Cómo cultivar setas en casa


Cultivar setas en casa es una alternativa a las largas jornadas en el bosque que no podemos dejar escapar. Si somos amantes de este ingrediente que combina con casi todo, con una carne o simplemente salteadas con ajo, en una deliciosa crema, nada mejor que tenerlo siempre fresco en casa. Tener una serie de herramientas para conseguir que nuestras setas crezcan sanas es también un buen experimento para compartir con los más pequeños. Enseñarles a respetar el medio ambiente, a que vean cómo aparecen las setas, puede ser una valiosa lección. Toma nota de cómo cultivar setas en casa fácilmente.

Pasos para cultivar setas en casa

Tener un huerto micológico en casa es sencillo. Este tipo de huertos los podemos encontrar casa listos para la acción de la mano de kits caseros. Mucho más sencillo que tener un huerto convencional, las setas no tienen complicación alguna a la hora de crecer en un ambiente húmedo adecuado para ellas.

Lo mejor de las setas es que crecen muy rápidamente podemos tener casi siempre este ingrediente fresco en casa. Es una pequeña inversión que realmente merece la pena en todos los sentidos y que puede darnos una alegría de vez en cuando. La sensación de cultivar nuestros propios ingredientes es impresionante, en menos de un mes podemos tener setas de buen tamaño.

Los kits para cultivarlas pueden usarlos incluso niños. Llevan el sustrato ya listo para conseguir un resultado espectacular a base de posos de café reutilizado. Estos kits sacan el lado más eco  de cualquiera. Se montan en un abrir y cerrar de ojos, sino van ya montados, una vez listos deberemos tener en cuenta algunos elementos que para las setas son imprescindibles.

Las setas no deben recibir directamente luz solar. Colocaremos el huerto a la sombra que es su lugar natural. Al igual en el bosque se colocan en aquellos lugares en los que el sol no les molestará de esta manera conseguirán crecer y hacerse grandes con el otro elemento a tener en cuenta en cualquier huerto.

El agua debe llegarles con mucha frecuencia. Nuestras setas estarán siempre húmedas si queremos que crezcan rápidamente. Las pulverizamos con la frecuencia que sea necesario para mantener la humedad en ellas. De esta manera conseguiremos un crecimiento óptimo de estos alimentos, día tras día estarán aumentando de tamaño.

La temperatura en casa debe ser de entre 15 y 20 grados. Al igual que si estuvieran en el exterior, los extremos causan que las setas se sequen o se congelen. Necesitan una temperatura adecuada para poder crecer. Si las tenemos dentro de casa, cuidado con la calefacción o con el aire acondicionado. Si optamos por dejarlas en el exterior, las moveremos si corren peligro.

De esta manera conseguiremos tener nuestro propio huerto de setas, listo para cultivar determinadas variedades y poder disfrutarlas siempre que nos apetezcan. Atrévete con una afición que te dará muchas alegrías, si no puedes salir a buscar setas o quieres disfrutar de ellas todo el año, es la mejor opción, cultivarlas en casa con mucho amor y un poco de dedicación.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *