Cómo cultivar dalias de manera correcta


Las dalias son una de las plantas más conocidas y utilizadas en todo el mundo, perfecta para decorar gracias a su belleza y que si se dan las condiciones adecuadas se puede desarrollar de forma espectacular. Si quieres saber cómo cultivar dalias, sigue leyendo y toma nota de las claves para poder proporcionar todo lo necesario para lograr los mejores resultados.

Perteneciente a la familia de las Compuestas, el nombre científico de la dalia es Dahlia spp y se conoce también como dalias cactus o dalias pompón. Con origen en México, recibió su nombre “dahlia” en homenaje Andreas Dahal, un botánico discípulo de Linneo.

¿Cómo son las dalias?

Las dalias son plantas herbáceas perennes que tienen raíces tuberosas, hojas compuestas y opuestas y flores reunidas en cabezas que pueden ser sencillas, dobles o semidobles, con formas raras y muy coloridas. El tamaño de esta planta puede ser variado, desde unos pocos centímetros hasta superar el metro de altura.

Su época de floración suele ir desde el principio del verano hasta finales del otoño, aunque si hace demasiado calor podría dejar de florecer y ya no tendría más hasta que las temperaturas descendieran. En zonas con climas muy calurosos suele pasarse todo el verano sin flores y las produce cuando bajan las temperaturas al llegar el otoño.

Actualmente existen más de 20.000 variedades y razas de dalias, siendo los grupos ornamentales con mayor cantidad de ejemplares y más conocidos las dalias cactus, dalias cactus mini, dalias decorativas, dalias decorativas mini o dalias pom-pom, entre otras. Algunas variedades son especialmente apreciadas por su aroma.

Claves para cultivar dalias

  • Iluminación: necesitan estar a pleno sol, el máximo tiempo posible, así que lo ideal es tenerlas en un espacio exterior soleado, o al menos en una ventana.
  • Ubicación: lo ideal es tenerlas en lugares protegidos del viento ya que sufrirán menos y se desarrollarán mejor. Si vives en una zona en la que hay heladas tardías, coloca las plantas en macetas en el lugar más cálido posible. Una vez que pasen las heladas ya podrán estar plantadas en el jardín.
  • Plantación: lo más recomendable es realizar la plantación en primavera. Para que alcancen el mayor tamaño posible hay que plantar a unos 10-12 cm de profundidad en el caso de las variedades más fuertes, unos 8 cm para las más pequeñas. Ten cuidado ya que si las plantas a demasiada profundidad se pueden marchitar y florecerán poco, y si las plantas muy cerca de la superficie se secarán. Si plantas varias, la distancia entre cada una de ellas debe ser de unos 20 cm para las pequeñas y unos 50 cm para las que pueden superar el metro de altura.
  • Suelo: debes procurarle un buen abono y un buen drenaje para que el agua no se atasque y se conserve un nivel de humedad óptimo.
  • Desarrollo: al plantarla es importante que, junto al tubérculo, se ponga el tutor que va a ser el encargado de sostener a la planta cuando empiece a crecer. También debes ir despuntando el tallo para obligarlo a ramificar. Es recomendable que el tutor se ponga al plantar ya que si lo haces después hay riesgo de que se dañen las raíces.
  • Riego: en los primeros meses tras la plantación debes regar con moderación, evitando que las raíces se encharquen. Cuando ya esté más desarrollada podrás regar más. Durante la fase de floración, las dalias necesitan más agua. Aumenta el riego cuando veas que aparecen los capullos, pasando a regar en días alternos, y también en la época de más calor riega con abundancia.
  • Abono: debes abonar antes de la plantación, y después la mejor época para hacerlo es el invierno ya que es cuando la planta pierde sus hojas.
  • Poda: cuando comiencen a salir los primeros brotes, si cortas unos cuantos y te quedas con los principales conseguirás que las flores salgan más bonitas y fuertes. Siempre que veas flores marchitas córtalas para que salgan nuevas y en perfecto estado.
  • Multiplicación: se puede hacer por esquejes, semillas o división de los tubérculos, siendo éste el método más habitual cuando lo vas a hacer en primavera. Si lo vas a hacer en verano, es mejor que sea por esquejes, y por semillas en invierno-primavera, con una germinación a 20ºC durante 10-14 días.
  • Plagas: son muchas las plagas y enfermedades que pueden afectar a las dalias, especialmente enfermedades como fusarium, oidio, moho gris, bacteriosis, virosis, carbón blanco, marchitez, virus del mosaico del pepino y virus del mosaico de la dalia. En el caso de las plagas, puede verse atacada principalmente por pulgones, mosquito verde, araña roja, larvas minadoras, taladro del tallo, orugas nocturnas, trips, gusanos blancos, gusanos de alambre, tijeretas, nematodos, caracoles o babosas, entre otras.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *