Cómo eliminar las ojeras con ácido hialurónico


Conocido por su uso sobre la piel, y sobre todo por sus increíbles beneficios, lo cierto es que el ácido hialurónico es, en realidad, una sustancia de apariencia transparente y textura pegajosa, que nuestro cuerpo produce de manera totalmente natural. Encontramos mayores cantidades de hialuronano en la piel, el tejido conectivo y los ojos, y cumple una función fundamental: retener agua con el fin de mantener los tejidos bien lubricados y húmedos.

Aplicado sobre la piel, el ácido hialurónico presenta una amplia variedad de usos. Por ejemplo, algunas personas lo usan mediante inyecciones (en centros especializados), en gotas oculares, en forma de sueros tópicos, o también incluso tomados como suplemento nutricional.

Y, entre los diferentes usos del ácido hialurónico, uno de los más interesantes es que es útil para eliminar las ojeras, al ayudar positivamente a la hora de que la piel se vea y se sienta muchísimo más flexible, al actuar reteniendo la humedad.

Cómo eliminar las ojeras con ácido hialurónico

¿Por qué el ácido hialurónico es útil contra las ojeras?

El tratamiento más útil y recomendado en este sentido es el relleno de ácido hialurónico, el cual es aplicado en la zona situada debajo de los ojos, con el fin de eliminar las ojeras causadas por una pérdida de volumen en el canal lagrimal.

Para hacerlo, un gel de ácido hialurónico es inyectado en la zona, el cual se disuelve lentamente con el paso del tiempo. Por ello,  su acción suele durar aproximadamente entre 6 meses a poco más de un año, lo que dependerá no solo del tipo de relleno que se haya utilizado para tal fin, sino qué tan rápido lo metabolice nuestro organismo. De hecho, en ocasiones tiende a durar entre 9 a 12 meses aproximadamente, lo que dependerá a su vez de la propia persona en sí.

No obstante, en caso de desear que el relleno se disuelva rápidamente después del procedimiento (por recomendación médica o por cualquier otro motivo), es adecuado preguntar al médico acerca de un tratamiento en el que se utiliza hialuronidasa, que consiste en una enzima capaz de descomponer los rellenos de ácido hialurónico.

Una de sus principales ventajas es la rapidez con la que se pueden observar los resultados. De hecho, el resultado es inmediatamente visible una vez el gel es aplicado en el interior de la piel.

Cremas con ácido hialurónico para ojeras

También existen otras opciones útiles, aunque en algunas ocasiones, es cierto, tienden a ser menos eficaces, sobre todo si los comparamos con los resultados que ofrece la inyección del ácido hialurónico en la consulta del profesional. Es el caso, por ejemplo, de determinados productos con ácido hialurónico, particularmente adaptados para ser aplicados en esta zona tan delicada de la piel (al encontrarse cerca de los ojos), y pueden ser de utilidad a la hora de ayudar a combatir tanto las manchas como los incómodos y molestos círculos oscuros de debajo de nuestros ojos.

Muchos de estos productos también pueden ayudar a estimular la producción de colágeno, lo que lleva a disfrutar de una mejor apariencia de la piel, gracias a que proporciona luminosidad, hidratación y elasticidad.

En caso de no desear inyectarte ácido hialurónico directamente sobre la piel, una opción es escoger algún suero o sérum con ácido hialurónico reforzado, que pueden ayudar a mejorar el aspecto de las ojeras (así como de los ojos cansados), al hidratar y tensar la piel, permitiendo disfrutar de una superficie cutánea muchísimo más lisa.

¿Y cómo actúan tanto las cremas como los sérums? Cuando se aplican debajo de los ojos, ésta es capaz de penetrar en la cutícula de la piel, alcanzando la capa de la epidermis, donde se une con las moléculas de agua que, justo en esos momentos, se encuentran disponibles. Este ácido hialurónico actúa llenando la capa de la epidermis, y además, empuja la cutícula hacia arriba, reduciendo las arrugas. Por tanto, a medida que la piel se hidrata tras la aplicación regular del producto con ácido hialurónico, las ojeras acaban volviéndose menos visibles

Si, además, la crema contiene otros ingredientes interesantes en este sentido, como por ejemplo podría ser el caso de la vitamina Ccafeína ceramidas, sus cualidades antiojeras serán muchísimo mayor. ¿Sabes por qué? A continuación te lo explicamos:

  • Efectos de la vitamina C contra las ojeras. Es considerado por muchos expertos como uno de los mejores ingredientes que podríamos encontrar en las cremas especialmente concebidas para su aplicación alrededor de los ojos. Y es que al actuar como un antioxidante natural, ayuda a eliminar los radicales libres, aclarando -además- la piel. Si se trata incluso de una crema de aplicación nocturna, conseguiremos ocular la decoloración del área tan delicada situada debajo de los ojos, de manera incluso más efectiva.
  • Cafeína. Se trata de un compuesto químico excelente para aumentar -y mejorar- la microcirculación, lo que puede ayudar, a su vez, a reducir la formación de los círculos oscuros debajo de los ojos.
  • Ceramidas. Las ceramidas son lípidos (grasas) que forman un componente de la barrera cutánea, ayudando a que la piel pueda retener mejor la humedad, a la vez que la protege de la acción no tan positiva de la contaminación ambiental, la suciedad y el polvo. Si encontramos ceramidas en nuestra crema antiojeras significa que nos ayudará a hidratar y estimular la producción de elastina y colágeno, útiles para rellenar la piel y disminuir, por tanto, la acumulación de sangre en esta zona.

Descubre: Cómo cuidar el contorno de ojos

¿El ácido hialurónico para eliminar ojeras tiene algún riesgo?

Al igual que cualquier otro tratamiento estético en el que se requiera el uso de inyecciones, debemos asegurarnos, antes de su aplicación, de que el dermatólogo o cirujano plástico esté debidamente certificado, y tenga experiencia en la aplicación de inyecciones debajo del ojo. En la mayoría de las ocasiones bastará con acudir a una clínica estética o a un centro médico con experiencia en este sentido.

Además, el relleno debe ser colocado bastante profundo, para evitar que el gel sea visible debajo de la piel tan delicada de esta zona, o se torne demasiado hinchado.

Una vez aplicado, es común que surjan algunos moretones en esta área, los cuales tienden a desaparecer en aproximadamente una o dos semanas.

Por otro lado, no es aconsejable aplicarse rellenos de ácido hialurónico durante el embarazo o la lactancia materna. Tampoco son aconsejables en personas que padecen algún tipo de enfermedad autoinmune, cicatrices hipertróficas o queloides, o que presenten alergia a la lidocaína. 

¿Sabes qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es una sustancia transparente y de textura pegajosa, también conocida bajo el nombre de hialuronano, la cual es producida por nuestro cuerpo de forma totalmente natural, sobre todo tendemos a encontrarlo en mayores cantidades en la piel, en el tejido conectivo y en los ojos.

¿Y cuál es su función principal? Se encarga, sobre todo, de retener el agua con el fin de mantener los tejidos húmedos y bien lubricados.

El ácido hialurónico es muy útil contra las ojeras

Además, también existe una forma sintética que se produce de forma artificial en el laboratorio, el cual se utiliza en sueros tópicos, inyecciones o incluso en forma de gotas oculares, gracias a que posee una amplia variedad de usos.

Por ejemplo, ayuda a promover una piel muchísimo más flexible y saludable, acelera la curación de heridas, alivia el dolor asociado a las articulaciones (gracias a que mantiene los huesos bien lubricados), alivia la sequedad ocular y la incomodidad asociada a ella, es útil para preservar la fuerza ósea, y podría incluso ser útil a la hora de calmar el reflujo.

No te pierdas: Cómo hacer un contorno de ojos casero

¿Qué otros beneficios proporciona el ácido hialurónico en nuestra piel?

Además de para la reducción de las ojeras, lo cierto es que el ácido hialurónico proporciona interesantes cualidades antioxidantes sobre la piel. Como probablemente sepas, a medida que nos exponemos al sol, el daño se tiende a acumular en nuestra piel. Por otro lado, los rayos ultravioleta (UV), que forman parte de los rayos solares, actúan produciendo radicales libres en la piel.

Estos radicales libres son altamente reactivos, y pueden acabar dañando nuestra piel. Sin embargo, cuando aplicamos algún producto tópico que contenga ácido hialurónico en cantidades adecuadas, al actuar como un antioxidante natural ayudará a neutralizar la acción negativa de estos radicales libres, reduciendo e incluso evitando al máximo el daño que éstos podrían causar en nuestra piel.

Otros consejos útiles para eliminar las ojeras

Además del ácido hialurónico también existen otros consejos y remedios naturales útiles para la eliminación y reducción de las incómodas y antiestéticas ojeras. A continuación te resumimos algunos de los más útiles:

  • Dormir y descansar bien. Como ya te hemos comentado en las líneas anteriores, tanto la fatiga como la falta de sueño pueden causar la aparición de las ojeras debajo de los ojos, y pueden hacer que la tez se torne mucho más pálida, lo que se traduce en que las ojeras, además, se vuelvan mucho más oscuras. Una solución rápida para esto es dormir entre 7 a 8 horas cada noche, practicando además una adecuada higiene del sueño.
  • Compresas frías. Útiles también contra la hinchazón y las bolsas de debajo de los ojos, el frío aplicado en esta zona del rostro puede ser igualmente útil contra las ojeras, al hacer que los vasos sanguíneos se contraigan.
  • Rodajas de pepino fresco. Se convierte en un remedio natural, que además destaca por ser enormemente popular. Consiste en enfriar rodajas gruesas de pepino, colocarlas en la zona de las ojeras, y dejarlas actuar durante unos 10 minutos.
  • Bolsitas de té verde. Es un remedio eficaz igualmente popular. Consiste en remojar dos bolsitas de té verde en agua caliente, y luego dejarlas enfriar en la nevera durante al menos 1 hora. Finalmente, colocar cada bolsita de té verde en cada ojo, y dejar actuar durante 5 minutos.

Te interesará: Contorno de ojos Mercadona

¿Cuáles son las principales causas de las ojeras?

Lo cierto es que, en realidad, en la mayoría de las personas las ojeras no son un problema grave de salud, aunque en muchas ocasiones sí tienden a convertirse en un problema evidentemente estético, ya que desde el momento en el que aparecen pueden hacer que la persona tenga una apariencia cansada, poco saludable y envejecida. Por ello, también tiende a hacerse muy común que se vuelvan más evidentes y visibles a medida que cumplimos años, de forma que es sumamente útil optar por contornos de ojos para mujeres de 60 años.

En la mayoría de las situaciones, el cansancio y la fatiga son la causa más directa de aparición de las ojeras. Pero también existen otras causas relacionadas, como: alergias, rinitis alérgica (también conocida médicamente como fiebre del heno), dermatitis atópica o de contacto o la exposición solar.

Pueden ser debidas a otros problemas o factores sin demasiada importancia, como la herencia (de hecho, la genética tiende a estar muy relacionada), rascarse o frotarse los ojos con relativa frecuencia, o irregulares en la pigmentación.

Mientras que, habitualmente, las ojeras son el resultado del proceso natural de envejecimiento. Y es que, a medida que envejecemos, tendemos a perder colágeno y grasa, por lo que la piel acaba adelgazando. Si a esto le sumamos que la piel situada bajo los ojos tiende a ser mucho más delgada, cuando envejecemos los vasos sanguíneos de color azul o rojizo, situados en esta parte del rostro, suelen volverse mucho más prominentes.

En definitiva, mientras que en los más jóvenes las ojeras pueden ser una señal evidente de cansancio, o de falta de sueño (por ejemplo, tras haber permanecido despierto/a hasta tarde), cuando surgen a una edad más avanzada podría ser una señal de pérdida de elasticidad de la piel, algo muy común y directamente relacionado con el envejecimiento natural. Por este motivo, las ojeras son más comunes a medida que vamos cumpliendo años.

En este sentido, la capa de la piel tiene una serie de fibras tanto de colágeno como de elastina, las cuales se encuentran a su vez formadas por proteínas de colágeno y elastina. Estos dos tipos de fibras son esenciales para la apariencia de la piel, dado que ayudan a mantener la suavidad y elasticidad, mientras que el ácido hialurónico que produce nuestra piel de forma totalmente natural, brinda la humedad necesaria, al unirse con las diferentes moléculas de agua.

Como ya te hemos comentado, a medida que vamos envejeciendo la producción de colágeno, de las proteínas de elastina y del ácido hialurónico acaba ralentizándose. ¿El resultado? Una menor cantidad de elastina y de proteínas de colágeno terminan ocasionando que las fibras se rompan, afectando de manera muy negativa a la suavidad de la piel. Es justo a partir de este momento cuando empiezan a formarse las típicas líneas finas, y las ojeras debajo de los ojos se convierten en definitiva en una parte más de nuestro rostro.

Por ello, cuando empezamos a envejecer, no solo es común la aparición de ojeras, sino de bolsas bajo los ojos.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *