18 valores familiares que puedes inculcarle a tus hijos


Todos sabemos que la educación comienza en casa y la enseñanza de los valores no es la excepción a esto.

La única manera en que tus hijos conozcan y practiquen valores tanto en su hogar como en otros lugares, es que tú, como madre o padre, dediques un momento valioso del día a instruirlos en la importancia de los valores en la vida. No basta con forzar a los pequeños a que cumplan estos conceptos solo porque deben hacerlo, sino que es necesario enseñarles que es algo necesario para poder convivir con las personas a su alrededor e intercambiar positividad, reciprocidad y empatía.

Es necesario que, desde pequeños, los niños aprendan sobre los valores y cómo ejecutarlos en casa porque en su edad temprana, los niños tienden a ser egoístas y no comprenden las emociones ajenas, por lo que pueden ser irrespetuosos y herir a otros. Pero, mientras más temprano se le enseñen los valores, mejor podrán adaptarse al entorno y a generar interacciones adecuadas y beneficiosas.

Uno de los tipos de valores que los niños deben aprender temprano, son los valores familiares, ya que dependiendo de la calidad de la relación que establezca con su familia, dependerá su capacidad de relacionarse en la sociedad. En este artículo te dejamos los valores familiares más importantes que puedes enseñar a tus hijos.

¿Qué son los valores familiares?

Estos hacen referencia al sistema de creencias, percepciones, costumbres y principios que toda familia adquiere, tienen un carácter tanto particular (proveniente de cada familia) como universal (que todas las familias en el mundo comparten). Se transmiten a través de la educación parental, las relaciones con el resto de los miembros cercanos y las experiencias que puedan atravesar a lo largo de la historia, como la resolución de conflictos, celebraciones importantes, apoyo, cordialidad y respeto.

Estos valores son considerados como pilares básicos para la interacción social con otras personas en distintos entornos (académicos, laborales, personales, espontáneos, etc.). Por lo que cada pareja puede decidir cuáles son los valores más importantes que consideren que sus hijos puedan necesitar.

Valores familiares que puedes enseñar a tus hijos

A continuación te mostraremos los valores familiares más importantes que puedes comenzar a enseñar a tus hijos.

1. Respeto

Es uno de los valores más importantes que todo niño debe aprender en su infancia, no solo para generar una buena interacción con las personas a su alrededor, obedecer a sus mayores o seguir reglas, sino para hacerse escuchar y poder ganar confianza en sí mismo para expresarse. Además, es la base de una adecuada comunicación recíproca, en el sentido de que, si el niño puede escuchar atentamente a otra persona, esta le devolverá el gesto.

2. Empatía

Otro de los valores que es necesario enseñar desde muy temprana edad, esto se debe a que, los niños por naturaleza tienden a ser egoístas, ya que actúan con sus instintos con mayor inclinación y no tienen por completo desarrollado su sentido de razonamiento. Enseñarles empatía puede hacer que ellos logren mantener una armonía en cualquier ámbito de desarrollo, siendo capaces de comprender las emociones humanas propias y de los demás, cuáles son más negativas y positivas, por qué se expresan determinadas emociones en contextos particulares y cómo poder manejarlas.

3. Gratitud

Dar gracias no solo conforma una de las reglas de cortesía básicas de las persona, sino que es un valor muy apreciado, cuando agradecemos lo que tenemos, así como las acciones de los demás, podemos percibir el mundo de una manera más positiva y reforzar la confianza del otro. De esta manera se puede apreciar la significancia de lo que poseemos (tanto material como las habilidades propias) y del impacto que causamos en el mundo.

4. Humildad

No solo es importante enseñar a los pequeños que el egoísmo puede ser un gran obstáculo en la vida y por ello es necesario inclinarse hacia la sencillez, sino que hay que demostrarles que el valor de una persona no reside en sus posesiones materiales, sino en su actitud. De esta manera podrá entender que las personas poseen las mismas capacidades sin importar su estatus social y que el tener un ‘estatus social alto’ no es un permiso para pasar por encima de otros, burlarse de ellos, humillarlos o desestimarlos.

5. Compromiso y responsabilidad

El compromiso y la responsabilidad van de la mano, si te comprometes en algo debes ser responsable para llevarlo a cabo. Por eso es importante enseñarles a los niños que todos sus actos tienen consecuencias y deben hacerse cargo de ellos, además de que la responsabilidad es una etiqueta de presentación que habla bien de ellos y les asegurará la confianza de los demás.

6. Autoestima

Aunque parezca increíble, los niños pueden presentar estados de baja autoestima, en especial cuando sufren burlas de sus compañeros, cuando se ven en desventaja o cuando están frustrados por no entender algo. Es entonces que como padre, debes reforzar su confianza en sí mismo, de manera que pueda encontrar soluciones a sus obstáculos y valorarse. Una de las mejores formas de hacerlo es elogiarlo cuando ha hecho algo bien, que aprenda a felicitarse a sí mismo y que tenga la motivación de seguir adelante.

7. Propósito

¿Los niños deben tener propósitos en la vida? Por supuesto, es muy común desestimar a los niños porque son muy pequeños y no entienden nada del mundo, cuando en realidad ellos tienen la capacidad de aprender y adaptarse al entorno muy rápido. Por lo que motivarlos a que tengan un propósito que les guste y valoren, puede ayudarlos a generar intereses provechosos para su futuro. Además de desarrollar más confianza consigo mismo y sentido del compromiso por cumplir las metas que se propongan.

8. Generosidad

El principio de ‘dar y recibir’ es muy significativo, ya que es una muestra de aprecio y confianza entre las personas, en especial dentro de la familia porque indica que se puede contar con ellos en cualquier momento. La generosidad comienza con el acto de compartir y como ya lo mencionamos, esto puede ser muy difícil para los pequeños que tienden a ser egoístas, así que es necesario enseñar a los pequeños a compartir por voluntad propia, ya que pueden recibir muchas cosas buenas a cambio.

9. Amistad

La amistad es una de las cosas más necesarias para las personas, desde la infancia hasta la adultez, después de todo ¿te puedes imaginar sin pasar el rato con tus amigos? Ellos son figuras importantes en nuestra vida, son compañeros, hermanos, cómplices y guías. Pero la amistad va más allá, se trata de la capacidad de confiar en una persona y apoyarla cuando lo necesite, lo cual es un valor que hay que adquirir también en el hogar.

10. Optimismo

El optimismo es muy significativo para los niños en la infancia, pues a pesar de ser muy imaginativos e inclinarse hacia la diversión, tienden a enfocarse con mayor fuerza ante las cosas negativas, por lo que estas repercuten con mayor fuerza en ellos. Para evitarlo, es importante que les enseñes a tus niños a mirar el lado positivo de las cosas incluso en los momentos difíciles, ya que siempre hay algo que pueden aprender de estos.

11. Voluntad y esfuerzo

Una razón importante para enseñar el valor del esfuerzo y del no darse por vencidos, es que sepan que nunca hay que dejar las cosas a mitad del camino o desanimarse frente a un obstáculo complicado, pues siempre habrá alguna manera de superarlo. Aunque parezca desalentador y agotador, la voluntad y el trabajo duro siempre traen frutos beneficiosos.

12. Paciencia

La paciencia es una virtud y eso no es solo un dicho sino que es una realidad, las mejores cosas se logran con tiempo y dedicación. Así que procura enseñar a tus hijos que, aunque tarden en ver resultados beneficiosos, hacer las cosas paso por paso puede traer mayor éxito que hacerlas con agitada imprudencia, ya que esta puede hacerlos cometer errores innecesarios.

13. Compasión

La compasión no hace a las personas débiles, por el contrario, las hace más sabias y empáticas, de manera que pueden ver realmente lo que cada quien está atravesando y la manera en que pueden apoyarlo y ayudarlo. Eso sí, recalca que no por ser compasivos significa que deben ser complacientes o dejar pasar los malos actos de los demás sin que estos tengan consecuencias.

14. Felicidad

La felicidad debería ser el principio de vida de cualquier persona pues al estar siempre de buen humor y ver las cosas con positividad, permite que cada quien afronte con mayor facilidad los problemas y obstáculos presentes, tengan más confianza en sí mismos, liberen frustraciones y sean capaces de elegir relaciones que sean beneficiosas para su progreso. Esto se debe a que siempre elegirán por sobre todo buscar aquello que los satisfaga y disfruten hacer.

15. Pertenencia

El sentido de pertenencia en la familia ayuda a que las personas se sientan conectadas a esta misma y comprender que la familia está antes que todos. Es el sistema en donde puedes apoyarte y pasar buenos momentos, pero sobre todo es el pilar para las futuras relaciones que hará tu hijo. Aunque también es importante enseñarles a darse su lugar, incluso ante las opiniones de sus familiares y a no escuchar críticas o aceptar malos tratos que provengan de estos.

16. Comunicación

La comunicación lo es todo en la vida, esto nos enseña a relacionarnos con otras personas, alcanzar nuestras metas, demostrar conocimientos, generar confianza y expresar sentimientos. Sin embargo, puede ser difícil encontrar la manera adecuada de hacer saber nuestros puntos de vista o saber escuchar a los demás, por lo que la moderación, la elocuencia y la escucha activa deben formar parte en la enseñanza de una buena comunicación.

17. Tolerancia

Tolerar no implica aceptar injusticias, debemos aclarar primero ese punto, cuando decimos que es necesario inculcar en tus pequeños la tolerancia nos referimos a enseñarles aceptar las diferencias que existen en el mundo y que no pueden juzgar a alguien por ello porque las diferencias no nos hacen más o menos que alguien, sino que es una marca única que forma parte de nuestra identidad.

18. Honestidad

Los niños no tienen problemas con ser honestos en sus discursos, llegando al punto de la indiscreción o exageración de los hechos, razón por la cual es necesario enseñarles a modular y regular su manera en expresar lo que van a decir para no caer en la crueldad, pero que nunca deben inclinarse por la mentiras, aunque al decir la verdad pueda causar molestia en algunos.

Leave a Reply

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *