Cómo conservar el jengibre durante más tiempo


El jengibre es uno de los alimentos que se ha convertido casi en un imprescindible. Una raíz que aporta muy buenas sensaciones y permite aderezar todo tipo de platos y bebidas. Comprar un trozo de este elemento es algo que podemos hacer casi en cualquier supermercado, al realizar la inversión siempre queremos que nos dure el máximo tiempo posible. Existen algunos trucos de profesional que nos permiten tener esta raíz siempre fresca, es importante para que mantenga todas sus propiedades y nos ofrezca ese sabor característico que marca la diferencia. Toma nota de cómo conservar el jengibre durante más tiempo fresco.

Pasos para conservar el jengibre durante más tiempo

El jengibre es una raíz que puede conservarse durante mucho tiempo, un poco de este elemento en comidas o bebidas nos aportará sus mejores vibraciones. Cuanto más fresco esté mucho mejor, pero para conseguir que nos aporte todo lo mejor, seguiremos estas técnicas.

No pelamos el jengibre tal cual está o la parte que hemos utilizados, la cubrimos con papel de cocina absorbente y lo ponemos en una bolsa de plástico para que se conserve durante más tiempo. La bolsa deberá ser de cierre hermético, de esta manera estará durante más tiempo fresco. Es indispensable que se guarde a una temperatura constante, la nevera y especialmente el cajón de las frutas y verduras es un buen lugar para que el jengibre esté durante más tiempo fresco.

Si queremos apostar por un jengibre fresco que sea fácil de incorporar a todo tipo de platos y bebidas podemos conservarlo rallado. Pelamos y rallamos el jengibre, de la misma forma que antes, lo debemos poner sobre papel absorbente para que se mantenga en perfectas condiciones. Podemos hacer porciones de las cantidades que vamos a utilizar, de esta manera con una bolsa hermética pequeña nos aseguraremos consumir jengibre fresco y delicioso.

Adereza tus platos con aceite de jengibre. Una de las formas de sacarle partido es creando un delicioso aceite aromatizado con jengibre. Para esta técnica de conservación se secará el jengibre en el horno. Pelamos el jengibre y lo rallamos, lo vamos a poner en el horno para que se deshidrate a 65º tardará unas dos horas en estar perfecto. Pondremos este jengibre en aceite. De esta manera lo podremos tener siempre listo para cualquier receta.

Corta un trozo de jengibre y ponlo en una bolsa para congelado. Lo puedes congelar y sacar cuando lo necesites. Si lo cortas en las porciones adecuadas al descongelarlo estará extremadamente fresco. No lo debes pelar, solo congelar tan y como esté. Lo podrás usar siempre que lo necesites y no tendrás que tirar nada de nada. Es una buena forma de disfrutar de este ingrediente extraordinario.

Con estas formas de congelar el jengibre lo podrás tener siempre en perfectas condiciones. Atrévete a incluir el jengibre en tu cocina. Ya no son excusas el hecho de que puede estar poco fresco o perder su sabor, con esta técnica tendrás siempre a mano, un buen trozo de jengibre. Congelado, confitado o en conserva, existe todo un universo de posibilidades a tu alcance.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *