Cómo desatascar el fregadero de diferentes maneras


El fregadero es uno de los elementos más importantes de la cocina, el lugar en el que lavamos los alimentos para comenzar a prepararlos, por lo que debe estar siempre en las mejores condiciones, tanto de funcionamiento como de limpieza. Si quieres saber cómo desatascar el fregadero, sigue leyendo y toma nota de algunos métodos que resultan muy eficaces.

Uno de los problemas más habituales con el fregadero es que se obstruya o atasque, y aunque lo mejor es evitarlo y realizar un mantenimiento adecuado de las tuberías, no viene mal saber qué tipo de métodos se pueden poner en práctica por si en algún momento se ha atascado.

Métodos para desatascar el fregadero que son eficaces

Desatascador manual

  1. Si quieres intentarlo con un desatascador manual, de los de ventosa, es importante que sea en cuanto sea el atasco para así evitar que se acumule más suciedad.
  2. Lo primero que tienes que hacer es tapar el rebosadero de agua, la parte en la que sale el exceso de agua, una rendija que debe estar en alguna de las paredes del fregadero.
  3. Abre el grifo para que el fregadero se llene con una capa de agua, de un par de dedos al menos.
  4. Coloca el desatascador sobre el desagüe y bombea durante unos minutos, con paciencia ya que no se consiguen los resultados a la primera.
  5. Cuando lleves un rato bombeando, lo que sea que estaba provocando el atasco empezará a aparecer y podrás eliminar todos los restos.
  6. Una vez completado el paso anterior, limpia bien el fregadero para que quede impecable y pon un filtro que impida que los alimentos y restos puedan colarse y volver a producir un atasco.
  7. Si este proceso no funciona, coloca un cubo bajo el sifón y ábrelo para eliminar los restos una vez que salga el agua.

Truco casero con bicarbonato

  1. Si lo anterior no te funciona o prefieres recurrir a otro método, hay un remedio casero muy eficaz para desatascar el fregadero en el que tiene como ingredientes el bicarbonato de sodio y el vinagre.
  2. Quita la rendija o el tapón del desagüe, lo que sea que tengas.
  3. Elimina todos los restos que estén a la vista y quita toda el agua que se haya acumulado.
  4. Echa media taza de bicarbonato de sodio en el fregadero y vierte después agua hirviendo para que la suciedad se empiece a disolver. Deja que actúe durante unos minutos.
  5. Pasados unos minutos, vuelve a echar media taza de bicarbonato y acto seguido un vaso de vinagre blanco, se producirá una efervescencia que será perfecta para disolver cualquier atasco que haya en el desagüe.
  6. Vuelve a echar agua hirviendo para que los ingredientes fluyan mejor y se puedan eliminar todos los restos y la suciedad.

Consejos para prevenir atascos en el fregadero

No cabe duda que lo mejor para no tener un problema de atascos en el fregadero es tomar las precauciones necesarias para evitarlos. Aquí tienes algunos consejos para que puedas hacerlo con éxito:

  1. Evita tirar restos de comida al fregadero.
  2. Limpia bien los cubiertos y platos antes de ponerlos en el fregadero, echando los restos directamente a la basura.
  3. No viertas en el fregadero aceite ni ningún producto que lo contenga, ya que provocará que los restos de comida se adhieran a las tuberías y sea más difícil eliminarlos.
  4. Coloca siempre una rejilla protectora en el desagüe para que no se pueda colar ningún alimento.
  5. Limpia el fregadero con frecuencia para evitar que se atasque, por ejemplo vertiendo agua hirviendo una vez a la semana para eliminar los restos acumulados en las tuberías.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *