Cómo elegir un tatuaje de forma definitiva sin arrepentirte


Elegir un tatuaje no siempre es fácil, inicialmente nos puede encantar la idea, pero una vez hecho nos podemos empezar a arrepentir. Ante tal situación las opciones son intentar quitarlo o colocar otro tatuaje encima. Ambas son casi igual de dolorosas y, en definitiva, se podrían haber evitado. Si estás pensando en hacerte un tatuaje, no tengas prisa, este tipo de decisiones son casi para toda la vida, por lo que deben estar muy claras. Toma nota de los pasos que debes aplicarte antes de poner rumbo a tu tatuador de confianza.

Pasos para elegir un tatuaje de forma definitiva sin arrepentirte

  • En primer lugar, debes tener muy claro el motivo. A veces nos dejamos llevar por el entorno, cuando se trata de una decisión personal que debemos tener interiorizada. Un tatuaje sin estar totalmente convencido de lo que vamos a hacer, solo para demostrar algo a alguien o ser como los demás del grupo, dará lugar a un arrepentimiento casi de forma inmediata.
  • El tatuaje debe tener un significado. Las iniciales de una persona que nos importa mucho, una frase que nos apasiona, un dibujo que para nosotros significa algo. Todo es posible cuando empieza a gestarse en nuestra mente la idea de decorar nuestra piel o darle personalidad con un tatuaje.
  • El siguiente punto que debes planificar es la zona en la que lo colocarás. Si quieres que sea visible para todo el mundo o no. Un tatuaje en una parte visible del cuerpo es un complemento más que veremos todos los días, por lo tanto, se debe elegir bien la parte en la que lo colocaremos. Si es nuestro primer tatuaje podemos consultarlo con el tatuador que nos puede aconsejar en cuanto a parte del cuerpo y tamaño.
  • Ten en cuenta la zona del tatuaje. La tripa puede ser un lugar perfecto inicialmente, pero pueden pasar los años o la vida. El tatuaje puede acabar siendo una pequeña parte de lo que era o sufrir las consecuencias de una perdida o aumento de peso de forma rápida, como en el caso de un embarazo. Busca un lugar que no esté sujeto a cambios en la piel, un brazo, la mano o la muñeca son buenas opciones.

Si te arrepientes siempre vas a poder quitarlo con un tratamiento agresivo, la única solución es el láser que nos servirá para limpiar la piel, eliminando la tinta que le hemos colocado. Ante cualquier duda, pregúntate cómo te verás dentro de unos años, si el tatuaje tendrá para ti el mismo significado y pasión.

Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *