Cirugía de pómulos: procedimientos, resultados y precios


Por suerte o por desgracia, el tiempo pasa para todos. Cada arruga, pliegue facial o imperfección es una muestra más de lo vivido, razón por la cual obsesionarse con cánones estéticos y los efectos del paso del tiempo no suele ser nunca una buena idea.

Aun así, el reloj biológico se puede retrasar hasta cierto punto, y las cirugías estéticas son una prueba real de ello. En Estados Unidos se realizan el 18,7 % de todas las intervenciones quirúrgicas de esta índole, lo que se traduce en más de 1,8 millones de pacientes anuales que pasan por quirófano para solucionar diversas imperfecciones estéticas.

Está claro que los retoques faciales y corporales están al alza, pues se estima que cada año, de forma global, el número de personas que se someten a ellos aumentan mínimo en un 5%. Mamoplastia de aumento, blefaroplastia (retoque de los párpados), rinoplastia, implantes abdominales… las intervenciones estéticas no conocen de género, edad o etnia.

Hoy venimos a presentarte un procedimiento un poco menos común y no tan conocido por la población general: la cirugía de pómulos. Sumérgete con nosotros en este mundo de bisturís e implantes pues, ya sea por curiosidad o porque planeas someterte a este proceso, te aseguramos de que saldrás enriquecido/a tras leer estas líneas.

¿Qué es la cirugía de pómulos?

La cirugía de pómulos, también conocida como malarplastia, es un proceso quirúrgico cuyo objetivo es la reducción del hueso malar (el que le da forma y prominencia al pómulo) o, en su defecto, la aplicación de un relleno que otorgue cierto volumen y proyección a una estructura facial “plana”. En resumen, esta cirugía estética busca dar forma a unos pómulos bellos que se ajusten al contorno maxilofacial de cada paciente según sus necesidades y características.

En lugares como Asia, la malarplastia se encuentra en el “Top 10” operaciones estéticas, si bien es necesario hacer una clara distinción entre los procedimientos de aumento y los de reducción, pues tanto los precios como los pasos a seguir son completamente diferentes. A continuación, te presentamos en detalle cada uno de ellos. En este sentido, la cirugía de pómulos puede ser de aumento o de reducción.

1. Aumento de pómulos

En primer lugar, es esencial destacar que el aumento de pómulos se puede realizar por vía quirúrgica y no quirúrgica. La segunda es mucho menos invasiva, pues simplemente se trata de una inyección facial de grasa del propio paciente o un relleno dérmico, si bien los implantes son la opción a seguir cuando se busca un resultado más evidente o que sea a largo plazo. Debido a que estamos hablando de cirugías, nos centraremos en la variante que requiere de paso por quirófano.

Procedimiento

Este procedimiento no se realiza en solo un día, pues el especialista debe examinar de forma exhaustiva la cara del paciente y realizar en base a ella una tomografía computerizada tridimensional en la que realizar los cambios que luego se van a llevar a cabo en la vida real. La base de todas estas precauciones iniciales es predecir cuál va a ser el resultado final del proceso, pues revertirlo puede ser muy complejo y costoso.

Una vez elegido el tamaño y forma del implante, se recurrirá a la selección del material, que suele ser silicona o polietileno poroso. Los primeros suelen presentar una superficie lisa, mientras que el polietileno está más texturizado. La elección se realizará en base a los gustos del paciente y las recomendaciones del profesional médico.

Con frecuencia, se suele utilizar un implante medidor previo que permitirá al cirujano decantarse por una opción definitiva una vez se realice la operación en sí misma. Cabe destacar que los implantes se realizan a través de la boca, previa sedación local o general del paciente. Al hacer la incisión y la introducción por vía endobucal (donde los dientes superiores se encuentran con la mejilla interna), se crea un bolsillo entre el pómulo y los músculos faciales, lo que permite la colocación del implante de forma sencilla.

Todo este procedimiento dura de unos 30 minutos a una hora y media y los resultados son inmediatos. En general, se recomienda la cirugía de aumento de pómulos en los siguientes casos:

  • Para pacientes que buscan paliar el paso del tiempo y combatir el envejecimiento facial.
  • Para equilibrar los rasgos faciales.
  • Para dar “más vida” a la mirada de aquellos pacientes con ojos hundidos.
  • Para suavizar el pliegue nasolabial, es decir, la línea que desciende desde el ala de la nariz hacia ambos lados de la boca.

Precio y consideraciones

En lo que al cuidado postoperatorio se refiere, suele ser necesario recetar antibióticos al paciente, sobre todo si el procedimiento se ha realizado por la vía endobucal previamente descrita. Esto se hace con el fin de evitar que se produzcan infecciones en el área de la incisión. También es común que el individuo presente moratones y edemas durante los primeros días y, por desgracia, la cicatrización completa puede demorarse a los 2-3 meses de duración.

En general, el aumento de pómulos sin pasar por quirófano suele ser mucho más barato, con un precio de unos 300-475 euros, ya que se realizan inyecciones de botox u otros materiales de forma rápida y sencilla. Cabe destacar que, por desgracia, estos procedimientos son temporales, a diferencia de la cirugía ya descrita. Aunque no hemos podido encontrar un precio definitivo para la malarplastia de aumento quirúrgica, está claro que este aumentará considerablemente. En general, la mayoría de retoques estéticos faciales que requieren de cirugía se sitúan, como mínimo, en los 2.000 euros.

Cirugía pómulo procedimiento

2. Reducción de pómulos

En la otra cara de la moneda tenemos la malarplastia de reducción, es decir, aquella que busca perfilar los rasgos faciales toscos producto de unos pómulos demasiado pronunciados. A continuación, vemos las particularidades que la definen.

Procedimiento

La reducción de pómulos requiere de una anestesia general. En el quirófano lo primero que se hace es una incisión por vía intraoral para exponer el exceso del hueso maxilar superior. Tras esto, se elimina el exceso óseo y se afina el rostro, seguido de una reposición de los músculos profundos y un cierre del corte.

Cabe destacar que este procedimiento debe ser seguido de un lifting de mejillas y una corrección de zonas esqueletizadas, pues la disminución de cantidad de hueso irá acompañada de una necesaria recolocación de ciertas estructuras. Esta operación es relativamente extensa y un poco más compleja que la anterior, razón por la cual el paciente debe permanecer en el hospital por 24-48 horas tras la intervención.

Precio y consideraciones

Al igual que con el aumento de pómulos, es común que durante los primeros días el paciente experimente inflamación, moretones, tirantez y hormigueos en el área afectada. Al tratarse también de un procedimiento endobucal, se requieren medidas de higienización especiales en la boca durante los primeros días.

Por desgracia, tampoco podemos otorgar un precio fijo en lo que a este procedimiento se refiere, pues depende mucho de los retoques posteriores a la incisión, del cirujano y de la instalación donde se vaya a realizar. Aun así, te aseguramos que este superará fácilmente los 1.000 euros y que seguramente sea mucho más caro. Además, en este caso tampoco podemos ofrecerte una solución no-quirúrgica, como sí que es el caso en el aumento de pómulos.

Cirugía pómulos antes después

Resumen

Como hemos podido observar, la malarplastia de aumento puede llevarse a cabo de forma sencilla sin pasar por quirófano mediante inyecciones de grasa propia, botox u otros compuestos, si bien sus efectos son temporales y no están tan logrados como los que son resultado del paso por quirófano. El aumento de pómulos mediante prótesis reporta beneficios mucho más claros y permanentes, pero se trata de una intervención bastante más agresiva.

Por otro lado, la reducción de pómulos pasa sí o sí por una operación en la que se liman y reducen las estructuras óseas y luego se requiere de una relocalización de diversas estructuras. Estamos ante un proceso invasivo y, por ello, el paciente deberá prepararse para pasar un par de días siendo monitorizado en el hospital.

Aquí te hemos presentado las opciones posibles, pero en última instancia, la decisión es tuya. Si tienes el dinero y la voluntad, que nada te frene: eres dueño/a de tu estética, con todos los cambios que esto pueda conllevar.

Referencias bibliográficas

  • Aumento de pómulos, instituto maxilofacial. Recogido a 16 de noviembre en https://www.institutomaxilofacial.com/es/tratamiento/cirugia-estetica-facial-aumento-de-pomulos/
  • Cirugía de pómulos, Clinicas planas. Recogido a 16 de noviembre en https://www.clinicaplanas.com/cirugia-estetica-facial/cirugia-de-pomulos
  • Operación de reducción de pómulos, Instituto DR. E Lalinde. Recogido a 16 de noviembre en https://drlalinde.es/blog/operacion-reduccion-pomulos/
  • Ranking de las principales cirugías estéticas llevadas a cabo a nivel mundial en el año 2018, Statista. Recogido a 16 de noviembre en https://es.statista.com/estadisticas/583168/principales-operaciones-de-cirugia-estetica-a-nivel-global/
  • Malarplastia, cirugía estética en Madrid. Recogido a 16 de noviembre en https://fcestetica.com/facial/malarplastia-cirugia-del-pomulo/
  • Aumento de pómulos, ¿qué tecnica es la más adecuada? Estetic.es. Recogido a 16 de noviembre en https://www.consalud.es/estetic/bienestar/aumento-de-pomulos-que-tecnica-es-la-mas-adecuada_47744_102.html

Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *