Cómo conservar lechuga fresca más tiempo


La conservación de los alimentos es un factor muy importante dentro de la alimentación, ya que permite tenerlos en las mejores condiciones durante el mayor tiempo posible. Hoy te damos algunos consejos para que puedas conservar lechuga fresca más tiempo, algo que siempre viene bien para que no se eche a perder antes de que te dé tiempo a comértela.

La lechuga es uno de los alimentos más consumidos en el mundo, especialmente en nuestro país gracias a la dieta mediterránea. Tiene muchas variedades, las más destacadas la romana, iceberg, lollo rosso, escarola y rúcula. Casi imprescindible en ensaladas, que sepas conservarla es fundamental para aprovecharte de todos sus beneficios y propiedades.

Consejos para conservar lechuga fresca por más tiempo

  1. En primer lugar, que sepas que la lechuga romana y la iceberg son las que más aguantan en la nevera, por lo que si vas a tardar varios días quizás sean tu mejor opción.
  2. Al comprar la lechuga, elige siempre aquellas que estén verdes y frescas, que no tengan ninguna hoja marchita. Si ya la compras en las mejores condiciones, se conservará mejor.
  3. Lo primero que tienes que hacer es separar la lechuga por hojas y lavarlas bajo el grifo con agua fría, de una en una para eliminar cualquier suciedad que pueda tener.
  4. Si para cortarlas utilizas un cuchillo, es recomendable que sea de plástico y no metálico, así se retrasará su proceso oxidativo.
  5. Seca cada hoja con papel de cocina o con un centrifugador de verduras.
  6. Una vez que están todas secas, colócalas en un recipiente con papel de cocina entre hoja y hoja, así se absorberá toda la humedad.
  7. Es muy importante también tener en cuenta que las lechugas deben mantenerse a una temperatura concreta, por lo que debes guardarlas en el cajón de las hortalizas que tienen todas las neveras. Es una zona con menos frío y que le proporcionará un ambiente perfecto para conservarse por más tiempo.
  8. Siguiendo estas pautas, tu lechuga puede mantenerse en perfectas condiciones hasta cinco días.
  9. En el caso de que compres la lechuga que ya viene lista para consumir en una bolsa, suele durar fresca más tiempo siempre y cuando no abras la bolsa, y claro está no se pase su fecha de caducidad. Una vez que la abres, su tiempo de conservación se reduce por lo que en 2-3 días deberías consumirla o se echará a perder.
  10. Al guardarla en la nevera, hazlo siempre en un recipiente o en el cajón de las hortalizas, es muy importante que no toque directamente las paredes de la nevera.
  11. No guardes lechuga en la nevera junto a alimentos que desprendan gas etileno, como tomates, manzanas o plátanos, ya que aceleran su deterioro.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *