Cómo convertir una mascarilla de adultos en una infantil


La mascarilla se ha convertido en un complemento indispensable en nuestro día a día a causa de la pandemia de coronavirus, y fue sin duda uno de los regalos estrella en Navidad, tanto para los mayores como para los más pequeños. Hoy te mostramos cómo convertir una mascarilla de adultos en una infantil, algo que sin duda puede resultar muy útil en algún momento cuando tienes niños en casa.

Hoy en día puedes encontrar una gran variedad de mascarillas en el mercado, en diferentes tallas, diseños y estilos, y es que al ser por temas de salud se ha convertido en uno de los más vendidos en el último año, especialmente en nuestro país ya que su uso es obligatorio.

Mascarillas infantiles

Desde que se estableció la obligatoriedad en el uso de la mascarilla en España, deben utilizarla todos los que hayan cumplido ya 6 años, pero no en todos los lugares en los que las hay para adultos a la venta se encuentran también para niños, por lo que poder adaptarlas es un recurso fantástico. Además, incluso en una misma talla infantil puede quedarle muy bien a un niño de 10 años pero ser muy grande para uno de 6, por lo que habría que adaptarla igualmente.

Trucos para convertir una mascarilla de adultos en una infantil

Sea cual sea el método que vas a utilizar, lo primero que tienes que hacer es desinfectar la mesa o superficie en la que vas a trabajar para que la mascarilla no se pueda contaminar. Es recomendable desinfectar con alcohol de 70º para que sea eficaz. Antes de empezar, lávate bien las manos con agua y jabón, y después ya puedes poner en práctica alguno de estos trucos:

Grapas

  1. Para convertir una mascarilla de adultos en una infantil utilizando grapas debes saber que únicamente funciona con mascarillas higiénicas o quirúrgicas, con ningún otro tipo más.
  2. Sujeta la esquina inferior derecha de la mascarilla y dóblala hacia dentro para llevarla hacia el borde superior derecho, de forma que quede únicamente una esquina en la parte superior.
  3. Dobla esa punta para colocarla en la antigua esquina inferior derecha para que coincidan ambas, la una sobre la otra.
  4. Coge las dos esquinas y sepáralas de la mascarilla, quedará un pliegue que deberás doblar sobre sí mismo y utilizar una grapadora para grapar los extremos y que así quede más pequeña, ideal para que la utilicen los niños.
  5. Haz lo mismo en el lado izquierdo.

Con dobleces

  1. Coloca la mascarilla de forma que veas la parte exterior y haz una doblez horizontal para que quede a la vista la parte superior interna. Si lo has hecho bien, así de fácil verás que se queda una mascarilla más estrecha, de un tamaño más reducido.
  2. Verás que los extremos de las gomas de sujeción están ahora más cerca, así que haz un nudo en ellas para que queden unidas y bien pegadas, sin soltar las dobleces que acabas de hacer.
  3. Coge la mascarilla por los extremos, dale la vuelta y deja que quede a la vista la zona en la que estaba la tela interior… ¡ya habrás terminado de convertir una mascarilla de adultos en una infantil!.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *