Cómo bañar a un gato con pulgas


Las pulgas son un gran enemigo de los animales, y cuando aparecen en alguna de tus mascotas debes hacer todo lo posible por eliminarlas cuanto antes. Si quieres saber cómo bañar a un gato con pulgas, sigue leyendo y toma nota de unos cuantos consejos para hacerlo con eficacia.

Eliminar las pulgas en tu mascota es imprescindible para que la higiene sea correcta, lo que contribuirá a una mejor salud y también una mejor calidad de vida. En el caso de los gatos, bañarlo puede ser complicado ya que suelen mostrarse reacios al agua, pero especialmente cuando hay pulgas hay que hacerlo sí o sí.

Síntomas de que los gatos tienen pulgas

Es muy importante que siempre prestes atención a determinados síntomas que pueda tener tu gato, ya que serán señal de algún problema, y en el caso de las pulgas estos son los principales:

  • Rascarse constantemente.
  • Cambios bruscos de comportamiento.
  • Mayor irritabilidad.
  • Problemas con el pelo, como caída o pérdida del brillo.
  • Lesiones en la piel.
  • Reacciones alérgicas.
  • Se ve a las pulgas saltar por su cuerpo, especialmente si su pelaje es claro.

Pasos para bañar a un gato con pulgas

  1. Lo primero que tienes que hacer es colocar una toalla en la bañera para que el gato la pueda arañar y liberar tensión si no le gusta el baño.
  2. Prepara dos recipientes, uno será para ir echando agua al gato y el otro para ir echando las pulgas que le quites.
  3. Lo ideal es que antes del baño le limes o cortes las uñas, así no las tendrá tan afiladas y no te podrá hacer heridas mientras se revuelve al no querer bañarse.
  4. Antes de empezar el baño, cepilla su pelo durante unos minutos para que se le caiga el pelo muerto, lo cual facilitará tu trabajo. Si lo haces con un peine fino quizás te libres de alguna pulga antes de empezar el baño.
  5. Juega también durante un par de minutos antes del baño, así el gato se acostumbrará a que le toques las orejas y las patas, lo que permitirá que no esté tan estresado cuando lo agarres para el baño.
  6. Ya comenzando con la faena para el baño, mete al gato en el baño y cierra la puerta para evitar que se escape. Hazlo mientras le hablas con calma, en tono cariñoso, que note tranquilidad en el ambiente.
  7. Pon agua tibia en el barreño o bañera, ya con el gato dentro, solo hasta cubrirle las patas, que no le llegue a la barriga.
  8. Ve cogiendo agua con la mano para mojarle las demás zonas del cuerpo, y después ve repasando echando agua con un recipiente para abarcar más, pero una vez que ya esté todo el cuerpo mojado.
  9. Aplica un champú antipulgas para gatos en todo el pelaje, empezando por el cuello para formar con él una especie de collar y evitar que las pulgas se escapen hacia la cabeza. Ve masajeando todo el cuerpo con el champú y ten mucho cuidado de que no le caiga nada en ojos, nariz y orejas.
  10. Cuando el champú ya esté en todo el cuerpo te darás cuenta de que las pulgas se mueven mucho para evitarlo, así que cógelas con la mano o con un peine y échalas en un recipiente pequeño que tenga agua caliente. El agua debe ser caliente para asegurarte de que las pulgas se mueren.
  11. Una vez que las has quitado todas, aclara todo el cuerpo con agua para eliminar los restos de champú y ya habrás terminado.



Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *