Cómo empezar a cortar correctamente un jamón ibérico


Empezar a cortar correctamente un jamón ibérico marcará la diferencia en un producto autóctono muy nuestro. Invertir dinero en un jamón ibérico es una necesidad en estos tiempos que corren. Tener en la cocina preparado para convertirse en una tapa de pan con tomate o en un pequeño capricho de la mano de un bocadillo de lujo es un pequeño placer para todos los sentidos. La manera en la que se corta un jamón es determinante para el sabor que acabaremos obteniendo. Si quieres empezar a cortar correctamente un jamón de calidad o ibérico, toma nota de estos pasos.

Pasos para empezar a cortar correctamente un jamón ibérico

Invierte en unas buenas herramientas para cortar correctamente el jamón. Un jamonero nuevo, es una inversión perfecta si nos gusta el jamón. Además del jamonero y el jamón bien puesto en él, será el momento de buscar un cuchillo bien afilado y largo. Dicen que la loncha de jamón que se corta en casa debe ser fina y delicada para que recoja todo el sabor. El cuchillo es lo que conseguirá darle el punto adecuado.

Afila bien el cuchillo. Tener un afilador de cuchillo en casa es indispensable y especialmente para esta tarea. No se puede cortar bien el jamón sin el cuchillo listo para la acción, debe ser capaz de cortar esta delicia nacional fácilmente sin apenas esfuerzo. El jamón debe cortarse casi solo, con toda la suavidad que este ingrediente se merece.

El primer paso es retirar la corteza y la grasa para conseguir un resultado adecuado. Sin prisa es importante ir retirando las capas de este jamón. Los buenos jamones tienen este exterior y grasa que protegen un interior repleto de sabor y de alegría. La carne estará a la vista para que sea más fácil de retirar sin apenas esfuerzo.

Cuando hayamos acabado con la carne de esta parte, le daremos la vuelta. La parte del jamón cercana al hueso puede estar más o menos seca. Dependiendo del tipo de jamón y este ingrediente lo podemos aprovechar para crear un caldo de lujo. Un jamón ibérico se aprovecha hasta el final, merece la pena disfrutarlo.

La loncha de jamón ibérico perfecta tiene un grosor de unos milímetros debe ser lo más fina posible para poder disfrutar del sabor total de este tipo de producto. Colocar un plato con lonchas de 5 centímetros es algo que marcará la diferencia. Podemos crearlas con un poco de práctica. A medida que vamos cortando las lonchas quedará mucho mejor, cortar un jamón es una cuestión de práctica.

Tapamos el jamón después de cortar las lonchas. Normalmente usamos un paño de cocina, lo ideal es taparlo con la corteza que hemos retirado. La ponemos de nuevo y mantenemos unida con papel film. Este pequeño truco nos servirá para conservar un jamón de calidad durante más tiempo. Prueba esta forma de conservar el jamón, realmente merece la pena.

España tiene productores locales de este producto de lujo en diferentes zonas de la geografía. Podemos elegir el que más nos guste, un buen jamón no tiene precio, merece la pena invertir tiempo y esfuerzos en probar esta delicia.

 



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *