas para su cuidado, como por ejemplo optando siempre por un quitaesmalte sin acetona.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *