Cómo cultivar y recolectar té en casa


Tener un pequeño jardín en la terraza o en un rincón de nuestra casa nos puede ayudar a aprender a cultivar y recolectar té. Este ingrediente es capaz de hacernos disfrutar de las tardes más especiales este otoño. Un té casero con un buen libro o una película puede ser un pequeño placer que podemos llevar a cabo de forma eco. El hecho de que seamos capaces de crear nuestro propio té es una forma de cuidarnos. Podemos preparar nuestra variedad favorita en casa sin apenas esfuerzo. Toma nota de cómo cultivar y recolectar té en casa.

Pasos para cultivar y recolectar té en casa

Una simple maceta en el balcón son la excusa perfecta para empezar a cultivar té. Un árbol del té crecerá poco a poco y nos ofrecerá sus frutos para poder disfrutarlos. Saber cómo se cultiva este árbol y ver como recolectamos las hojas para secarlas y convertirlas en un té maravilloso. El sabor de unas hojas que se secan y tienen todo el sabor que aportará a una bebida espectacular.

La camellia sinensis es la planta que nos dará el mejor té casero. Podemos comprarla para adaptarla a nuestro espacio. Con un macetero conseguiremos el espacio necesario para cultivar esta planta. El otoño es el momento de recolectar las hojas del té que habremos cuidado previamente.

Tardará 3 años en darnos el té. Tendremos nuestra planta de té como ornamental durante unos meses hasta que pueda darnos los frutos adecuados.  Este arbusto pequeño puede llegar a medir unos metros, pero tardará en hacerlo, con lo cual podemos podarlo y mantenerlo en casa durante unos años.

Es importante que la maceta sea arenosa y esté listo para darle al árbol los nutrientes necesarios. Un buen drenaje es indispensable para este tipo de plantas, ser constante a la hora de regarla es otro de los elementos importantes. No soporta el frío con lo cual deberemos poner la planta del té dentro los meses de temperaturas bajas.

A la hora de recolectar el té tendremos en cuenta la forma de procesarlo correctamente.  Las hojas se recolectan en otoño y las podemos dejar secar en el horno o el microondas. De esta manera conseguiremos tener el té listo, podemos guardarlo en un bote de cristal para que nos dure más.

Secamos las hojas al sol unos días antes de ponerlas en el horno a 180º durante unos 30 minutos. Dependiendo del tiempo que tengamos podemos secarlas al aire libre o necesitar un toque de horno. El té tiene una buena conservación, una vez esté seco nos servirá para disfrutarlo una buena temporada.

El tipo de té lo podemos adaptar a nuestras necesidades. Darle un punto de canela, de jengibre o de limón son buenas opciones. Si mezclamos un poco de cascara de limón rallada o una rama de canela con el té, podemos aromatízalo. De igual forma que rallar un poco de jengibre, son complementos saludables.

Atrévete a disfrutar de tu propio té, cultivar y recolectar té es una forma de disfrutar de la jardinería y de una bebida saludable hecha en casa.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *