23 creencias limitantes más comunes en las personas


Temerle al crecimiento es más común de lo que crees y no nos referimos únicamente a crecer como adultos y tener todas las responsabilidades que eso conlleva, sino a crecer como persona.

El estancamiento muchas veces puede ser un miedo constante al fracaso, por ello tratamos en lo posible de evitar el éxito y más aún enfrentar los obstáculos que se nos van atravesando en el camino, debido a que en lugar de verlos como un motivo para mejorar, es una forma de reforzar nuestras debilidades.

Trayendo como consecuencia una profunda inseguridad que puede pasar por desapercibida a través de quedarnos en lo que conocemos como ‘zona de confort’ la cual puede reducir la ansiedad y las preocupaciones, pero nos impedirán seguir adelante y surgir. Dejándonos en el mismo lugar siempre y con el cual encontramos siempre excusas que se disfrazan de justificaciones sobre las limitaciones que tenemos para mejorar.

¿Te ha sucedido? Que te sientas estancado en un mismo lugar y sientes que por más que lo desees no encuentras ese salto hacia tu crecimiento, entonces este artículo es para ti. Vamos a conocer cuáles son las creencias limitantes más comunes en las personas que evitan su éxito o que inhiben su progreso.

¿Qué son las creencias limitantes?

Se determinan como una percepción alterada de la realidad y las oportunidades que se presentan, las cuales se evalúan como una amenaza a la integridad debido a que se tiene el sentimiento de que las habilidades propias no son suficiente para superarlas con éxito. Lo cual no solo impide un crecimiento personal favorable en cualquier área del desarrollo, sino que afecta significativamente a la confianza y la autoestima propia.

El gran problema con estas creencias es que si no son tratadas de la manera correcta para eliminarlas de la mente, la persona terminará normalizándolas y haciéndolas parte de su sistema de creencia individual.

Creencias limitantes más comunes en las personas

Aclarando el origen y lo que son estas creencias, conoce a continuación cuáles de estas son las más comunes y se transforman en un mantra a evitar o una justificación inadecuada.

1. Así soy yo

Esta es la excusa más clásica para evitar dar explicaciones de un comportamiento inadecuado o el no intentar algo nuevo, si bien es muy importante tener tus propias convicciones y visión del mundo, nunca es recomendable cerrarse ante los cambios. Esto impide que puedas ver oportunidades beneficiosas para ti y tendrás problemas de comunicación.

Las personas que poseen esta creencia limitante, se resisten al cambio porque piensan que cambiar significa ser alguien por completo diferente a quienes son o que traerá algo negativo para sus vidas, cuando no necesariamente tiene que ser el caso. Un cambio puede ser el impulso ideal para perfeccionar tus capacidades y crecer.

2. El entorno debe cambiar

Esta creencia sólo resalta tu incapacidad de reconocer y asumir responsabilidades, así como una pobre justificación de una consecuencia causada por un error cometido. Es cierto que no todo el ambiente es el adecuado para nosotros, pero debemos tener presente la capacidad de poder adaptarnos al entorno, tener la confianza para interactuar y resaltar de manera armónica con todos, en lugar de exigir que todo se adapte a ti.

3. No puedo hacerlo

‘¿Por qué no puedes?’ ‘Solo porque sé que no puedo’ es muy común escuchar esto de alguna persona que no tiene una confianza sólida en sí misma y tiene temor a arriesgarse para no tener que enfrentar las consecuencias, incluso si esas la ayuden a mejorar en el futuro.

El problema es… ¿cómo puedes saber que no puedes hacerlo si no lo intentas? El probar algo nuevo no es un indicativo obligatorio de que tengas que dedicarte a ello. Si no te gusta o no te funcionó, entonces no lo hagas de nuevo, pero siempre guarda contigo el aprendizaje que este te deja.

4. Es mejor reprimir las emociones

‘El llorar frente a los demás te hace ver débil’ ¿pero entonces no puedes desahogarte ni siquiera en tu hogar? Las personas con esta creencia tienden a reservarse sus emociones y sentimientos, por temor a ser juzgadas por los demás, rechazadas o humilladas de cualquier manera, lo cual supone una gran amenaza.

Sin embargo, estas personas tienen a volverse poco empáticos, cínicos, retraídos, diantanciados o tener dificultades para relacionarse con las personas.

5. No tengo las oportunidades

Otra excusa muy común para evitar hacer algo o intentar algo nuevo, después de todo, si se piensa que no se tienen las oportunidades ideales y el momento perfecto, ¿para qué molestarse en hacerlo? Sí, de seguro será imposible lograrlo. Sin embargo, es necesario en ocasiones encontrar nuestras propias oportunidades en lugar de esperar que caigan mágicamente del cielo. Es necesario tener presente que ‘el momento perfecto’ no existe, si quieres hacer algo, averigua lo que necesitas y hazlo ahora.

6. La vida es muy injusta

No tenemos las condiciones adecuadas porque la vida es muy dura, pero tenemos noticias para ti, la vida es tal como tú la percibes. En este sentido, si crees que es un verdugo, entonces verás en todas partes una celda de castigo y de esa manera no podrás surgir ni aunque creas que lo estés intentando, ya que tu mismo te estás poniendo el más grande obstáculo de todos.

7. Ya no me queda tiempo

Muchas personas tienen la firme creencia de que si no logran hacer u obtener conquistado un determinado objetivo a cierta edad, entonces no tienen la posibilidad de hacerlo jamás. ¿Quién dijo que esto era así? no existe ningún límite de tiempo para que comiences a hacer lo que siempre has querido, solo necesitas la motivación para querer lograrlo.

Después de todo, de seguro has escuchado el famoso dicho de ‘nunca es tarde para empezar’.

8. Me quedaré siempre donde estoy

Esto es lo que hablamos previamente sobre quedarse en la zona de confort, la cual puede parecer el entorno más conveniente para desenvolverse, considerando las habilidades propias que se cree tener. Entonces esto impedirá que tengas la posibilidad de crecer, incluso en eso que eres bueno, solo por el miedo de pensar que no se puede hacerlo.

¿Crees que puedes pasar de ser bueno a excelente?

9. Las relaciones son más difíciles ahora

Si bien, existen mayores retos en la actualidad para tener una relación íntima con alguien, porque hay quienes prefieren tener una relación casual o buscan un camino diferente del tuyo, el secreto para superar esto es la comunicación y es justo eso la falla en este caso. Las personas que siempre se excusan en no mejorar la calidad de su relación, en no animarse a salir o en creer que ninguna persona es adecuada (y viceversa) por lo general es debido a que tienen problemas para comunicarse, así como para resolver conflictos.

10. Necesito una pareja para ser feliz

¡Un gran error! Para ser feliz en una relación y hacer feliz a alguien más es necesario primero ser capaces de ser felices por cuenta propia, ya que nuestra propia dicha solo depende de nosotros y de nadie más. Si vas con esta creencia fija hacia una relación, entonces es posible que seas más infeliz que otra cosa, porque siempre tendrás una idea distorsionada de la felicidad.

11. ¿Para qué arreglarme si nadie se fijará en mí?

¿Por qué tienes que verte bien para agradar a alguien? Es cierto que, queramos arreglarnos para obtener una respuesta positiva de una persona, pero este no siempre es el caso, ya que el cuidado personal es solo un reflejo de sentirnos bien con nosotros mismos. Esto solo es un pretexto para justificar un fracaso, cuando se debe a la poca interacción, el abrirse con una persona y la baja autoestima.

12. No sé si esté listo/lista

Piensa por un instante ¿en realidad alguna vez estamos listo por completo? la respuesta es no. Nunca estamos por completo listos para enfrentar algo, porque la experiencia se logra a través de la práctica y si no comienzas a hacerlo, no podrás obtener un resultado favorable o aprender a conseguirlo.

13. Esto puede esperar

Como las personas no se sienten listas, colocan ese deseo en la caja de ‘lo haré más adelante’ o ‘ya habrá tiempo para esto’, sabemos que no hay prisa para conseguir algún objetivo. Pero el dejarlo para después se puede convertir en una tendencia a la procrastinación, por el miedo a tener algún tipo de fracaso o falla.

14. No sé cuál es mi propósito en la vida

Muy pocas personas conocen el propósito de su vida a temprana edad y siguen un plan con respecto a este, pero el no hacerlo, es por completo común y no tiene nada de malo, ya que tu propósito es solamente tuyo y de nadie más, por lo que depende de ti trabajar en descubrirlo y llegar hasta el.

¿Pero cómo descubrirlo? primero debes cambiar la creencia de ignorar tu propósito a buscar tu propósito, entonces comienza a practicar distintas cosas hasta encontrar algo que te apasione y por último, estudia todo lo necesario para perfeccionarte en eso.

15. Mejor me lo reservo para mí

Las personas con grandes problemas de inseguridad pueden sentir que su opinión o punto de vista sobre un tema no vale la pena ser compartido, porque no es lo suficientemente bueno o interesante para ser conocido por los demás, así que es mejor guardarlo bajo llave. Esto conlleva a que las personas no puedan conocer el alcance real de sus potencialidades y cada vez se sentirán más retraídas.

16. Seguro ellos son mejores que yo

Una de las razones por las que las personas también guardan silencio con respecto a compartir sus opiniones, así como el de preferir mantenerse atrás en lugar de hacer notar su presencia, es porque tienen la creencia errónea pero segura de que los demás a su alrededor pueden hacerlo mucho mejor que ellos. Lo cual puede traer repercusiones acerca de sumisiones, manipulaciones o sentimientos de inferioridad.

17. Soy un tanto inútil

Los pensamientos de desvalorización personal es también una creencia limitante muy usual y afecta a las personas que tienen esta percepción de sí mismos, ya que se piensa que siempre arruinan todo. Esta creencia actúa como doble filo, por un lado para permanecer en la zona de confort, ya que es el único lugar donde puede ‘servir de algo’ y como justificación para evitar trabajar en sus problemas.

18. No tengo tanto valor

En sentir que no merecemos algo es igual al de sentirse inútiles de conseguir algo, ya que se percibe a sí mismo como una persona sin valor y por ende, merece todo lo malo que ocurra a su alrededor o peor aún, genera las acciones para que todo en su vida luzca negativo para sí mismos.

19. No soy pesimista, soy realista

Otro claro ejemplo de las creencias limitantes son los pensamientos pesimistas, después de todo ¿cómo es posible estar animado de experimentar algo si se cree que todo irá mal? así que prefieren ir con un actitud derrotada para que el fracaso sea algo esperado. Cuando este pensamiento es muy común, se convierte en algo que forma parte del día a día.

20. Los demás son culpables de lo que me pasa

Aunque algunas personas alegan que todo lo malo que ocurre a su alrededor es por su causa o su poco valor, estas personas creen que las acciones de los que están a su alrededor son las causantes de su fracaso. Bien sea porque lo retienen, porque son injustos o porque creen que le tienen envidia, cuando es por completo falso.

21. Si fuera de otra manera

‘Si tuviera más dinero’ ‘si hubiese estudiado tal cosa’ ‘si no hubiese tomado esa decisión’ ‘si tuviera una mejor oportunidad’. El pasado solo nos ayuda de una manera: enseñandonos, todas las consecuencias de nuestras acciones nos dejan un aprendizaje para mejorar, pero jamás son una excusa para retenernos o evitar que sigamos buscando nuestro camino.

22. El éxito es imposible sin las circunstancias adecuadas

De nuevo, el momento perfecto no existe, es una falacia para justificar el temor a enfrentarnos a algo desconocido, por lo que es preferible postergar hasta que llegue la oportunidad ideal. Pero ¿cuándo es esa oportunidad ideal? Muchas historias de éxito provienen de la lucha cuesta arriba de quienes lo lograron, en lugar de ser un regalo, entonces, ¿qué esperas tú?

23. De nada sirve entregar todo

¿Para qué esforzarnos si nada va a mejorar? la única manera de crecer es trabajando en ello, reforzar nuestras habilidades y mantener un ánimo alto. De esta forma es posible enfrentar los obstáculos con éxito, pero si nos restringimos y poseemos una actitud negativa no obtendremos un resultado favorable, entonces el camino parecerá que no vale la pena.

¿Sueles tener alguna creencia que te está limitando?

Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *