Cómo calentar rápidamente los pies fríos


En estos días de frío intenso, calentar los pies rápidamente puede ser una necesidad nada más llegar a casa. Los pies y las manos son las dos partes del cuerpo que más tardarán en calentarse, de igual forma que la nariz y las orejas sufren las consecuencias de una bajada de las temperaturas que puede ser constante. El síndrome de los pies fríos al llegar a casa será uno de los inconvenientes de estos días. No importa el tipo de calcetín o zapato, conseguir que entren en calor puede ser una odisea en todos los sentidos. Si eres de los que ponen los pies directamente en el radiador o en la chimenea, toma nota de estos pasos para conseguir que se calienten más rápidamente.

Pasos para calentar rápidamente los pies fríos

Los problemas de circulación son una de las causas que provoca que los pies estén siempre los pies fríos. A veces también puede indicar una anemia, pero en general es la circulación la que incide en estas partes del cuerpo. Las manos, los pies, nariz y orejas pueden quedarse al margen de las partes del cuerpo que más se calientan. La dieta y el ejercicio ayudarán a evitar este síndrome de los pies fríos.

Después de un paseo por la nieve, nada mejor que calentarnos los pies. A la hora de tener los pies fríos o húmedos, es importante buscar el calzado y los calcetines adecuados. Si salimos a la calle en invierno, debemos equiparnos con la ropa de abrigo adecuada. Los pies tendrán el protagonismo que se merecen, son la parte más destacada. Para poder evitar resfriados y sentirnos cómodos, los pies calientes son imprescindibles.

Las plantillas aislantes son una buena opción para conseguir unos pies calientes. Si los zapatos no están adecuados para el frío, podemos usar una plantilla que nos ayude a aislarlos. La humedad o el frío son dos grandes enemigos de esta época del año. Se necesitan las herramientas necesarias para combatir las bajas temperaturas. Hay plantillas que nos servirán para ganar en confort y mantener los pies calentitos.

El tamaño de los calcetines puede hacer variar la temperatura, pero también causar los pies fríos. Con dos calcetines gruesos sin movilidad en los dedos estaremos consiguiendo el efecto contrario al deseado. La circulación será más difícil de mantener con lo que los pies se quedarán fríos durante más tiempo. Usa un groso de calcetines adecuado a los zapatos, de otra forma será imposible que se mantengan calientes, además de que será más incómodo movernos. El mejor material para unos calcetines es la lana, es la que mantendrá mejor el calor, más allá del algodón.

Seca bien los zapatos nada más llegar a casa. Este proceso nos servirá para evitar que los pies se queden fríos o puedan resistir mejor las bajas temperaturas. La importancia de llevarlos bien protegidos y sin la humedad exterior es clave. Pon unas bolas de papel de periódico en el interior para que puedan absorber la humedad acumulada de todo el día. Es un sencillo truco que en invierno funciona de maravilla. Al día siguiente los zapatos estarán secos, listos para emprender un nuevo día.

Para conseguir que la circulación de los pies mejore y los tengamos calientes realizaremos baños de agua caliente y fría con regularidad. Ponemos agua caliente en un cuenco y fría en otro. Pasaremos los pies por estos dos elementos, frío y caliente. Podemos hacerlo también en la ducha. Estos baños servirán para mejorar la circulación y conseguir de esta manera calentar los pies rápidamente.

Cómo calentar rápidamente los pies fríos

Las infusiones de jengibre son un buen aliado. Las infusiones son capaces de ayudar a la circulación y calentar el cuerpo. El jengibre es un básico que nos hará mucho bien en estos tiempos que corren. La canela y la naranja completarán el sabor de esta infusión que puede ayudarnos a mantener los pies calientes durante más tiempo. Tomar bebidas calientes es uno de los trucos más utilizados para calentar manos y pies rápidamente. Evita la cafeína, contrae los vasos sanguíneos y aumenta este síndrome de los pies fríos, nos costará más calentarlos.

Estos trucos nos servirán para calentar los pies rápidamente en invierno. Podremos acabar con ese problema tan molesto. Muchas veces no somos conscientes de lo importante que es mantener los pies calientes, podemos evitar los molestos resfriados o la incomodidad de llegar a casa o salir ya de ella con los pies fríos.

Cuidar la dieta y hacer ejercicio de forma regular mejorará la circulación y evitará en gran medida este problema. Cuidarse desde dentro y también con las herramientas necesarias. Los zapatos, las plantillas y los calcetines son los otros elementos que favorecen mantener el calor en los pies. En estos días de frío intenso y de temperaturas bajo cero, vamos a conseguir ayudar a nuestro cuerpo a mantenerse en perfectas condiciones. Los pies son una de las partes más importantes del cuerpo, cuídalos al máximo con estos consejos básicos.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *